La filtración del audio de una reunión en Cancillería, ocurrida el viernes pasado, en donde la ministra Antonia Urrejola y su equipo cercano discutían –en lenguaje poco diplomático– la respuesta a los dichos del embajador argentino, Rafael Bielsa, sobre el rechazo al proyecto Dominga, sigue penando al gobierno y al Presidente Gabriel Boric.

A pesar de los intentos de La Moneda por dar vuelta la página y dar por superado el impasse -que sorprendió al Mandatario justamente en Buenos Aires participando en la Cumbre de Celac y que terminó con la renuncia de la jefa de comunicaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lorena Díaz-, los golpes no dejan de llegar. Y no sólo desde la oposición, sino que también desde el oficialismo y de ex cancilleres de gobiernos de la Concertación.

Ignacio Walker, por ejemplo, dijo que “todo lo que se advierte en el audio es vulgaridad, puerilidad, impericia, liviandad (…). Así no se hace política”. José Miguel Insulza, en tanto, llamó a Boric a reflexionar: “El Presidente tiene que preguntarse ‘por qué a mi gobierno le pasan estos chascarros cada siete días’. Eso es ciertamente preocupante”.

Más duro fue el senador Iván Flores, quien señaló que esta “es de las peores gestiones de Cancillería desde el retorno de la democracia”.

Y es que más allá de los garabatos y las calificaciones ofensivas que hacen los participantes de la reunión, a juicio de diplomáticos y ex diplomáticos consultados por El Líbero, el audio revela una liviandad total a la hora de tocar temas claves para los intereses del país, como la plataforma continental.

Un ex miembro del servicio exterior de Chile señala que si la tónica de antes era que las polémicas en materia de relaciones exteriores las protagonizaran los embajadores políticos, con esto hay un quiebre en esta tendencia. Ahora están en el ojo del huracán diplomáticos de carrera: “Los que hablan de esa manera sobre Andrés Allamand, de Ximena Fuentes y de Jaime Quintana son diplomáticos de carrera. La Academia Diplomática ha quedado expuesta en la plaza pública”.

El perfil de los participantes en la reunión

Según se ha revelado, en el audio filtrado se puede escuchar la voz de la canciller Antonia Urrejola y de otros cuatro asesores de su círculo cercano: Alex Wetzig (secretario general de Política Exterior del ministerio), Andrés Villar (director de Planificación Estratégica), Carola Muñoz (jefa de gabinete de Urrejola) y Lorena Díaz (hasta el martes, jefa de comunicaciones de la Cancillería).

Carola Muñoz Oliva, jefa de gabinete de la canciller

La jefa de gabinete de la canciller Urrejola es militante del PS.

Periodista de la U. de Chile, magíster en Política Exterior de la Usach y egresada de la Academia Diplomática, Muñoz ha desempeñado diversos cargos en el ministerio.

Carola Muñoz

Fue coordinadora de Derechos Humanos en la Misión de Chile en Ginebra y ejerció como subdirectora de la Dirección de América del Sur. Previamente estuvo destinada en la Embajada de Chile en Perú y en la Misión Permanente de Chile ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), donde también se desempeñó como una de las asesoras clave del entonces secretario del organismo, José Miguel Insulza. Fue en ese cargo en que conoció a Urrejola, que también asesoraba al actual senador PS.

Muñoz también ha desempeñado labores en otros ministerios, como cuando fue jefa de gabinete del subsecretario de Defensa Marcos Robledo (PS), en el segundo gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Fue ascendida al rango de embajadora recién el 21 de marzo de 2022 por el Presidente Gabriel Boric. Fuentes de Cancillería señalan a El Líbero que su ascenso no fue visto con muy buenos ojos al interior del cuerpo diplomático, pues se pegó el salto de “consejera” a embajadora, sin pasar por “ministra consejera”, que es el paso previo. “Esto es muy poco habitual”, señalan.

En la interna del Edificio Carrera también hay cuestionamientos a que su marido sea el director de personas de la Cancillería, Iván Favereau.

Algunos sostienen que sigue siendo cercana a Insulza, lazo que se extiende desde los tiempos de la OEA. Pero esa cercanía no ha impedido que el senador PS haya lanzado duras críticas al gobierno por la filtración. Ayer, en radio Agricultura, salió a defender al senador Jaime Quintana, a quien en el audio lo tratan de “amurrado”. «Decir eso o decir cualquier cosa negativa sobre Jaime Quintana realmente es muy injusto, muy dañino. Él estaba muy indignado, tiene toda la razón», sostuvo.

Tras la filtración del audio de la reunión, en círculos de ex diplomáticos señalan que Muñoz quedó muy mal parada y que no sería extraño que termine dando un paso al costado como jefa de gabinete, aun cuando la ministra Urrejola se mantenga en su cargo.

Dos son las razones. En primer lugar, en el audio ella critica abiertamente a la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Ximena Fuentes, lo que es calificado de “impresentable” por algunos. Dice que “ella (Fuentes) estuvo detrás de la decisión de no advertirle a los argentinos que venía la hueá de la plataforma, que es lo que reclama Bielsa (…). En la hueá de fondo, Bielsa tiene toda la razón”.

En segundo lugar, su trabajo es coordinar la agenda de la ministra y, dentro de sus funciones, está tener un diálogo fluido con los parlamentarios en el Congreso. Luego de que en la reunión filtrada se tratara a Quintana de “amurrado”, en círculos de ex diplomáticos sostienen que ahora nadie la querrá recibir en el Congreso. “¿Qué parlamentario va a querer hablar con ella después de lo que pasó?”, señala una de las fuentes consultadas.

Alex Wetzig, secretario general de Política Exterior del ministerio

Al igual que Carola Muñoz, Alex Wetzig es militante del PS. Algunos señalan que sería muy cercano a Camilo Escalona. Estudió Historia y pedagogía en Historia y Geografía en la Universidad Católica de Valparaíso. Posee estudios de postgrado en Ciencias Sociales en Flacso y en Estudios Internacionales en la Escuela Diplomática de España-Universidad Complutense de Madrid.

También egresó de la Academia Diplomática de Chile y ha trabajado en las embajadas en República Checa y Francia, en la Misión ante la Unión Europea, y en la Delegación ante la Unesco.

Alex Wetzig

En el Ministerio de Relaciones Exteriores ha desempeñado distintas funciones en diversas divisiones hasta llegar a ser nombrado por el actual gobierno como secretario general de Política Exterior, un cargo de mucho poder en el que, en la práctica, es el que pautea a todos los que desempeñan labores fuera de Chile.

Su nombramiento causó extrañeza entre los funcionarios del Edificio Carrera, pues en ese entonces no tenía el grado de “embajador”. Recién lo vino a tener en marzo de 2022, cuando se lo confirió el Presidente Boric.

“Es un cargo muy alto para el currículum que tenía”, señala una fuente, que agrega que con su designación “se dejó afuera a varios diplomáticos con más pedigree y más experiencia. Se esperaba para ese cargo a alguien con más experiencia y tonelaje”.

Respecto de las opiniones que expresa Wetzig en el audio filtrado, ex diplomáticos dicen que muestra una “fragilidad analítica”. “Se devela la impericia y falta de contenido de este funcionario que ocupa este cargo clave. En la forma y en el fondo”, señalan.

A juicio de un ex diplomático, “tanto Wetzig como Muñoz están en sus actuales posiciones por su militancia política”.

Andrés Villar, director de Planificación Estratégica

Andrés Villar asumió el 11 de marzo como director de Planificación Estratégica de la Cancillería, donde aterrizó como parte del núcleo de Urrejola.

No es diplomático de carrera, pero cuenta con un doctorado en Relaciones Internacionales de la Universidad de Cambridge. Además, estudió Ciencia Política en la Universidad Católica, carrera en la que también tiene un magister en la misma casa de estudios.

Andrés Villar

Tras finalizar sus estudios doctorales se incorporó como investigador asociado del Centre for Rising Powers en la Universidad de Cambridge.

También trabajó como asesor en el Ministerio de Relaciones Exteriores en el primer gobierno de la Presidenta Bachelet y, entre 2016 y 2022, fue encargado del Área Multilateral de la Subsecretaría de Defensa.

Su llegada a la Cancillería tiene que ver con la instalación en el ministerio de la red Nueva Política Exterior, grupo al que también pertenece Carola Muñoz -y su marido Iván Favereau- y que busca generar un recambio en la mirada exterior, sello que ha intentado imprimir Urrejola con su gestión.

Villar es uno de los fundadores de este grupo conformado por académicos y diplomáticos que buscan renovar el trabajo diplomático. En la página web de la organización se definen como “una red progresista y no partidista orientada a generar conocimiento, promover el diálogo político y contribuir a la formulación de políticas en materia de política exterior y las relaciones internacionales de Chile”.

Lorena Díaz, ex directora de comunicaciones

La ahora ex directora de comunicaciones de Cancillería, Lorena Díaz, tiene varios años vinculada al mundo político. Su carrera profesional ha estado ligada de cerca al Partido Socialista, colectividad en la que fue jefa de prensa durante la presidencia del senador Álvaro Elizalde.

En el segundo gobierno de Michelle Bachelet también trabajó en la Cancillería bajo las ordenes del ministro Heraldo Muñoz.

Díaz es hija del detenido desaparecido Lenin Díaz y nieta de la fundadora de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Ana González.

El otro flanco abierto con Perú por la intervención de Boric en Celac

En círculos diplomáticos no sólo son muy críticos con los flancos abiertos que dejó con Argentina la filtración del polémico audio de los altos funcionarios de la Cancillería.

También hacen hincapié en que algunos de ellos, como Alex Wetzig, podrían ser en parte los responsables de la cuestionada intervención que hizo el Presidente Boric en la Celac, inmiscuyéndose en asuntos internos de Perú. El secretario general de Política Exterior del ministerio estaba sentado atrás del jefe de Estado cuando éste leyó su discurso.

Presidente Gabriel Boric y secretario general de Política Exterior, Alex Wetzig

“No podemos ser indiferentes cuando hoy día en nuestra hermana República del Perú, con el gobierno bajo el mando de Dina Boluarte, personas que salen a marchar, a reclamar lo que consideran justo, terminan baleadas por quien debiera defenderlas. Más de 50 personas han perdido la vida y eso nos debiera escandalizar”, señaló el Mandatario.

“Hoy, con la misma claridad con que siempre hemos respaldado los procesos constitucionales en nuestra región, hacemos notar la imperiosa necesidad de un cambio de rumbo en el Perú”, agregó.

La respuesta peruana no tardó en llegar. La canciller de ese país, Ana Cecilia Gervasi, lamentó que “algunos gobiernos, de países particularmente cercanos, no hayan acompañado al Perú en este difícil trance institucional y, más bien, hayan priorizado la afinidad ideológica, al apoyo inequívoco al Estado de derecho y a la sucesión constitucional”.

Ayer, en horas de la tarde, la Cancillería peruana publicó un tuit reforzando su molestia.

“El Vicecanciller Ignacio Higueras transmitió hoy al Embajador de Chile el malestar que ha generado en el Gobierno peruano la manera irrespetuosa en la que el Presidente Gabriel Boric se refirió, en su intervención en la CELAC, a la Presidenta de la República Dina Boluarte”, señalaron.

“Le indicó que el rumbo elegido por el Gobierno constitucional de la Presidenta Boluarte es el adelanto de elecciones generales para que los peruanos decidan sin injerencias y en paz el destino del Perú. El Gobierno no cambiará el rumbo de la institucionalidad democrática”, agregaron.

“Lo que dijo el Presidente Boric en Celac es extremadamente injerencista con Perú. La responsabilidad de que el Presidente logre un tono adecuado en estas alocuciones es del secretario general de Política Exterior”, dice un ex diplomático.

Ayer en la tarde, en tanto, la Cancillería chilena emitió un comunicado en donde señala que realizó una denuncia ante el Ministerio Público por la filtración y solicitó a la Subsecretaria Ximena Fuentes instruir la apertura de un sumario administrativo.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta