Gastronomía es presentado por:
Publicado el 11 de enero, 2018

47 Ronin, el japonés llamado a transformarse en leyenda

Autor:

Renato Gaggero

Desde los entrantes se advierte una vocación más “otaku”, de esos comedores para los amantes de la cultura japonesa y los que respetan y saben apreciar las sutilezas de su gastronomía y la milenaria tradición que destilan sus preparaciones.
Autor:

Renato Gaggero

Ante tanto avance nikkei y fusiones que llaman a confundir sabores. Ante la omnipresencia incesante del queso crema y los rolls fritos. Grasa que embalsama los sabores. Con este panorama como moneda común, viene bien mirar a la semilla. Ir a las bases, volver a los sabores más puros, volverse ortodoxo e intolerante con los advenedizos y disfrutar de la tradición. Corso y ricorso.

Esto es lo que ofrece este pequeño comedor, con una propuesta que se hace grande en cada bocado. Como las fotos demuestran, acá los makis están libres de queso crema, las proporciones entre relleno y arroz parecen áureas y los cortes denotan que hay un trabajo de samurái en la barra.

Mención aparte merece su trabajo del tempura, lejos de la sensación de “churro”, en una fritura profunda que es casi seca, crocante, delicada, muy fina. Desde los camarones hasta verduras. También disponen de sopas Ramen con cortes de pescado y dos piezas de rolls que operan como un combo de almuerzo bastante recomendable por precio y por sabor.

Desde los entrantes se advierte una vocación más “otaku”, de esos comedores para los amantes de la cultura japonesa y los que respetan y saben apreciar las sutilezas de su gastronomía y la milenaria tradición que destilan sus preparaciones. Edamame (porotos), agenasu (pickles agridulces) además de unas gyosas de innegable factura artesanal con rellenos que exhiben la misma condición.

En el capítulo de los makis se aprecian en carta combinaciones bastante discretas en la cantidad de ingredientes. Una modestia que es virtud cuando se consigue hacer vivo en el paladar ese mantra de que “menos es más”. La pericia del itamae se advierte en cortes dificultosos y que requieren muñeca, como el del sashimi usuzukuri, de pescado blanco y un adobo preciso que acompaña las láminas de pescado blanco dispuestas en forma de flor. Estética y sabor en este comedor bien atendido y que, sin trampas occidentales, se enfoca en sabores más tradicionales, algo que logran con maestría, precios accesibles y un ambiente sencillo donde el foco está en lo comestible.

47 Ronin. José Manuel Infante 28, Providencia (ver mapa). Lunes a sábado de 13:00 a 15:00 horas y de 19:30 a 23:00 horas. Tel. 22 234 8875.