Publicado el 06 de abril, 2020

Subsecretaria de la Niñez: «Si un niño pierde el año es mucho menos grave que la familia completa pierda la salud mental»

Autor:

Sofía Del Río

Un llamado a los colegios «a no sobreexigir ni a los niños ni a los padres en cuanto a resultados ni en cuanto a cantidad de materia», realiza la subsecretaria Carol Bown en medio de la crisis por coronavirus que tiene a los menores con clases en sus casas. Plantea que «si bien entendemos que el rol del Mineduc es hacer que ojalá la mayor cantidad de niños aprenda, y no pierdan el año, también creemos que es muy relevante cuidar las relaciones familiares y la salud mental del grupo».

 

Autor:

Sofía Del Río

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Nosotros estamos especialmente preocupados del tema de la salud mental, y también de las consecuencias que generan el estrés de este tipo de situaciones en los niños. Aquí hay una crisis sanitaria, pero también puede tener otros trasfondos como lo que genera el hecho de estar cuarentena mucho tiempo» señala la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown. La autoridad se refiere a cómo está situación puede afectar la salud mental de las familias, y también las relaciones interpersonales. Más aún considerando la tensión que están enfrentando los niños que deben seguir sus clases de colegio, ahora desde sus casas.

En este contexto, afirma que «si un niño pierde el año es mucho menos grave que la familia completa pierda la salud mental, o que se peleen entre ellos o que la mamá nunca más se hable con su hijo adolescente». Respecto al aprendizaje, Bown llama a los padres a no sobreexigir a sus hijos, y tampoco ponerles metas que son imposibles de cumplir.

-Entendiendo que en el tema educativo las clases no se están desarrollando normalmente, ¿cuáles son las consecuencias que esto puede generar en los niños?

-Estamos especialmente preocupados del tema de la salud mental, y también de las consecuencias que genera el estrés de este tipo de situaciones en los niños. Aquí hay una crisis sanitaria, pero también puede tener otros trasfondos como lo que genera el hecho de estar cuarentena mucho tiempo, en condiciones de hacinamiento, en condiciones en que papás, mamás o cuidadores tienen que enseñarle a los hijos, mantenerlos ordenados, que hagan tareas, que hagan rutinas. Por lo tanto, hemos hecho campañas, y a partir de hoy empiezan con más fuerza, en el sentido de que es importante que cumplan ojalá los objetivos educativos, pero que el rol de los padres y de la familia está mucho más en transmitir valores, en generar apego, confianza, entregar seguridad respecto que se están tomando las medidas necesarias para que esto termine luego, más que reemplazar el rol educativo o el rol del maestro en la sala de clases.

-¿Entonces haría un llamado a no desesperarse por la formación académica?

-Exacto, hoy día la prioridad es cuidar la salud, y no es solo del coronavirus, sino también la mental y obviamente las relaciones familiares. Si un niño pierde el año es mucho menos grave que la familia completa pierda la salud mental, o que se peleen entre ellos o que la mamá nunca más se hable con su hijo adolescente. Si bien entendemos que el rol de Mineduc es hacer que ojalá la mayor cantidad de niños aprenda, y no pierdan el año, también creemos que es muy relevante cuidar las relaciones familiares y la salud mental y el estrés de todos los integrantes de la familia. Además porque durante el fin de semana y vacaciones la violencia aumenta. Los datos que maneja Unicef es que casi el 70% de los niños dice que sus padres o cuidadores actúen con violencia en la crianza y educación, y sabemos que esto aumenta en contextos de cuarentena o encierro, sobre todo en sectores más vulnerables de mayor hacinamiento.

Si bien entendemos que el rol de Mineduc es hacer que ojalá la mayor cantidad de niños aprenda, y no pierdan el año, también creemos que es muy relevante cuidar las relaciones familiares y la salud mental y el estrés de todos los integrantes de la familia».

-¿Pero usted considera que el Mineduc está en la lógica de pasar los contenidos sin saber si los niños están aprendiendo por el hecho de cumplir tanto con los establecimientos educacionales como con la malla curricular?

-Es muy importante que los niños aprendan, y es muy importante que ojalá nadie pierda el año, pero mucho más importante es que no se pierdan otro tipo de cosas como la familia, los valores, etc. Cada uno tiene su rol: el rol del ministerio de Educación es de que no se pierda el año y el rol nuestro como subsecretaría tiene que ver con cuidar el apego, las relaciones familiares, todo lo que tiene que ver con la salud mental. En eso estamos trabajando súper coordinados con el Mineduc y también con el sector privado. Por ejemplo, hemos activado la línea 1515 con la Fundación Para la Confianza, en que los adolescentes que tengan algún tipo de angustia, o algún tipo de situación compleja respecto al encierro, puedan llamar también y son atendidos por profesionales, por psiquiatras, psicólogos. Todo esto en coordinación con el ministerio de Salud y el Colegio Médico. Esta línea se creó específicamente para contextos de abuso sexual infantil e ideas suicida, pero sabemos que estas situaciones pueden aumentar la angustia, la ansiedad.

El llamado es a la autorregulación familiar, uno ve qué es lo que puede su hijo hacer, y cuáles son sus capacidades».

-Existen algunos casos de colegios que estarían pasando las materias a «cualquier costo» teniendo sobre la mesa el hecho que deben cobrar las mensualidades a los apoderados..

Hay que hacer lo que uno más pueda y lo mejor posible, y no sobreexigirse ni ponerse metas que son imposibles de cumplir. El llamado es a la autorregulación familiar, uno ve qué es lo que puede su hijo hacer, y cuáles son sus capacidades, porque hay mamás, papás o cuidadores que no tienen la capacidad de explicar todas las materias y no pueden sobre exigirse.

-¿Y ustedes se han planteado la opción que sea posible perder el año si esta crisis continúa por un tiempo prolongado?

-Esto es algo que define el Mineduc, pero nosotros creemos que hay que hacer lo posible porque eso no pase, pero no a cualquier costo. Sabemos que cuando los niños no van a clases es porque hay un bien superior que es la salud, que es la vida, y eso se mantiene para todos. Tener claro que no es solamente la salud por coronavirus, sino también la mental y las relaciones familiares. Las familias tenemos que cuidar las relaciones interpersonales porque eso es más difícil de recomponer que muchas veces sanar.

Un llamado (a los colegios) a no sobreexigir ni a los niños ni a los padres en cuanto a resultados ni en cuanto a cantidad de materia».

-¿Tienen algún catastro de cuántos niños tienen las condiciones necesarias para tener clases online?

-En eso estamos trabajando, en conjunto con el Mineduc para tratar de entregarle acceso tanto en redes como en dispositivos a quienes no tengan, pero esto es un tema que se ha dado a nivel mundial. En todo el mundo ha aumentado la demanda por tablets o dispositivos y tampoco sabemos si vamos a poder generarlo, porque si vamos a generar un pedido que se va a demorar seis meses, tampoco tiene sentido. Estamos evaluando si es posible.

-¿Qué le diría, en este contexto, a los colegios?

-A los colegios es transmitir también que hay un bien superior que es la unidad de la familia, la salud mental de los niños y adolescentes y sus padres, por lo tanto, es un llamado a no sobreexigir ni a los niños ni a los padres en cuanto a resultados ni en cuanto a cantidad de materia. Tenemos que entender que el 2020 es un año excepcional para el mundo completo, y no podemos pretender que no está pasando nada.

-¿Podría ser que pierdan el año algunos colegios y otros no?

-Ese es un tema que define el Mineduc, pero lo que se ha puesto como meta y se están haciendo todos los esfuerzos es que nadie pierda el año, y se están tomando medidas para eso como corriendo las vacaciones y me imagino que el 2021 será un año en que se tenga que repasar contenidos del año anterior.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: