Gastronomía es presentado por:
Publicado el 06 de septiembre, 2018

La cocina bendita de Espíritu Santo

Autor:

Rodrigo Martínez

Una cocina espléndida, todavía la mejor del puerto, que vale la pena revisitar.

Autor:

Rodrigo Martínez

Comedor con 35 puestos y buena separación entre mesas, cocina a la vista, donde el cocinero Manuel Subercaseaux despacha los platillos que le han generado fanaticada. Hay un irreprochable trabajo con los insumos del mar y trabaja desde hace mucho tiempo con buzos locales. En la carta, se aprecian platillos que han sobrevivido a los acotados cambios de carta (un vértigo que se hace innecesario en este comedor). En sala, su madre Laura hace del tándem madre-hijo el engranaje preciso para que la experiencia sea reconfortante y con un estándar de servicio irreprochable.

 

En nuestra más reciente visita constatamos que siguen firmes los pilares de esta cocina. Todavía, la mejor del puerto. Una cocina fresca, de apariencia sencilla, pero con un trabajo muy cuidadoso es la propuesta central de este comedor que ocupa el primer piso del homónimo hotel boutique. Los pescados de roca son trabajados en plancha, con tiempos de cocción precisos que logran respetar la particularidad muscular de cada variedad. Frescura irreprochable, como lo evidencia el insumo básico de una preparación sin fuego como el Tiradito de pescado de roca ysus impecables Cebiches con pescado de roca, con ulte, machas y ostiones, que son un completo viaje al mar. También hay opciones de proteínas de tierra como carnes naturales (maduradas, en este caso), buenos postres, y una carta de vinos bien pensada y con vocación independiente

 

Se renueva silenciosamente y sin aspavientos. De entrante, les recomendamos la excelente Ensalada de pescado ahumado, fragante con granada, gajos de mandarina, rábano asado. El pescado con un ahumado profundo y a la vez de innegable factura casera de humo de leña (nunca líquido, ¡gracias!). El toque ligeramente especiado agrega fuerza a la combinación y potencia el tono del humo. Pescado de roca que un buzo ahúma de manera artesanal, la pesca del día: jerguilla. Una combinación vistosa, colorida, donde ningún ingrediente sobra y la nota picante se va intensificando sin timidez conforme avanza uno hacia las profundidades del plato. Sabores que apelan a un comensal más adulto lejos del rocoto desvenado, los ajíes sin picor, curries sin picante y aliolis sin ajo. Felicitamos ese carácter de la cocina. Un platillo que deja muy claro los pilares de esta cocina frescura del producto local y personalidad.

 

Otro recomendable de temporada es la Sopa de topinambur con pescado. Delicada, suave con una pieza de pescado sellada con una sabrosa costra que evidencia un preciso paso por la plancha; proteína y caldo se potencian en una danza de sabor con el toque crocante de los vegetales que aportan frescor. También con incrustaciones precisas de ají, que le entrega fuerza y ese calor que se requiere cuando hace frío o se requiere de un plato reconfortante y a la vez elegante. Un promedio muy dificultoso de hallar. He aquí una cocina espléndida, que vale la pena revisitar.  Atiende de miércoles a sábado de 13.00 a 15.30. Jueves a Sábado de 20.00 a 23.30. Domingos de 13.00 a 16.00 horas. Consumo promedio por persona: $ 30.000

 

Espíritu Santo. Héctor Calvo 392, Cerro Bellavista, Valparaíso (ver mapa). Teléfonos 32 327 0443 y 97748 4017. www.hosteriaespiritusanto.cl