Cocina con cuento es presentado por:
Publicado el 08 de noviembre, 2018

100 platos capitales, el conteo de Esteban Cabezas

Autor:

Rodrigo Martínez

Restaurantes de mantel largo, pasando por cocina étnica y mediterránea. El crítico gastronómico recomienda lo que hay que probar en Santiago.
Autor:

Rodrigo Martínez

Nos gusta especular que el título no es tan inocente como parece. Más bien nos coquetea semántica y etimológicamente con la raíz latina Caput, capita (cabeza), Capitales-Cabezas. Se entiende. El escritor y crítico gastronómico de Wikén-El Mercurio ya cuenta más de dos décadas de este envidiado y vilipendiado oficio.

 

El 100 es un número redondo. Compuesto de un flaco y dos gordos. Así partió la primera Guía 100 editada por La CAV en una época en que él era el editor y también uno de los autores. Antes (2010) había encomendado trabajar a manera de “homenaje” el modelo de la Guía Recomendados de Alicia Delgado que se editaba por esos años en Buenos Aires. Éste es el légamo primigenio con lo que moldeó lo que hoy es GUIA 100 de La CAV que se edita anualmente y recolecta los mejores restaurantes de Chile. Centrándonos en la capital, lo más cercano era el conteo (medio antojadizo) del Álvaro Peralta con sus 25 lugares imprescindibles para comer en Santiago, de los cuales por lo bajo 10 son prescindibles y el listado se acota principalmente a sangucherías y fuentes de soda.

 

El de Cabezas es un recorrido que incorpora un total de 241 recomendaciones en los textos. El crítico nos pasea por comedores de mantel largo (Europeo, Carnal, Ox, Bristol) hasta hallazgos de una cocina más étnica (Majestic, China Village, Izakaya Yoko, Shoogun, Goemon, Sukine) y nos recomienda platillos clásicos de la cocina que bordea el mediterráneo (Las Lanzas, Pinpilinpausha, Squadritto, Rivoli y Pastamore). De capitán a paje.

 

Como el pecado mortal de esta era es el spoiler, les dejamos con la curiosidad de los nombres propios de los platillos recomendados que son un must para de todo sibarita citadino que se precie de tal. Como todo compilado, tiene le componente subjetivo y, como parche antes de la herida, el autor dispara desde la contratapa que los lectores comilones más de algún condumio van a extrañar por su ausencia. Por ejemplo, no considere postres, porque entre las delicias que se agrupan en este libro queda claro (si lo lee semana a semana, también lo advertirá) que el crítico muchas veces se salta el paso por lo dulce.

 

100 platos capitales. Esteban Cabezas. Ediciones El Mercurio. 128 páginas. En librerías. Precio de referencia $14.900.