Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 18 de marzo, 2021

“First Reformed”: ¿Nos perdonará Dios?

Periodista Virginia Araya

Esta es la pregunta que le hace un ecologista radical a un pastor protestante, angustiado por el cambio climático y el devenir del mundo.

Virginia Araya Periodista

Sin duda “First Reformed” (“El Reverendo”, en español) es una película dura y que de cierta forma nos agarra de las solapas para cuestionarnos sobre nuestra pasividad en temas de verdad relevantes, como la destrucción del medio ambiente o la corrupción. Mucho más allá de solo condenarlo o espantarnos de la crisis del cambio climático (recordemos que varios se rieron de Al Gore y muchos de Greta Thunberg). El guion y la dirección son del premiado cineasta estadounidense de culto Paul Schrader (Taxi Driver, La última tentación de Cristo, American Gigolo, etc.), cuya filmografía nunca ha dejado indiferente, tal como ocurrió hace un par de años cuando vino a Chile como invitado de honor a SANFIC12 (2016) y nos abofeteó con la desbordada Dog eat dog (con Willem Dafoe, su actor fetiche).

En “First Reformed” no hay panfletos ni locuras desopilantes, pero sí es bastante efectista moralmente, pues en el centro está el pastor Ernst Toller (magistralmente interpretado por Ethan Hawke), ex militar por tradición familiar y que ha devenido en su oficio espiritual luego del drama de perder a su hijo en la Guerra de Irak y de ser abandonado por su esposa. Hoy está dedicado a conducir una pequeña pero histórica parroquia en el estado de Nueva York de la Iglesia First Reformed, que se apresta a conmemorar ni más ni menos que 250 años de existencia, lo que la ha convertido en una suerte de “museo”, como ironiza el pastor jefe Joel Jeffers (Cedric Kyles), quien dirige la popular iglesia matriz “Abundant Life”.

Toller pasa sus días predicando a poco más de 5 fieles, tomando whisky para capear los malestares de una enfermedad terminal y escribiendo sus impresiones existencialistas  en un diario que destruirá dentro de un año; eso, si no se autodestruye antes.

Así hasta que aparece Mary Mensana (Amanda Seyfried), una joven feligresa embarazada que le pide al discreto, solitario e impecable reverendo que hable con su marido Michael (Philip Ettinger) pues no quiere que su hijo nazca. Y este encuentro lo cambiará todo. Michael Mensana es un ecologista radical, atormentado y con instintos suicidas, que se siente superado por la destrucción del planeta causado por los seres humanos y, en consecuencia, considera una irresponsabilidad traer un hijo al mundo. Sin anestesia, le pregunta a Toller: “¿Nos perdonará Dios por lo que hemos hecho?”; “¿Sabe cómo será el mundo el 2050?”.

La visión de una existencia aterradora y sin esperanza de Michael lleva a nuestro ministro protestante a un tormento de cuestionamientos de fe y moralidad sobre la redención y el futuro. Paralelamente ve cómo su iglesia  hace la vista gorda ante empresarios adinerados que  otorgan financiamiento, pero cuyas actividades son corruptas, y esto no hace sino aumentar su desaliento.

Incómodo con su oficio y su vida, esta realidad destructiva del planeta lo interpela cada vez con mayor angustia emocional y, como si se encontrara en un callejón sin salida, decide solucionarlo en forma dramática hasta el punto de querer inmolarse y se provoca heridas corporales extremas para liberarse de su calvario. Pero la presencia de Mary lo confunde… como le dice su superior, “hasta un Pastor necesita un Pastor”…

El final es abierto y metafórico, con múltiples interpretaciones, pues ya el propio Schrader advirtió en una entrevista que “en la última escena sucedería un milagro”. A no perderse entonces esta joyita que se saltó el estreno en cines, pero por suerte la  tenemos en Netflix.

Su estreno fue en el Festival de Cine de Venecia de 2017, con aclamación de la crítica. Luego, la National Board of Review y el American Film Institute la eligieron como una de las 10 mejores películas de 2018 y recibió galardones en múltiples premiaciones internacionales, particularmente como Mejor Guion Original y como Mejor Actor para Hawke, junto a nominaciones al Oscar.

Schrader dijo que se inspiró en la película Ida, de Pawel Pawlikowski, para filmar en una relación de aspecto de 4:3 que implica un efecto visual de pantalla más ancha que alta.

Para amantes del buen cine y de buenas conversaciones.113 minutos. Mayores de 16 años. Netflix.

Tráiler aquí.

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO