Funas a partidos políticos, ciclistas interrumpiendo el tránsito y realizando actos de amedrentamiento, rayados en mobiliario público y agresiones a carabineros. Para muchos un déjà vu de la violencia tras el estallido fue lo que ocurrió el lunes en la noche. Pero en esta ocasión la condena a estos hechos fue transversal y no relativizada como muchos actores políticos lo hacían antes. Una situación que hace estar en alerta para el nuevo proceso constitucional. Y en esto el Gobierno deberá tener un rol clave. Crucial también será su papel en el tercer intento para definir quién liderará el Ministerio Público. Los nombres que generarían más consenso en el Senado serían los fiscales Juan Agustín Meléndez y Carlos Palma. Y no el de la fiscal Erika Maira, de quien se conocieron polémicos tuits contra figuras políticas.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta