Cine en su Casa es presentado por:
Publicado el 29 de diciembre, 2020

“Habitación 2806”: ¡Yes He Kahn!

Periodista Virginia Araya

Nueve años después de ocurridos los hechos, este documental intenta reconstruir con el máximo detalle la historia del seductor y brillante Dominique Strauss-Kahn, acusado de distintos episodios de abuso sexual y centrándose en el ocurrido en un hotel de Nueva York.

Virginia Araya Periodista

Seguramente cuando terminen de ver esta docuserie estrenada a principios de diciembre en Netflix quedarán con cara de estupor, o, si son más perspicaces, dirán “lo sospeché desde un principio”.

Así y todo, para los que somos más cándidos, nos alivia algo que después de la fuerza del #MeToo, del encarcelamiento de Harvey Weinstein y del suicidio de Jeffrey Epstein, el poder de las influencias no siga tapando casos como el de Dominique Strauss-Kahn (DSK).

“Room 2806: The Accusation” pone en el centro el número de la habitación presidencial del hotel Sofitel de Nueva York, donde se hospedó DSK y donde ocurrió su encuentro con la camarera guineana Nafissatou Diallo. Ella denunció una fuerte agresión sexual e intento de violación. Él, una relación consentida que derivó en una acusación como un plan para desacreditarlo y dejarlo fuera de la carrera presidencial francesa. Si aquellas paredes hablaran tendríamos lo que verdaderamente ocurrió, pero no.  Igualmente los testimonios son bastantes convincentes y aun cuando las cuartadas y los abogados funcionan perfecto, somos testigos perplejos de la injusticia y manipulación.

No hay actores, todos son personajes reales que fueron parte de la vida y circunstancias del todopoderoso economista y negociador francés Dominique Strauss-Kahn, presidente del FMI entre 2007 a 2011. El denominado zar financiero del mundo, trabajólico, rico, ambicioso e intuitivo, clave en las negociaciones con los países para evitar que la crisis económica de 2009 que llevó a la quiebra a Lehman Brothers liquidara la economía global.

La narración es muy entretenida, directa, con muchas fuentes periodísticas y parte con las imágenes de las cámaras de seguridad del Sofitel de Manhattan la noche que DSK se registra y le es asignada la habitación presidencial, la 2806, por su rango de hombre influyente. Con testimonios de quienes fueron responsables del caso en 2011, intercalados con los de la víctima Nafissatou (bastante chocantes), el documental nos sitúa en un aparente caso resuelto. Sin embargo, hay mucho paño que cortar como diría un sastre.

Cuenta la producción que los policías nunca habían hablado porque estaban en secreto, pero hoy uno está jubilado y el otro se convirtió en detective privado, recuperando la libertad de expresión y ambos desde lo opuesto: para el ex subjefe de la Policía de Nueva York, Michael Osgood, Diallo fue “convincente y coherente” en sus interrogatorios. En cambio, para el investigador de la oficina del fiscal, Robert Mooney, la camarera era una “estafadora interesada en sacar dinero a DSK“.

Los dos primeros capítulos se centran en la noche misma del 14 de mayo de 2011, cuando se suceden vertiginosamente la acusación contra DSK, su detención cuando estaba arriba de un avión esperando volver a París, su arresto en un cuartel en Harlem, y el impacto mundial de su encarcelamiento. Fue procesado por siete cargos criminales, incluidos los de acto sexual delictivo, intento de violación, abuso sexual y secuestro, pero zafó de todos, de la mano de Ben Brafman, EL  abogado neoyorkino (el mismo que ha defendido a Michael Jackson y Harvey Weinstein).

Nueve años después, este documental dirigido por Jalil Lespert intenta reconstruir con el máximo detalle la historia del seductor -con cierto aire a Robert de Niro- y brillante DSK, apasionado por el ajedrez y las tecnologías, trayendo episodios de su vida pública y privada desde 2007. Se revelan oscuros episodios de este poderoso hombre, cuyas decisiones afectaban al mundo entero, seguido como un gurú financiero, desde su época de profesor universitario hasta su llegada a puestos ministeriales renovando la izquierda gala. Tanto así, que importantes testigos quitan gravedad a las situaciones de adulterio, incluso como una características del “ser francés”. En Francia creen que es una trampa y hay negación total en la opinión pública. Era tal su magnetismo, según describen, que las mujeres caían rendidas, como el caso de la más famosa de sus esposas, la millonaria conductora de televisión Anne Sinclair (su financista por cierto).

Ya en 2008 había sido objeto de una investigación por nepotismo en el contexto de las relaciones íntimas con Piroska Nagy, una subordinada. La novelista y periodista Tristane Banon presenta otra denuncia por intento de violación en 2003 (desestimada por prescripción de los hechos).

Pasado el escándalo de Nueva York, el cuarto episodio recopila el asunto del Hotel Carlton en Lille en 2015, en el que prostitutas denunciaron relaciones sexuales violentas con DSK durante fiestas organizadas para él. Nuevamente fue procesado, esta vez  por proxenetismo agravado y nuevamente fue absuelto.

Pero como la mejor de las novelas, no sólo las denuncias y salvadas en temas sexuales sostienen la intriga de esta historia, sino todo el background de manipulación y corrupción de las elites políticas francesas. Nicolas Sarkozy aparece más fuertemente interesado en descreditarlo internacionalmente pues DSK era su principal contendor en las elecciones de 2012, con clara preferencia en las encuestas. Incluso, en un juego de palabras con su apellido, acuña su lema de campaña como “Yes We Kahn” (sí, podemos). Pero luego, también a François Hollande le conviene sacarlo de las pistas.

Mucha información sobre  su vida sexual desenfrenada en clubes swingers, entre otras, quedan guardadas, mientras DSK se vuelve a casar y se muda a Marrakech. Siempre con su carácter templado, sin jamás salirse de sus casillas o dejar las formas, y total ¿para qué, si nada que salga a la luz podrá derrumbarlo? Siempre jaque, nunca mate.

Muy buena, para entender lo que es la desfachatez y el poder. 4 capítulos de 1 hr. En Netflix.

Tráiler aquí.

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO