Al menos 31 viviendas quemadas, entre casas y 18 cabañas de turismo en el lago Lanalhue fue lo que dejó uno de los más grandes ataques incendiarios ocurridos en la provincia de Arauco y en toda la Macrozona Sur. Un día después, dicha ofensiva se la adjudicó el grupo Resistencia Mapuche Lavkenche (RML).

La Directora Ejecutiva de la Fundación Víctimas del Terrorismo Chile y vocera de la Agrupación Paz y Diálogo, Solange Etchepare, relata que que el área operan diversos grupos y asegura que actúan coordinados: «Se denominan órganos de resistencia territorial (ORT) y son pequeñas guerrillas de ocho personas que pertenecen a distintas comunidades, quienes hacen constantemente alarde de su armamento y arengas contra el Estado de Chile, en contra de los presidentes, de los agricultores, de las forestales, en definitiva de cualquier persona que se oponga a su causa autonomista».

En el programa radial Mirada Líbero en Agricultura, la vocera de las víctimas subraya que quienes llevan a cabo estos atentados no defienden a las comunidades sino que, al contrario, atentan contra ellas. «La mayor parte de las víctimas son personas mapuche», asegura.

 

En la zona operan grupos como la Coordinadora de Arauco Malleco (CAM), la Resistencia Mapuche Lavkenche, la Resistencia Mapuche Malleco o la Weichán Auka Mapu. Etchepare explica: «No son personas que defienden una causa de tierra y que ayuden a las comunidades mapuche, sino que son grupos independentistas que lo que quieren es expulsar a toda persona que no sea de su  etnia, para ellos tomar posesión de los que ellos denominan el Wallmapu», territorio que va desde el río Bió Bío hasta Chiloé y desde el Océano Pacífico hasta la Argentina.

Por eso, para la Directora de la Fundación Víctimas del Terrorismo, es fundamental que no se malentienda la situación, porque desde el inicio del conflicto, en 1998, «ya van 40 personas asesinadas por estos grupos terroristas, donde más de la mitad de las víctimas son mapuche. Eso la gente tiene que entenderlo en Santiago y en otras regiones», subraya. Mientras que de ese total, en 2021, la violencia en la Macrozona Sur ya suma 15 fallecidos, de acuerdo con las cifras que maneja Etchepare.

«Estos grupos de terroristas llevan 23 años haciendo ataques, que hoy han ido creciendo: de dos personas que fallecían al año, este 2021 ya llevamos la triste cifra de 15 personas asesinadas; o sea que aquí por acciones terroristas muere más de una persona al mes», lamenta.

En el atentado del 21 de diciembre pasado, que terminó con las 31 viviendas incendiadas, la Resistencia Mapuche Lavkenche (RML) se excusó en la eventual sentencia que ocho comuneros del  Valle de Elicura, recibirían tras el homicidio comunero Eleodoro Raiman, también mapuche, ocurrido en diciembre de 2019. Tres días después de los incendios, los responsables fueron sentenciados a 20 años de presidio efectivo por el el homicidio simple consumado del adulto mayor y  por el homicidio simple frustrado de dos de los nietos de Raiman.

El comunicado de la RML decía: «Somos pueblo rebelde. Somos un pueblo que avanza hacia su liberación y eso implica, sépanlo, expulsar a los usurpadores históricos, los verdaderos terroristas. Mientras las forestales y empresas de áridos sigan devastando nuestro territorio, las empresas turísticas sigan lucrando de nuestros recursos y las cárceles del sur continúen llenas de mapuche, el weichan no parará. Ni con Piñera ni con Boric».

El atentado ocurrió mientras cuatro provincias de la Macrozona Sur se encuentran bajo la medida de Estado de Excepción que el Presidente Sebastián Piñera decretó inicialmente el 12 de octubre de este año y la cual ha sido renovada en otras cinco oportunidades.

Los ataques no solamente finalizaron ese día con las 31 viviendas calcinadas, sino que al día siguiente hubo también un atentado armado contra un avión que combate incendios forestales en el sector. «Fue baleado con armamento de grueso calibre, y luego ayer (el domingo) se registró el último hecho de violencia que tenemos en la Provincia de Arauco con el asesinato de un joven que fue baleado en la cabeza, mientras se encontraban en una actividad tradicional».

Para Solange Etchepare, estas situaciones mantienen en estado de alerta a la población de la Macrozona Sur porque «en un Estado de Excepción como en el que estamos, que es por grave alteración del orden público e interno, donde hay daño y peligro para la seguridad de las personas, no se puede comprender que se susciten esta cantidad de hechos en una semana y que la reacción sea mínima».

Asimismo, Etchepare advierte que el problema radica en que las Fuerzas Armadas -en el contexto del Estado de Excepción- están supeditadas a dar apoyo a las policías; por lo tanto, las acciones que se hacen finalmente las comanda el Ministro del Interior, lo que le quita autonomía al actuar de las FF.AA.

A la espera de reunirse con el Presidente electo

Cortes de ruta, ataques incendiarios, balaceras y atentados terroristas es lo que viven diariamente personas de la Macrozona Sur y aún así la vocera de Paz y Diálogo denuncia poca preocupación por parte de las autoridades y falta de voluntad política para solucionar el problema.

«Nosotros hemos pedido que éstos dos últimos meses que le quedan de Gobierno se venga a apostar acá, con su Ministro del Interior y su Ministro de Defensa, porque cada vez que las agrupaciones de víctimas piden un apoyo, las reuniones se hacen en Santiago, o en Concepción y los familiares de las víctimas tiene que viajar allá, cada vez para repetir lo mismo, porque acá sólo acuden pasada la emergencia», asevera.

En este sentido, preocupación surge en la zona porque el nuevo Presidente electo, Gabriel Boric, aún no haya iniciado conversaciones con las víctimas para abordar un conflicto que lleva más de 23 años vulnerando la zona. «Espero que el Presidente electo haga una estrategia macro en la zona, y que el tema de los derechos humanos que ha sido tan expuesto últimamente por todo lo que ha pasado en nuestro país, se extienda a estas 40 personas asesinadas, quienes han sido absolutamente vulneradas en sus derechos humanos».

Para Etchepare, el Presidente electo debe ser consecuente con todo lo que ha hablado. «Él debe dejar de promover la violencia, dejar de tener reuniones con grupos terroristas, para que ahora las reuniones las haga realmente con las víctimas de toda esta debacle, porque ya vimos que ni este gobierno, ni Bachelet, ni el anterior estuvo en contra de estos grupos».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta