«He decidido no participar en la Ceremonia de Clausura donde se entregará el texto final y prefiero dejar mi lugar a otra persona que lo requiera más que el suscrito». En esos términos el ex Presidente de la República, Ricardo Lagos, le comunicó por escrito a la Convención que no asistirá al acto del 4 de julio.

Todo esto, luego de la ola de críticas que suscitó que la Mesa Directiva decidiera no invitar a los exmandatarios por supuestas razones de aforo, aunque luego, por 6 votos a favor y 4 en contra, acordaron lo contrario.

La convencional Marcela Cubillos aplaudió la misiva. «La respuesta del Presidente Lagos fue impecable», dijo en el más reciente Podcast Constituyente de El Líbero, en el que también participa el constitucionalista Germán Concha.

«Ahora invitan a los expresidentes para blanquear este ánimo refundacional, porque ya están un poquito más asustados de ver que la gente no les ha comprado este cuento», agregó.

De acuerdo con la última encuesta CEP, el Apruebo, que al principio estaba muy por encima del Rechazo, ahora se ubica a la par, en un empate técnico.

En criterio de Cubillos, la decisión inicial de no incluir a los exmandatarios no es simplemente un error de protocolo, sino un asunto de principios.

«Para la Convención los expresidentes no tienen que estar porque la historia y la democracia parte con la Convención. Este ánimo refundacional que se traduce en el texto, lo llevan también a esta ceremonia», sostuvo.

«Esto no es la invitación a un cumpleaños»

No es una ofensa personal el no haber incluido a los ex Jefes de Estado en la lista de invitados a la ceremonia del 4 de julio, en la que María Elisa Quinteros, presidenta de la Convención, entregará el proyecto de Constitución al Presidente de la República, Gabriel Boric. En opinión de Germán Concha «es una ofensa a la institucionalidad».

«No invitar a los expresidentes es una doble ofensa a la institucionalidad chilena, porque esos cargos tienen derecho a estar ahí por derecho propio. No están invitando a tal persona, sino que están invitando a esa persona porque representa algo en la institucionalidad», explicó el jurista.

Desde su perspectiva, haber votado para decidir si los incluían no hizo más que aumentar el agravio. «La votación es peor, es ofender dos veces. No se puede poner en votación, esto no es la inviación a un cumpleaños», ejemplificó Concha.

El jurista ahondó en el asunto y también vio con buenos ojos la carta que envió el ex Presidente Lagos.

Germán Concha: Ni el Presidente Lagos ni ningún exmandatario debería asistir

Siguiendo con esa misma línea argumentativa, para Concha, como la ofensa fue a la institucionalidad y no a la persona de los exmandatarios, la misma no se puede levantar.

«Los expresidentes de la República no debieran asistir, ninguno», sostuvo el también académico de la UC, que advirtió que se trata de personas que ocuparon el cargo más alto de la institucionalidad chilena.

«Los exmandatarios, por dignidad del cargo, ahora están impedidos de asistir, creo», agregó Concha.

Escudarse en los aforos es «subestimar» a los chilenos

La convencional Marcela Cubillos también se refirió al manejo mediático que la Mesa Directiva de la Convención le dio a la decisión sobre los expresidentes.

«Me preocupa este afán de la Convención de subestimar la inteligencia de los chilenos. Invitar a decenas de personas y decir que no pueden asistir cuatro mandatarios -el Presidente Lagos, Eduardo Frei, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera- por un tema de aforos es creer que los chilenos son idiotas», aseveró la constituyente.

En su carta, el Presidente Lagos se refiere al tema del número de personas que pueden asisitir por protocolo sanitario.

«Dado las dificultades existentes ante el aforo que debe respetarse, le rogaría que no considere mi nombre en la Ceremonia de presentación del texto de la Nueva Constitución», dice parte de la carta, en alusión a la explicación que había surgido desde la misma mesa directiva.

Para Cubillos, lo que ha ocurrido con respecto a este tema es un «festival de mentiras». «Primero deciden no invitarlos, después se dan cuentan de las críticas, que sí, en realidad, que ellos dijeron que sí, que no, que eran criterios…», señaló.

«Hay una cantidad de mentiras, que más allá de la anécdota de si invitan a los presidentes, es la forma que tienen de hacer vocería con el texto: con estas mismas mentiras y engaños», dijo.

La convencional hizo una aseveración más al respecto: «Veo a María Elisa Quinteros lamentando lo que ha ocurrido, pero en la reunión de la Mesa votó en contra de invitarlos, entonces ¿qué es lo que está lamentando?».

Ante la polémica, la presidenta de la Convención aseveró que “en ningún momento ha habido un veto». Aseguró que el viernes de la semana pasada se habían concentrado «en la invitación a autoridades en ejercicio».

«Somos también reflexivos, escuchamos a nuestros colegas y ahora hemos discutido y se va a extender la invitación a los expresidentes”, dijo horas después de recibida la misiva del Presidente Lagos y de toda una semana de críticas.

«En la ceremonia inaugural no había nadie de los poderes constituidos»

Desde la perspectiva de Cubillos es claro que la directiva de la Convención no ha hecho más que tratar que el acto final sea similar al de inauguración, en el que no fue invitado ni siquiera el entonces presidente de la República, Sebastián Piñera.

«Hay que acordarse de cómo parte esto. En la ceremonia inaugural no había nadie de, como llaman ellos, ‘los poderes constituidos’, porque este era un ‘poder soberano’ que partía solo, que había caído del cielo y era el único órgano democrático y soberano que ha tenido Chile en las últimas décadas, porque eso se sienten ellos», aseveró la constituyente.

El que sí estuvo invitado, justo después de ser electo, fue el Presidente Gabriel Boric. Sobre este episodio se refirió Concha. «Recordaba la frase de la expresidenta Elisa Loncón, que dijo que era muy importante la visita de Boric, porque era la unión del poder constituyente con el poder constituido», dijo.

Agregó el abogado: «A ver, señora, eso es un error monumental, usted no es poder constituyente, en el mejor de los casos es una comisión redactora, una institución pública creada para proponer un texto de nueva Constitución, para que el soberano, el pueblo, resuelva si le gusta o no. Entre paréntesis: harto malo le quedó el texto, pero esa es otra discusión».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta