Agridulces momentos está viviendo Carabineros de Chile.

Lo dulce. En la última encuesta Cadem, fue la quinta institución con mejor evaluación ciudadana, con 68%, un alza de 5 puntos respecto de junio.

De esta forma, retomaron la misma valoración que tenían en 2016. Atrás parecen quedar las evaluaciones entre el 43% y 50% que tuvieron tras al estallido social de 2019.

Lo amargo: las serias dificultades que están teniendo para sumar carabineros a sus escuelas tras el estallido social; la fuga de sus funcionarios; los pocos incentivos económicos y los cada vez mayores riesgos para su integridad física, debido al fuerte incremento delictual.

Desde 2019 ha habido 19 mil carabineros heridos y más de tres mil efectivos han recibido querellas por parte del Instituto Nacional de Derechos Humanos por presuntas violaciones a los derechos humanos.

Plazas vacantes de carabineros subieron 66% tras el estallido social y suman 9.800

Todos son factores que explican que las vacantes de carabineros, destinados al orden y seguridad, se hayan disparado desde el estallido social y de violencia.

Si en 2017 había 5.900 vacantes de carabineros, este año hay 9.863, un incremento del 66%. En 2007, en tanto, los cupos sin llenar fueron 1.494.

En total, de las 66.603 plazas disponibles en la institución, hay cubiertas 56.800, con 9.863 vacantes.

Eso incluye todos los estamentos activos, tanto el personal con nombramientos supremo, institucional, llamados al servicio y a contrata y/o jornal.

Los puestos vacantes en suboficiales son 5.800, y en oficiales 800. La gran mayoría de los cupos (60%) están entre los carabineros y cabos segundo, los grados más bajo en el escalafón y la “primera línea” ante la delincuencia.

Fuentes policiales aseguran a El Líbero que «si quieren más jóvenes que ingresen y que los carabineros se mantengan, tienen que haber incentivos económicos y haber más respeto a su labor».

Ejemplifican que un policía recién egresado gana en torno a $600 mil, mientras una empresa de seguridad los recluta por $1,5 millón.

Las fuentes explican que el factor social también es un decincentivo, ya que son muy maltratados en su funcion policial de resguardo del orden público. Incluso, revelan que tras el estallido muchos dejaron de usar el uniforme al dirigirse desde sus casas a las oficinas para evitar los malos tratos.

De parte de los oficiales, los puestos vacíos se producen, principalmente, entre los subtenientes y tenientes, que también son los más bajos en la pirámide de ascenso, y que recién salieron de la academia.

La institución también tiene otras 80 vacantes en los estamentos civiles, como asistentes sociales, matronales, enfermeras, tecnólogos médicos, psicólogos, laboratistas dentales y programadores, entre otros.

Resumen de personal de CarabinerosEmpleosFuerza EfectivaVacancia
Personal nombramiento supremo5.5264.540986
Personal nombramiento institucional53.99645.9408.056
Personal llamado al servicio702582120
Personal a contrata y/o jornal6.4395.738701
TOTAL GENERAL66.66356.8009.863
Planta legal de Carabineros versus fuerza efectiva a julio de 2022

Postulaciones a Carabineros cayeron de forma dramática

El otro gran impacto del estallido fue en las postulaciones a las escuelas de Carabineros.

Si en 2018 postularon 15.550 personas a la escuela matriz de suboficiales, la cifra cayó en 2019 a 12.847, y en 2020 se derrumbó a 5.554.

El año pasado hubo un leve aumento a 6 mil postulantes, pero hasta el 31 de mayo pasado solo han aplicado 1.855 personas para convertirse en policías uniformados. El descenso de interesados es dramático.

El número de seleccionados también disminuyó de casi 3 mil en 2018 a 682 este año.

AñoPostulantesSeleccionados
201815.5502.962
201912.8473.575
20205.5541.650
20216.0781.886
2022 (a mayo 2022)1.855682
Escuela de Formacion de Carabineros (suboficiales)

En la escuela de oficiales de Carabineros ocurrió algo similar tras el estallido.

En 2018 los postulantes fueron 2.103, después cayó a 1.890 en 2019, a 1.123 en 2020. Este año solo han aplicado 145 carabineros.

Casi 1.300 carabineros han renunciado desde el año pasado

Los cupos disponibles en la institución también se explican por los retiros voluntarios de uniformados.

Desde el año pasado, 1.263 funcionarios han pedido la baja y pasado a retiro.

Los carabineros suboficiales suman 1.075, mientras los oficiales ascienden a 188.

El impacto desde el estallido: 19 mil carabineros heridos en medio de su labor de resguardo y protección ciudadana

Desde que la ola de violencia azotó al país hace ya casi tres años, Carabineros ha sido una de las instituciones más afectada.

En 2018 se registraron 3.942 carabineros lesionados, cifra que casi se duplicó en 2019, año del estallido social: 7.424 policías fueron heridos en distintas circunstancias, en su mayoría en medio del control de orden público durante las manifestaciones.

En estos últimos años se ha registrado una tendencia al aumento de casos.

Incluso en medio de la pandemia, cuando las personas tenían restringida su movilidad, estas situaciones se incrementaron. 

En 2020 y 2021 hubo 6.245 y 5.421 carabineros víctimas de ataques, respectivamente, muy por encima de los incidentes denunciados antes del 18-O.

Tres mil querellas contra Carabineros

También desde los violentos hechos de 2019, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) echó a andar una verdadera “fábrica de querellas” en contra de funcionarios de Carabineros.

Ello, en reacción a las miles de denuncias que recibían diariamente por el actuar impropio que habrían tenido funcionarios de la policía uniformada en distintos operativos.

En concreto, se presentaron casi tres mil querellas contra Carabineros por torturas, homicidios, lesiones gravísimas, violencia sexual y apremios ilegítimos; acciones en que el INDH acusaba graves vulneraciones a los Derechos Humanos.

A estas se sumaron otras 211 querellas contra el Ejército, la PDI, Gendarmería y la Armada.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta