«Antes los de Chile Vamos éramos objeto de las funas y de la crítica. Ahora, a medida que el texto constitucional ya está prácticamente terminado, cuando hay este nerviosismo por el malestar y por la crítica, entonces pasa lo que está pasando. La funa la sufrieron los socialistas la noche del jueves porque se atrevieron a disentir y a ser distintos de ese colectivo».

La observación la hizo la convencional Marcela Cubillos durante su participación en el Podcast Electoral de El Líbero. Las imágenes del hecho -acusaciones de «traición» e instigaciones a la funa- han ocupado todos los noticieros han generado un repudio transversal.

«¡Traidores, traidores!», gritaban constituyentes de la izquierda más radical que forman parte del órgano, en contra de sus pares del Colectivo Socialista, luego de que fuera rechazado en general, con solo 98 votos a favor, el informe de la Comisión de Medio Ambiente.

La funa en plena sala y en plena transmisión inició cuando los números no les dieron. Lograron cinco votos menos de los 103 que se necesitan para aprobar el texto. Hubo 46 en contra y 6 abstenciones. Aguas, áreas protegidas y explotación de recursos naturales, entre otros temas, figuraban en el informe que deberá volver a la mencionada comisión.

No fue lo único que ocurrió con los socialistas

Cubillos explicó que lo ocurrido en el pleno no fue el único incidente en contra de los socialistas que se presentó durante la jornada del jueves en la Convención.

«Se cayó un informe en general y empezó este ataque al Partido Socialista, que ya había iniciado horas antes en un punto de prensa que había hecho un convencional socialista, que no lo pudo llevar a cabo porque estaban al lado gritándole e insultándolo», dijo.

La convencional contó más: «Al mismo tiempo, otra reunión interna que se había tenido en términos de ir avanzando entre los de izquierda, en cuanto al sistema político, también había terminado muy mal por enfrentamiento con los socialistas».

Para Cubillos, los niveles de intolerancia por parte de algunos grupos dentro de la Convención han llegado a un punto tan álgido que los ataques van ahora dirigidos incluso contra quienes antes habían sido sus aliados políticos.

«Hay un sector que no cree en las diferencias políticas válidas, que cree que solo entre ellos tienen la postura moral y éticamente aceptable en Chile, el monopolio de la justicia, de lo correcto. Entonces, cuando se actúa así se es tremendamente intolerante. Esto siempre lo sufrimos los de derecha y ahora lo están sufriendo también los de izquierda», advirtió.

Cubillos fue enfática en aseverar que lo ocurrido el jueves no es nuevo. «Esto mismo pasa cada vez que habla un representante de los pueblos originarios, lo que hacen es darle muy duro a quienes son de izquierda y están votando en contra de nuevas normas que les dan privilegios a los pueblos originarios. Por lo tanto esa intolerancia contra quien piensa distinto, que antes la sufría Chile Vamos, hoy día la está sufriendo el colectivo de izquierda, los socialistas, porque se atreven a mostrarse un poco distinto», indicó.

Y es que el bullying en la Convención parece estar a la orden del día. Las funas, han denunciado integrantes del órgano constituyente, no provienen solo de parte de convencionales, sino incluso de algunos asesores.

Germán Concha: «Ahora pasamos de la amenaza al uso de la violencia»

Otro hecho ocurrido el jueves en la Convención que encendió las alertas se vio en un punto de prensa llevado a cabo por la convencional Constanza San Juan (Ex Lista del Pueblo), quien junto a otros constituyentes leyó, uno a uno, los nombres de quienes habían vota en contra del informe de Medio Ambiente y Modelo Económico.

«Esta es la persecución colectiva respecto de aquellos que son capaces de actuar distinto. Esto es culpa de las fuerzas colectivas que creen es que no hay derecho a pensar por uno mismo y que hay ciertos grupos que tienen siempre razón y que por eso están siempre validados para hacer uso de violencia», dijo al respecto el constitucionalista Germán Concha, en el Podcast Constituyente de El Líbero.

El también académico de la UC también se pronunció con respecto a las declaraciones del convencional Jaime Bassa, quien ha aseverado que si gana el rechazo se generaría una situación de crisis, o a las del vicepresidente Gaspar Domínguez, que ha indicado que el proyecto de debe aprobar sí o sí.

«Ahora pasamos de la amenaza al uso de la violencia. Ya no es solo la validación de la violencia pasada. Ahora dicen que si no aprueban no sabemos lo que viene. Es como si Chile no se hubiera venido rindiendo sostenidamente a la violencia desde el 18 de octubre y no estuviéramos por eso metidos en el desastre en el que estamos», sostuvo Concha.

Comisión de normas transitorias «para distraer al auditorio»

Para Marcela Cubillos, un asunto de especial atención es la reforma del reglamento de la Convención que prevé la creación de una comisión de normas transitorias.

«De partida no es bueno que se esté cambiando el reglamento cada vez, según como lo quieras, por simples mayorías», advirtió la constituyente.

«Lo que ha empezado a pasar es que dicen: ‘no, calma, esto se va a aplicar, pero en cuatro años más’. ahí hay mala fe en la creación de normas transitorias. Si vas a resetear Chile, entonces por qué no lo reseteas de una. Esto es como decirle a la gente: ‘vamos a destruir las instituciones, pero no se preocupen, lo vamos a hacer de a poco y si usted tiene suerte a lo mejor no le toca verlo», advirtió.

Para el abogado este asunto también fue muy relevante. «Hay un distorsión de lo que son los procesos y las normas transitorias. Las normas transitorias no son para cambiar lo que aprobaste. Están hechas para establecer el régimen que aplica hasta que lo que aprobaste entre en vigencia, pero aquí lo que hay es una nueva suerte de prestidigitación, para tratar de distraer al auditorio», indicó.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta