Publicado el 25 de junio, 2020

Directora de Educa Araucanía relata la exitosa fórmula de enseñar en condiciones extremas

Autor:

Maolis Castro

La directora académica de la Fundación, Rosita Puga, cuenta cómo llevan adelante su proyecto en una de las zonas más pobres de Chile. «Con alegría podemos observar un cambio sustancial en la deserción de nuestros ex alumnos, que bajó de un 43% correspondiente a egresados entre 2007 y 2011, y a un 7% para los egresados desde 2012 hasta la fecha», relata. Sobre las dificultades que presenta la pandemia, realizaron un catastro para conocer la situación familiar de cada niño: más del 42% de las familias estaba sin ingresos y que si bien la mayoría tiene celular, con baja conectividad, solo el 11% de los hogares tiene Internet.

 

 

 

Autor:

Maolis Castro

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La atención de la Fundación Educa Araucanía está puesta en las zonas rurales. Justo en La Araucanía, donde se concentran familias de escasos recursos, comenzaron una labor en 2006, cuya intención se perpetúa hasta ahora: conceder herramientas para el desarrollo.

Su directora académica, Rosita Puga, recuerda que la escuela San Francisco de Cunco Chico, en la comuna Padres Las Casas de la Región de la Araucanía, sirvió como piloto para aplicar el modelo. Con un 98% de la matrícula mapuche y un 99% de Índice de Vulnerabilidad Escolar (IVE), el plantel tenía los peores resultados en la historia del Sistema de Medición Educacional (Simce). Fue un reto para la fundación que, tras un año de inaugurarse, decidió convertir a la escuela en un modelo a seguir. Hoy, es una muestra de orgullo para la organización sin fines de lucro, tras alcanzar altos estándares de calidad.

El ejemplo, ahora, es replicado en otras instituciones de formación. «Desde el año 2018 hemos trabajado, en alianza con Desafío Levantemos Chile, para replicarlo en tres escuelas rurales de Galvarino, en IX Región«, dice Puga, en entrevista con El Líbero. Hasta ahora más de 239 estudiantes se han beneficiado con la iniciativa.

-¿Cuáles son los principales desafíos enfrentan las escuelas rurales? ¿Quiénes imparten clases en ellas?

-Las escuelas rurales del país se ven enfrentadas a desafíos mayores que el resto. Tienen tasas más altas de deserción, atienden mayoritariamente a alumnos de niveles socioeconómicos bajos. En la mayoría de las situaciones cuentan con menos recursos y obtienen resultados de aprendizaje más bajos. Las causas de dichos resultados son principalmente las brechas sociales, que afectan a los alumnos por su situación de aislamiento geográfico, social y cultural y déficit socio económico. El principal desafío es visibilizar una realidad hasta ahora inexplicablemente invisibilizada, de manera que ello se transforme en una oportunidad para modernizar y generar un nuevo modelo: autosustentable con los recursos fiscales.

-La pandemia se ha convertido en otro reto para la educación, incluso en zonas que no son rurales el tema de las conexiones a internet es un obstáculo para muchos estudiantes. ¿Cómo ustedes han logrado resolver esto?

-La suspensión de clases, producto del Covid-19 presentó un desafío mayor para la escuela que, con gran esfuerzo, mejoró sustantivamente los resultados de aprendizaje de sus alumnos y que, en el contexto rural vulnerable, en que viven, se hacía particularmente difícil desarrollar educación a distancia.  Una de las primeras acciones que se tomaron fue realizar un catastro para conocer la situación familiar de cada niño. Así se pudo conocer que más del 42% de las familias estaba sin ingresos y que si bien la mayoría tiene celular, con baja conectividad, solo el 11% de los hogares tiene internet.

Frente al resultado se diseñó un plan de trabajo. Lo primero, asegurarse que el 100% de las familias tuviese alimento. Esto significó buscar donaciones de manera de poder asegurar alimentación para aquellas familias sin ingreso. No es posible educar cuando hay hambre. Lo segundo, velar por su salud mental, evitando que la escuela fuese un foco más de presión, sino más bien de contención y apoyo a la convivencia en el hogar. Y, por último, nutrirlos académicamente, de una manera diferente, preguntándonos: ¿Qué es posible desarrollar en estas nuevas condiciones?

Para comenzar, diferenciamos los objetivos curriculares, en remotos y presenciales. Tomamos los remotos y comenzamos ejercitando, con lo que nuestros estudiantes ya sabían de manera, así no perdían habilidades básicas, especialmente en lenguaje y matemáticas. Hemos generado experiencias  educativas interdisciplinarias, que  permitan aprender haciendo, pensando y conversando, estimulando la expresión y la curiosidad,  generando lo que  llamamos de «Currículo del bienestar».

El principal desafío es visibilizar una realidad hasta ahora inexplicablemente invisibilizada, de manera que ello se transforme en una oportunidad para modernizar y generar un nuevo modelo: autosustentable con los recursos fiscales».

Gracias al transporte, que es parte del modelo educativo de la escuela, fue posible llevar los alimentos, material pedagógico y también, pequeños regalos, como cartas y sorpresas de los profesores, regalos para el día del estudiante y huevos de Pascua para la familia. Esto, más el contacto permanente por whatsapp de los profesores con los estudiantes y apoderados nos permitió entrar en forma remota a las casas de nuestros estudiantes e iniciar una nueva manera de vincularnos estableciendo una alianza virtuosa muy efectiva entre padres, niños y docentes que ha permitido, por ejemplo, que a fines de mayo el 50% de nuestros estudiantes de primero básico ya estén leyendo. Una hazaña gigantesca.

-Además, en la región se ven afectados por el tema de la violencia y los ataques incendiarios, ¿esa circunstancia cómo afecta a los estudiantes que atienden?

-Llevamos 13 años en la localidad de Cunco Chico y podríamos afirmar que la violencia no se ha manifestado por parte de ninguna de las comunidades mapuche que allí conviven. Nuestras comunidades mantienen su cultura viva y seguro sus anhelos y demandas históricas , pero sin violencia. Nosotros como Fundación estamos comprometidos a rescatar el Kimun (los saberes) de esta cultura de modo de reconocerlo, valorarlo y compartirlo con todos , de modo de enriquecer nuestra propia cultura chilena con lo que fue “la Vieja Patria, el primer vagido nuestro y nuestra primera palabra”, parafraseando a Gabriela Mistral . La cultura mapuche tiene los primeros conocimientos de nuestro territorio y estos han sido completamente desconocidos.

-La Araucanía es la región más pobre de Chile, para muchos de quienes conocen el conflicto mapuche, ese es un factor para que más personas se unan a alguna de las causas más violentas. ¿Qué medidas se pueden tomar, desde el punto de vista de la educación rural, para que cada vez sean menos quienes deserten del sistema escolar?

-Nuestro modelo busca desplegar al máximo el potencial de los alumnos en todas las áreas del desarrollo humano, con especial énfasis en las habilidades que les permitan enfrentar la transición entre la educación básica a la media y transitar del campo a la ciudad a muy temprana edad, para que así puedan finalizar de manera exitosa sus estudios secundarios. Para ellos implementamos el «Proyecto de Vida» que contempla un conjunto de actividades, ritos y experiencias que permite a los alumnos y sus familias visualizar un futuro con oportunidades concretas de desarrollo personal.

Con alegría y esperanza podemos observar un cambio sustancial en la deserción de nuestros ex alumnos, que bajó de un 43% correspondiente a egresados entre 2007 y 2011, y cercano a un 7% para los egresados desde 2012 hasta la fecha.

Se promueve una trayectoria educativa intercultural desde sala cuna hasta octavo».

-¿Cómo involucran a los apoderados en el proceso, pensando en que es una zona afectada por la pobreza, la cesantía y la violencia?

-El compromiso de los apoderados con la educación de sus hijos es un factor clave para el éxito escolar. En el modelo, esta área se enfoca a la tarea realizada por la escuela y no a una condición de base esperada. Desarrollamos diversos procesos o actividades para conseguir el compromiso de los apoderados.

-¿Han implementado proyectos para el rescate de la cultura mapuche?

-La escuela hace énfasis en el desarrollo de la cultura mapuche de sus alumnos, el cual se vincula con el aprendizaje global. De este modo, se promueve una trayectoria educativa intercultural desde sala cuna hasta octavo, a través de la cual los alumnos lograrán revitalizar y respetar profundamente su cultura, historia, lenguaje y cosmovisión del pueblo mapuche. Para ello tenemos el «Proyecto raíces», que busca revitalizar su identidad cultural y uso del mapuzugun a través de diversas actividades y experiencias educativas en forma sistemática y gradual a lo largo de su educación inicial y básica, comprometiéndose con los principales valores y cosmovisión ancestral de su cultura.

El compromiso de los apoderados con la educación de sus hijos es un factor clave para el éxito escolar. En el modelo, esta área se enfoca a la tarea realizada por la escuela y no a una condición de base esperada».

-¿Creen que la pandemia podría hacer retroceder los avances que han logrado en materia educativa?

-Sabemos que la escuela, para nuestra población, es mucho más que un espacio de aprendizaje. Es un espacio de contención, alimentación, cuidado y desarrollo. Cuando se den las condiciones de salud para retornar los estaremos esperando con la motivación para seguir desplegando su genialidad y brillantez.  Si bien con seguridad no se está aprendiendo lo mismo que en el período presencial de enseñanza, podemos dar fe que aprendizajes sobre otros aspectos del currículo, además del que se refiere a las distintas disciplinas, como son valores profundos, se están aprendiendo de una manera vivencial que los marcará para siempre.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete