Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 23 de septiembre, 2018

Tras 14 intentos que no se concretaron desde 1989, mañana el Ejecutivo anunciará el reconocimiento constitucional indígena

Autor:

Javiera Barrueto

Será uno de los ejes que el Presidente Piñera dará a conocer en el Plan Araucanía. Si la medida es algo más simbólico o con consecuencias de carácter político y territorial es el debate que deberá zanjarse en el Congreso.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“En forma coincidente con el concepto moderno del Estado y con las demandas formuladas por las organizaciones indígenas del país, la Concertación plantea en su Programa de gobierno como elemento central el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas de Chile, estableciendo así en el nivel superior del ordenamiento jurídico nacional el carácter pluriétnico de la sociedad chilena”.

Esa frase fue parte del discurso que emitió que el Presidente Patricio Aylwin cuatro días antes de las elecciones del 14 de diciembre de 1989 y con el que se comprometía al reconocimiento de los pueblos indígenas. También se planteaba sus derechos económicos, sociales y culturales.

Desde ese día en adelante, los temas indígenas han sido parte de la agenda de los Jefes de Estado. De hecho, en los discursos presidenciales se incorporó en 14 ocasiones el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas.

“Esta es una promesa que se le viene haciendo a los pueblos indígenas desde fines de la década de los 80. ¿Por qué en más de 30 años no se ha podido avanzar? Eso es posiblemente por una falta de voluntad política”, explica Manuel Núñez, abogado y docente de Derecho Internacional Público y Derecho Constitucional de la Universidad Católica de Valparaíso y que participó en el libro del CEP: «El pueblo mapuche en el siglo XXI. Propuestas para un nuevo entendimiento entre culturas en Chile».

Precisamente éste será uno de los ejes del Plan Araucanía que el Presidente Sebastián Piñera anunciará el lunes. Aunque todavía no hay certeza de cómo se abordará esta medida, que debe pasar por el Congreso, se descarta que incluya algún tipo de autonomía o la definición de un Estado plurinacional.

«Más que los países de la región hay buenos modelos en Nueva Zelanda, Canadá y Finlandia donde se ha llegado a grandes acuerdos nacionales»

Si bien han sido varios los intentos por incorporar esta iniciativa a la Constitución, todavía no hay consenso del grado de reconocimiento que debe abarcar. Incluso, una de las preocupaciones que han surgido en las comunidades indígenas es que el tema no quede solo como un mero “simbolismo”. Y, por otro lado, hay quienes plantean que puede ser el primer paso a nuevos derechos.

“Dependiendo del grado del nivel de intensidad hay consecuencias jurídicas y políticas”, asegura Núñez. De este modo, se pueden generar reconocimientos de territorio -como es el caso de Rapa Nui- y donde los miembros de la comunidad indígena tendrían derecho de propiedad, pero podrían no tener ningún poder político.

A ello, además, se suma la autonomía política. En este punto se podrían incorporar escaños reservados o un sistema de cuotas en el Congreso, similar al que se comenzó a implementar el año pasado con el 40% de mujeres candidatas al Congreso. Sin embargo, expertos explican que es una medida que pese a que ya existe en otros países, difícilmente se podría implementar en Chile, puesto que la población indígena alcanza el 12,8% de la población, según el último Censo.

Para Isabel Aninat,  investigadora del Centro de Estudios Públicos del área de pueblos originarios, lo que se genere tras esta medida, tiene muchas aristas. «Depende del tipo de reconocimiento constitucional que se proponga. La nomenclatura que se usa es clave de si es plurinacional, multinacional, pluriétnico, los distintos conceptos implican algo«, señala. Además, plantea que las consecuencias de esto «dependen de si queda como un reconocimiento formal en las bases de las institucionalidad, o si implica también derechos y qué tipo de derechos se estarían garantizando».

El reconocimiento constitucional de pueblos originarios está presente en distintos países, pero para Núñez, no se trata de solo «copiar» fórmulas.

«Más que tomar los países de la región hay buenos modelos en Nueva Zelanda, Canadá, Finlandia donde se ha llegado a grandes acuerdos nacionales, de reconocimiento y también de reparación», explica el académico. «Las características demográficas de Chile no son comparables con las características demográficas de Perú, Ecuador o de Bolivia donde los porcentajes de la población indígena son tan altos como que superan al 60% de la población», destaca.

Coincide Aninat:  «No es llegar y mirar y decir a en tal país funcionó. Depende de la cantidad de población que tenga, la cantidad de pueblos reconocidos que tenga. Es un sistema mucho más complejo que la sola mención en la Constitución».

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: