El Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) fue galardonado con el premio Nobel de la Paz. El comité noruego del Nobel dio a conocer al ganador en un año marcadamente atípico a causa del Covid-19.

El programa de Naciones Unidas, con sede en Roma, ofrece asistencia humanitaria alimentaria a aquellos con necesidades urgentes. En 2019, destacó por otorgar asistencia a cerca de 100 millones de personas en 88 países que son víctimas de la inseguridad alimentaria aguda y el hambre. «Esto es un reconocimiento al trabajo del personal del WFP que arriesga sus vidas todos los días para llevar alimentos y asistencia a más de 100 millones de personas que padecen hambre en todo el mundo», dijo esta organización en su cuenta de Twitter.

Se trató de un reconocimiento por sus esfuerzos para combatir el hambre, su contribución a mejorar las condiciones de paz en las zonas afectadas por conflictos, y por actuar como fuerza impulsora en esfuerzos para prevenir el uso del hambre como arma de guerra y conflicto. En 2019, el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed Ali, ganó el premio por sus esfuerzos para finalizar la guerra de dos décadas entre su país y Eritrea.

El Nobel de la Paz fue creado en 1901 y a lo largo de su historia ha sido otorgado a 99 personas y a 20 organizaciones. Este año se disputaban el premio 318 candidatos, de ellos: 211 personalidades y 107 organizaciones. El ganador es seleccionado por el comité noruego del Nobel, un consejo formado por cinco personas determinado por el parlamento noruego.

En esta edición, tres de los candidatos más destacados y favoritos para ganar eran: la activista medioambiental sueca Greta Thunberg, el lider opositor ruso Alekséi Navalny y el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom.

Al igual que el resto de los premios, el Nobel de la Paz, se entregará el 10 de diciembre en el aniversario de la muerte del fundador de estas distinciones, Alfred Nobel.