La cocina política es presentado por:
Publicado el 30 de mayo, 2019

La cocina política de Mecha Corta: La Ropa Vieja de la diputada Maya Fernández

La cocina política Mecha Corta

Esta mujer de acento cubano y activo miembro de la Segunda Compañía de Bomberos de Ñuñoa fue protagonista de la agenda política del pasado fin de semana, tras enfrentar al hombre fuerte del socialismo, Álvaro Elizalde, por la presidencia del partido. Bien valiente la mujer, la misma que piropeó hace un tiempo el Presidente Piñera cuando declaró “tan linda que se ve, pero tan dura que es”.

Mecha Corta La cocina política

Tradicional “ropa vieja” cubana

(Para Maya Fernández, Marcelo Díaz y los miembros de su lista)

850 gramos de carne deshilachada cocida por horas con hierbas

3 cucharadas de aceite de oliva

1 cebolla (cortada en juliana)

½ pimentón rojo (cortado en juliana)

½ pimentón verde (cortado en juliana)

1 tomate maduro pelado y troceado

1 punta de guindilla fresca roja picada (también conocido como «chile»)

3 dientes de ajo

Cilantro picado

¾ cucharadita de comino

1 vaso de vino blanco

200 ml de caldo de carne

150 ml de tomate frito

Pimienta negra

Sal

Mientras en Palacio el Presidente Piñera practicaba su discurso de la cuenta pública del sábado, el que por primera vez se transmitirá en horario prime (20:45) al más puro estilo gringo, afuera volaban hasta los árboles producto de los fuertes vientos que anunciaban el esperado sistema frontal. Firmes, los naranjos del patio de La Moneda fueron de los pocos que se salvaron, tan firmes como unos cuantos ministros del gabinete. Me quedé pensando… creo que no estaría de más que esta ventolera trajera aires nuevos al gobierno. Presidente, no le tema a un par de cambios en el equipo, sobre todo en el segundo tiempo, porque muchas veces permiten pasar de un difícil empate a un lindo triunfo.

Me quedó claro que a Andrés Allamand el discurso de Piñera lo tiene sin cuidado. Más bien está soñando con su propia disertación como potencial Presidente. Está tan ensimismado que no se ha dado cuenta de que a este gobierno aún le queda tiempo, demasiado como para andar anunciando candidaturas. “Si a uno le preguntan si está dispuesto a pensarlo, uno tiene que contestar con franqueza: sí, yo estoy disponible a pensarlo”, declaró en una radio la semana pasada el senador de RN. Me lo estoy viendo probándose una y otra vez la banda presidencial que tiene guardada hace tiempo en el velador. Tranquilo, hombre, mejor preocúpese del éxito de este gobierno, porque así como vamos, veo difícil que le pasen el testigo en la posta.

Al que no invitaron a la cuenta pública fue al ex candidato presidencial José Antonio Kast. Permítanme decirles que lo encuentro bien raro… sobre todo considerando que siempre es mejor sumar que restar adeptos al oficialismo. No se nos vaya a picar el líder de Acción Republicana, quien es conocido por su tozudez: cuando se le mete algo en la cabeza, trabaja hasta conseguirlo y, en el camino, le puede hacer un flaco favor a Chile Vamos. Se me vino a la cabeza el tremendo favorcito de MEO a la derecha cuando le hizo la desconocida al candidato Frei en las elecciones del 2010.

Mis respetos a la bióloga, médico veterinario, nieta de Allende y diputada socialista, Maya Fernández. Esta mujer de acento cubano y activo miembro de la Segunda Compañía de Bomberos de Ñuñoa fue protagonista de la agenda política del pasado fin de semana, tras enfrentar al hombre fuerte del socialismo, Álvaro Elizalde, por la presidencia del partido. Bien valiente la mujer, la misma que piropeó hace un tiempo el Presidente Piñera cuando declaró “tan linda que se ve, pero tan dura que es”. Y es dura, tanto, que se atrevió contra el senador, quien llegó escoltado por su mismísima tía, Isabel Allende. En fin, todo pintaba por un cambio dentro de los socialistas y el consiguiente avance en favor del país. Pero no.

Resulta que el entuerto fue grande: al principio se dijo que la Maya era primera mayoría y luego Elizalde declaró su triunfo con más de un 70%. ¡Plop! Quedé tan sorprendido como el propio apoderado de la lista de Fernández, Marcelo Díaz, quien exigió el reconteo de los votos y denunció irregularidades al Servicio Electoral. Toda esta historia me recordó la teleserie del partido de Velasco.

Es de esperar que se desenrede el tema y, por favor, mientras tanto, no se olviden de que la ropa sucia se lava en casa. Pero como lo que nos convoca es la cocina, le voy a dedicar un plato diputada en honor a lo cubana y lo de la ropa sucia, así que vamos por el clásico guiso de la isla de Fidel: “ropa vieja” en base a carne de res.

Invite a los miembros de su lista y al apoderado Díaz a la cocina para que se tranquilicen un poco. Calienten el aceite de oliva en un sartén profundo y con tapa, agreguen la cebolla y cuando esté blanda, añadan los pimentones, una pizca de sal y sofrían por 5 minutos. Mientras tanto, que el diputado muela el ajo, el comino y el cilantro con la ayuda de un mortero.

Sumen al sartén el tomate maduro y la mezcla del mortero y dejen cocinar por otros 5 minutos. Agreguen luego la carne, sazonen con pimienta, suban el fuego y añadan el vino blanco. Una vez evaporado el alcohol, pongan el caldo de carne, la guindilla (ají rojo, tipo «chile») y el tomate frito y revuelvan con estilo. Bajen el fuego y cocinen por 25 minutos.

Estamos listos. Sírvanse una buena porción de este tradicional guiso y acompáñenlo con arroz blanco. Les sugiero cortejar este plato con un buen vino tinto y hagan un brindis para pasar este trago amargo. Un merecido ¡salud!, porque a pesar de que Elizalde se quedó con la presidencia del partido, usted Maya, obtuvo la mayor cantidad de votos individuales de sus militantes. Ese es un tremendo capital político y un premio a su bravura.

@politicaycocina

También te puede interesar: