Publicado el 09 de abril, 2020

Sofía Salas, doctora en Bioética: «El personal de salud que se contagie debiera ser atendido con cierta prioridad»

Autor:

Sebastián Edwards

La especialista, integrante del comité de ética del Colegio Médico, señala que esta preponderancia para el personal de salud «no es porque la vida de ellos tenga mayor valor sino por el valor instrumental que representan en la respuesta a la pandemia, que pueden salvar la vida a otros». Además, se refiere a las diferencias que surgieron entre la presidenta del Colmed, Izkia Siches y su antecesor, Enrique Paris: «Preferiría que en lo posible se deliberara en privado».

Autor:

Sebastián Edwards

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«El dilema ético más grave, el que a mi gusto va a producir mayor angustia moral, tiene que ver con decidir qué paciente ingresa a unidad de cuidados críticos o a ventilación mecánica. Sabiendo que en esa decisión puede significar que a quién tú no le dejas entrar necesariamente va a morir».

En entrevista a El Líbero, la doctora en Bioética y miembro del comité de ética del Colegio Médico, Sofía Salas, se refiera a las situaciones en que se pondrá en juego la ética del personal de salud ante la emergencia que ha generado la propagación del Covid-19 en Chile.

Hace una semana, el rector de la Pontificia Universidad Católica, Ignacio Sánchez, presentó el protocolo ético a la Mesa Social Covid-19, el cual consiste en guiar al personal de salud ante diferentes dilemas éticos a los que se deberán enfrentar. De acuerdo al documento, se deberá priorizar «cuidar» a los pacientes antes de curarlos. En ese sentido, la doctora Salas, académica de la Universidad del Desarrollo, afirma que «nos estamos preparando para una situación en que el número actual de ventiladores mecánicos sea insuficiente».

-¿Cuál será la función principal de los comités de ética en los centros de salud?

-Ahí se verá qué tan operativos pueden ser en una situación de emergencia como es aquella en que hay que tomar decisiones para ingresar o no ingresar a un paciente a una unidad de cuidados críticos por un motivo logístico y de organización del tiempo, pero sí pueden ser muy importantes cuando hay que decidir si un paciente que ya está en ventilación mecánica, que no está teniendo el curso clínico esperado, sería más aconsejable adecuar el esfuerzo terapéutico y entregarle cuidados paliativos dejando esa cama de UCI disponible para otro paciente crítico con mejor pronóstico. También pueden tener un rol importante en contribuir a la capacitación ética del personal de salud que en estos momentos de crisis pudiera requerir mayor apoyo en la toma de decisiones.

-¿Frente a qué dilemas éticos se podrá ver enfrentado el personal de salud?

-Yo diría que el dilema ético más grave, el que a mi gusto va a producir mayor angustia moral, tiene que ver con decidir qué paciente ingresa a unidad de cuidados críticos o a ventilación mecánica. Sabiendo que esa decisión puede significar que a quien tú no le dejas entrar necesariamente va a morir. Y la medicina no es una ciencia exacta, uno trabaja en base a probabilidades y, por lo tanto, pudiese quedar una cierta duda si acaso esa decisión fue correcta o no. Recordando que en esa decisión influyen muchos factores que tienen que ver con el estado de salud de la persona, cuál es la patología de base, qué edad tiene, en qué estado están pacientes que son muy frágiles porque están desnutridos, con mucha patología asociada y no son buenos candidatos para el ingreso a una unidad de cuidados intensivos con o sin Covid.

La discusión sobre el recurso de última cama ha obligado a mirar lo que se está haciendo en las unidades de cuidados intensivos y preguntarse si todas las medidas que hace la medicina realmente van en el beneficio del paciente o no prolongan innecesariamente la vida».

-¿Cómo ha sido la experiencia en el extranjero y qué ejemplos debemos rescatar?

-La situación que están viviendo o han vivido los médicos en España y en Italia ha sido extraordinariamente angustiante. En Italia específicamente, hay mucho personal de salud y médicos fallecidos por Covid-19 y eso obviamente que genera mucha angustia, sobre todo dos situaciones complementarias. Por un lado cuando los profesionales de la salud sienten que están arriesgando su vida para salvar a otros y ven que la población toma esto a la ligera. En España y en Italia cuando suspendieron las clases, la gente se fue de bares, de tapas, de vacaciones. Y eso es algo que no debe suceder. Y por otro lado, también genera mucha angustia el sentir que los implementos de equipamiento de protección personal o no son de buena calidad o no están disponibles como se esperaría.

-¿Y qué nuevos cuestionamientos surgen en este debate?

-La discusión sobre el recurso de última cama ha obligado a realmente mirar lo que se está haciendo en las unidades de cuidados intensivos y preguntarse si todas las medidas que hace la medicina realmente van en el beneficio del paciente o no prolongan innecesariamente la vida. Y ahí uno puede sacar enseñanzas para lo que viene después del Covid. Otra situación que yo he encontrado esperanzadora y que lo he visto afuera, pero también está la preocupación a nivel local, es cómo hacer que la persona que tiene que estar en aislamiento no pierda el contacto con los suyos porque no pueden ser visitados. Ahí ha habido implementos como, por ejemplo, facilitar tablet. Hoy día escuché que en recintos del Sename o para las personas privadas de libertad se van a incluir implementos para que puedan mantener el contacto con su familia y a me parece que eso es algo muy provechoso.

-¿Usted cree que enfrentaremos dilemas frente al uso de ventiladores o a la capacidad en las unidades de cuidados intensivos?

-Cuando se ve que están haciendo un catastro de todos los ventiladores que están disponibles… incluso la medicina veterinaria ofreció ventiladores que utilizan para cirugía en animales grandes para que pudieran adecuarse para mantención de la ventilación en humanos y, además, cuando el ministro dice que ha hecho una importación importante de ventiladores, es porque nos estamos preparando para una situación en que el número actual de ventiladores mecánicos sería insuficiente.

-¿Cómo se va  a tratar la parte emocional para los trabajadores de salud que deberán tomar decisiones difíciles?

-Hay varias cosas en relación al personal de salud. Por ejemplo, ya ha tenido que adecuarse al sistema de turnos, de tal modo de no exponer simultáneamente a todo un grupo de trabajadores de salud, ante la eventualidad de que uno dé positivo. Por lo tanto, hay equipos que en vez de hacer turno todos los jueves o todos los lunes, han estado haciendo turnos bien seguidos, una semana adentro, otra semana descansando. Y eso obviamente que produce desgaste físico y emocional. He visto en redes sociales, y me parece que es un punto importante de levantar, la discriminación que estaría sufriendo el personales de la salud, enfermeras, médicos, en sus respectivos lugares donde viven, por parte de la ciudadanía. Eso es inaceptable porque son personas que han ido al frente para resolver el problema de salud por todos nosotros y no merecen ser discriminados por eso y a mí eso me preocupa.

Si hay un personal de salud que se contagió en razón de su trabajo, en igualdad de condiciones clínicas, debiera tener cierta preponderancia considerando un principio instrumental, en el sentido de dar prioridad de recuperarse a quienes pueden salvar la vida a otros».

-¿Habrá prioridad para el personal de salud que necesita cuidados intensivos?

-Todos somos iguales en derechos y dignidades y el sistema de asignación de camas no debiera ser ninguna diferencia respecto del aparente valor social que tenga la persona. Soy de la idea de que si hay un personal de salud que se contagió en razón de su trabajo, en igualdad de condiciones clínicas, debiera tener cierta preponderancia considerando un principio instrumental, en el sentido de dar prioridad de recuperarse a quienes pueden salvar la vida a otros. No porque su vida tenga mayor valor, sino por el valor instrumental que representan en la respuesta a la pandemia. Porque si no hay profesional de la salud toda la población va a sufrir una mayor mortalidad. Y también, por una justa reciprocidad puesto que se han contagiado atendiendo a sus pacientes. Pero esta priorización, que siempre es delicada y hay que explicarla muy bien porque solo se justificaría si realmente son equivalentes desde el punto de vista clínico, no podría abarcar a personas porque son famosas, porque es un cantante que ha hecho tanto bien, un filántropo, porque si no empezamos a decir qué vida vale más la pena salvar. Es un tema comunicacionalmente delicado porque la ciudadanía exige transparencia en el uso de recursos públicos y que los criterios sean conocidos y que sean estandarizados, homogéneos.

-Usted como profesora en una facultad de Medicina. ¿Se capacita a los estudiantes sobre el protocolo?

-Desde antes de que empezara la situación más crítica nosotros inauguramos el curso el 5 de marzo con cuál era la noticia ética del momento y la noticia fue el coronavirus, cuando recién habían dos casos en Chile y de ahí para adelante muchos de los temas que hemos tocado en clases de Bioética online han tenido que ver con los fines de la medicina mirados a través del problema de Covid. Nuestros alumnos en este contexto han tenido prácticamente todas las semanas en la clase de Bioética temas relacionados con Covid y además la facultad comenzó un curso transversal para todos los internos de todas las carreras de salud en torno al problema del Covid. No solo el problema ético sino epidemiológico, el tratamiento, la UCI, ventilación mecánica, etc.

-¿Cuál es su opinión sobre las palabras de la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, quien se refirió a la Mesa Social Covid como un «factor cosmético»? El ex presidente de esa misma entidad, Enrique Paris, la criticó por sus dichos.

-No me gusta que en una emergencia sanitaria como nunca antes hemos visto, personas que son tremendamente valiosas por el aporte que hacen a la discusión mantengan diferencias ante la opinión pública de esta manera. Yo preferiría que en lo posible uno tratara de deliberar más bien en privado. El comentario de que la mesa era más bien cosmético tal vez permitió que el documento que elaboró inicialmente el rector Sánchez fuera mejorado a partir de nuevas sugerencias que surgieron en la discusión de la Mesa Social por el tema del Covid. No veo ningún problema a que cada una de nuestras intervenciones la vayamos mejorando a la luz de opiniones más abiertas. Preferiría no tanta discusión a nivel público porque la ciudadanía se confunde, pero eso es una opinión personal. Yo respeto mucho a la doctora Siches, he trabajado estupendamente bien con ella, por lo tanto, hay puntos de vista que siempre vale la pena escucharlos y entenderlos aún cuando uno piense distinto.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete