La cocina política es presentado por:
Publicado el 14 de agosto, 2019

La cocina política de Mecha Corta: El pastel peronista del Presidente Macri

La cocina política Mecha Corta

Admito que me dio pena la cara de Mauricio Macri. Y es que el presidente argentino ni en sus peores pesadillas imaginó la derrota que sufrió en las primarias. Es evidente que la garra peronista volvió a mostrar su sombra y, en contraste con esta potencia, se me vino a la memoria la debilidad que tenía el general Juan Domingo Perón por el pastel de papas, plato que fusiona la papa y la carne picada y que fue popularizado por Evita.

Mecha Corta La cocina política

Pastel de papas Domingo Perón

(Para Macri y Alberto Fernández)

Para el relleno

750 gramos de carne picada

2 cebollas

1 morrón rojo

1 rama de apio

1 zanahoria

3 dientes de ajo

1 vaso de vino blanco

Aceite de oliva

Ají molido

Sal y Pimienta

Para el puré

750 gramos de papas

2 huevos

2 cucharadas de mantequilla

½ cucharadita de nuez moscada

Leche

El oro brilló en la ciudad del ceviche y nuestros deportistas se lucieron con sus 50 medallas en los Juegos Panamericanos de Lima 2019: 13 fueron de Oro, 15 de Plata y 12 de Bronce, por lo que se merecen mi más profundo respeto. ¡La participación nacional fue histórica! Según el presidente del Comité Olímpico, no había por qué sorprenderse tanto… “Sabíamos que nos iba a ir muy bien, estamos cosechando lo sembrado mucho tiempo atrás”. Que quede clarito, entonces, que esta no es flor de un día y que hay que ser tan optimistas como el Presidente Piñera, quien fue personalmente Perú a recibir la posta como anfitrión de los juegos del 2023. Ahí aseguró que vamos a organizar los mejores Panamericanos de la historia, todo condimentado con amor y cariño.

La que también brilló fue la Camila Vallejo, protagonista de la fama esta semana. Su idea de trabajar menos con su proyecto de ley de las 40 horas laborales dejó la escoba entre el Gobierno y la coalición oficialista. Peor siguió todo cuando el gobierno apretó el acelerador y le puso suma urgencia a su idea, la que le agregaba una hora más a la propuesta de la Chica Comunista y, de paso, hablaba de flexibilidad laboral. No quedaron nada de contentos en Chile Vamos y la más ofuscada de todas fue la Jacqueline van Rysselberghe quien, además de acusar falencias comunicacionales por parte de La Moneda, criticó el “irresponsable” apoyo de los parlamentarios RN a la propuesta de la Camila. “No veo por qué el Gobierno tiene que ponerse de rodillas delante de los comunistas, cuando tiene exactamente lo que quiere la gente”, dijo.

Por su parte, el senador Felipe Kast planteó en el Comité Político que se conformara una mesa para estudiar los cambios al proyecto. Esta exigencia de Evopoli ordenó un poco el diálogo dentro de la coalición, sin embargo, aún se ve medio desguañangada la cosa desde fuera. Como dijo el economista Sebastián Edwards: “Uno de los aspectos más preocupantes de esta discusión es que ambos lados están improvisando”. Cuidado, señores, este tema cala profundo en la gente y aquí no hay espacio para el achunte.

Admito que me dio pena la cara de Mauricio Macri. Y es que el presidente argentino ni en sus peores pesadillas imaginó la derrota que sufrió en las primarias. Ni él ni los flamantes “politólogos” de programas tipo “Intratables” o “Animales Sueltos” fueron capaces de anticipar que la dupla de Alberto Fernández y la Cristina Kirchner aplastarían al oficialismo con un contundente 47% de las preferencias, contra un triste 32%.

El jefe máximo de la Casa Rosada no escondió su frustración y admitió que le dolía no haber contado con el apoyo que esperaba. Lo triste aquí es que este resultado avizora un futuro no muy promisorio (por ser bien sutiles) para sus expectativas de reelección. Pero bueno, todavía quedan dos meses para revertir este batatazo. El 27 de octubre los argentinos tendrán que ir una vez más a las urnas y recién entonces sabremos quién comandará ese país los próximos cuatro años.

Es evidente que la garra peronista volvió a mostrar su sombra y, en contraste con esta potencia, se me vino a la memoria la debilidad que tenía el general Juan Domingo Perón por el pastel de papas, plato que fusiona la papa y la carne picada y que fue popularizado por Evita. Ella lo difundió entre los “descamisados” a través de un libro de recetas para fomentar el consumo del afamado tubérculo.

Presidente Macri, lo voy invitar a pasar a la cocina a preparar este popular plato. Aproveche la oportunidad y convide al candidato kirchnerista, Alberto Fernández, para que mientras cocinan, logren acordar una forma de convivir estos meses antes de la elección. Todo por el bien de la Argentina.

Partan por dorar unos minutos la carne picada en aceite de oliva bien caliente. Agreguen luego la zanahoria, el ajo, el morrón, el apio, el cebollín y la cebolla picada. No olviden desglasar con el vino blanco y dejar que el alcohol se evapore.

Pongan las papas a hervir en abundante agua y sal. Una vez listas, aplástenlas junto a los huevos, la mantequilla y la nuez moscada. Añadan también leche y un poco de aceite de oliva.

En una fuente para horno, hacer una base con el puré de papas, agregar después el relleno de carne picada y vuelvan a cubrirlo con el puré. Finalmente, espolvoreen con queso rallado y lleven al horno para gratinar.

Pasen a la mesa y cuando cada uno tenga su porción al frente, junto a una copa de vino, comiencen a dialogar. Hagan lo posible para buscar una salida al desastre que hay en la tierra del dulce de leche. Tienen un tremendo país, señores, pero los gobiernos no han cooperado mucho para sacarlo adelante. Revertir el resultado del domingo es altamente improbable, por lo que enfríen los ánimos junto con el pastel y traten de llegar a octubre más o menos claros y en paz.

También te puede interesar: