La cocina política es presentado por:
Publicado el 11 de julio, 2019

La «cocina política» de Mecha Corta: El centollón de la señora Bachelet

La cocina política Mecha Corta

Brindé por usted Michelle, porque me sorprendió positivamente el duro golpe que le dio a la dictadura de Maduro. ¡Finalmente expuso los graves abusos que se están llevando a cabo en Venezuela!

Mecha Corta La cocina política

Chupe de centolla magallánica

(Para las Bachelovers)

1 kilo de carne de centolla

750 gramos de pan de molde

1 cebolla

1 diente de ajo

¼ de pimentón rojo

1 ½ taza de leche

1 taza de crema de leche

Sal

Pimienta

Aceite de oliva

Queso para gratinar

Se acabaron las vacaciones para los niños del Instituto Nacional y parece que llegaron recargados y nerviosos. Tal como si fuera el primer día de clases, aparecieron escoltados por sus apoderados, los que se sumaron a los comentarios contra el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri. Para los que no supieron, el edil declaró la semana pasada que se abría a la posibilidad de un eventual cierre del histórico establecimiento, debido a la falta de acuerdos: “Con la misma tranquilidad con la que estoy hablando, lo voy a cerrar y se acabaron 205 años de historia”, sentenció. Así no más. Y el revuelvo fue mayúsculo, tanto que hasta el ex canciller de la Señora, Heraldo Muñoz, perdió la diplomacia y vía Twitter le lanzó una molotov al alcalde, enrostrándole sus años como alumno del pirulo Nido de Águilas. En fin, más que el alcalde, me preocupan que todos esos años de historia se vayan al tacho de la basura.

Ahora comparan al Presidente Piñera con Trump. Sí señores, el líder de la DC, Fuad Chahín, aseguró que el primer mandatario criollo era igualito al protagonista de Make America Great Again. Todo por la política migratoria impuesta por el gobierno, que pretende establecer ciertos requisitos básicos para que los venezolanos ingresen ordenadamente al país. De hecho, fue el propio subsecretario del interior, Rodrigo Ubilla, quien reconoció que se debe organizar bien este tema y que “hay un límite, el país no tiene una capacidad ilimitada para recibir extranjeros”. Algo que evidentemente el gobierno anterior no quiso ver, porque, con un velo en los ojos, dejó entrar a aviones cargados de haitianos, sin un destino claro para todos ellos. Todos tenemos derecho a movernos por el mundo buscando mejores oportunidades, pero es necesario tener claras las responsabilidades y condiciones… De lo contrario, volveremos a encontrarnos con aviones despegando de vuelta con inmigrantes desilusionados, tristes y molestos.

Me imagino lo asustados que deben estar los narcotraficantes porque, desde ahora, las policías no estarán solas al resguardo de nuestras fronteras. El Presidente Piñera firmó un decreto para que las abolladas Fuerzas Armadas amplíen su rango de acción y puedan participar activamente en el apoyo de vigilancia y reacción contra el crimen organizado y el tráfico de drogas. Por supuesto, la oposición comenzó a patalear rapidito y encabezada, esta vez, Lagos Weber. El senador aseguró que esto se debe a que, o bien el narcotráfico crece indiscriminadamente o, las policías no dan abasto. Honorable, ¿por qué no colabora en lugar de criticar? Este es un tema país, y de los importantes.

La semana pasada estuve navegando por las aguas del canal Beagle en la Región de Magallanes, gozando de buena comida y tomando excelentes vinos. Lo bueno, la nula comunicación; lo malo, perderme de toda la contingencia política, la que declaro mi tercer vicio (después de la buena mesa y el tinto). Al llegar a puerto me encontré con la sorpresa de que finalmente se dio a conocer el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Brindé por usted Michelle, porque me sorprendió positivamente el duro golpe que le dio a la dictadura de Maduro. ¡Finalmente expuso los graves abusos que se están llevando a cabo en Venezuela! Y cuando levanté mi copa, lo hice junto a un delicioso chupe de centolla magallánica, por lo que la voy a invitar a la cocina a preparar este maravilloso plato junto a sus incondicionales bachelovers. Pueden aprovechar de cuchichear un rato.

Partan por sofreír la cebolla picada, el ajo y la pimienta en aceite de oliva hasta que la mezcla se dore. Añadan el pimentón rojo picado en cubitos y lo cocinan como mucho cuidado para que no se les queme. Retirar y reservar en un bowl.

Mientras tanto, que un par de sus buenas amigas desmenuce la carne de centolla y la ponga luego a calentar en una olla.

Que otro grupo le saque los bordes al pan de molde, lo remoje en leche y luego lo aplaste hasta lograr una pasta. Una vez lista, agregar la centolla y revolver.

Finalmente, volver a prender el fuego y calentar la carne, el pan, el sofrito y agregar la crema de lecha, sal y la pimienta. Revolver bien y cuando la mezcla esté homogénea, verterla en pailas de greda con un poco de queso para derretir. Gratinar al horno.

Ahora pasen a la mesa y acompañen este chupe de centolla magallánica con un buen vino blanco. Conversen todo lo que quieran, de lo sagrado y lo divino, de política y farándula. De lo que quieran, menos de la posibilidad de volver a Palacio. ¿Para qué? Si lo están haciendo tan bien por allá lejos.

@politicaycocina

También te puede interesar: