Publicado el 29 mayo, 2021

Patricio Fernández, constituyente: “A Stingo se le subieron los humos”

Autor:

Pilar Molina

Seis convencionales estuvieron en Estado Nacional hace una semana, pero de sus dichos solo trascendió la polémica protagonizada por el abogado Daniel Stingo. El escritor Patricio Fernández, uno de los presentes, describe este episodio como un “momento de rabieta”. Y agrega: “Algo le pasó, pero no tengo la menor duda de que esa no es la mejor versión suya”.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El escritor Patricio Fernández fue uno de los seis constituyentes invitados al programa Estado Nacional de TVN, el 23 de mayo. El espacio tomó vuelo luego de una polémica protagonizada por el abogado Daniel Stingo, electo por el Distrito 10 y primera mayoría nacional, quien aseguró que “los grandes acuerdos” en la Convención Constitucional serán tomados por los sectores de la oposición, “los que no somos de derecha”.

Fernández, electo por el Distrito 11, recordó el episodio durante el programa “Mirada Líbero en Agricultura” conducido por la periodista Pilar Molina, y dijo: “Resulta que todo lo que se escuchó fue eso, pero éramos seis los que estábamos ahí, y al muy poco andar de ese momento de rabieta de Stingo, que dicho sea de paso es un tipo resimpático, creo que ahí se le subieron los humos, o algo le pasó, pero no tengo la menor duda de que esa no es la mejor versión suya”.

Por eso indica que es “poco recomendable concentrar las energías en ver lo que cierra, en lugar de estar atentos a lo que abre” la instancia. En un escenario en el que han aparecido nuevas maneras de vincularse políticamente, nuevas estrategias de comunicación e información, el periodista afirma que “los partidos políticos van a tener que pensar, en el contexto del proceso constituyente, qué son”. Y agrega: “Hoy un partido político no es necesario para protestar en contra de una situación, más bien parecen ser necesarios para coordinar un gobierno o llevar adelante un proyecto”.

-¿Cómo ha cambiado el mundo luego de las elecciones?

-Nos tendríamos que preguntar si ahora, muy rápidamente, se mostró el mundo que era y que no se veía. Una de las cosas interesantes ante las que estamos expuestos hoy día, con toda la complejidad que eso implica, es que vamos a trabajar con el Chile que tenemos y no con el que algunos quisieran que fuera, sino con el que es.

-¿Pudo ser una votación desde la rabia?

-Estamos en un cambio global muy grande y, dentro de ese cambio, está la versión chilena, que es la que estamos viviendo. Pero para ser bien ilustrativo, yo me dediqué entre 2014 y 2018 a seguir el tema cubano para hablar del fin de la revolución, y nunca lo he dejado de seguir. En Cuba también puede haber un estallido social y ese estallido no va a ser en contra del neoliberalismo. Han aparecido nuevas maneras de vincularse políticamente, nuevas estrategias de comunicación, de información, que hacen que esos grupos que nos representaban no lo estén consiguiendo hoy día. Los partidos políticos van a tener que pensar, en el contexto del proceso constituyente, qué son, y se lo van a tener que preguntar de verdad porque ya no serán lo mismo que fueron. Hoy un partido político no puede ser el grupo de sus militantes, sería muy poca cosa. Hoy un partido político no es necesario para protestar en contra de una situación, más bien parecen ser necesarios para coordinar un gobierno o llevar adelante un proyecto, en fin.

-¿Pero usted cree que uno puede sacar soluciones tan tajantes, a pesar de que votó el 42% de las personas?

-Lo que te puede decir es que mientras más marginal y popular es la zona, más desinterés y más desconfianza hay en la política. Por lo tanto, si revisas los números, y es bastante evidente, los mayores índices de participación están en los sectores más acomodados, y los mayores índices de abstención en los sectores más populares. Ya en la encuesta CEP de 2019 aparecía que la confianza de los chilenos en los partidos era de un 2%, de extrema derecha a extrema izquierda, y ese dato se ratificó en la última encuesta CEP. O sea, hay un problema con la representatividad.

Tragedia es que no nos pongamos de acuerdo en una Constitución que represente a la mayor parte de la ciudadanía, y que relegitime las instituciones, relegitime el poder y nos vuelva a hacer sentir a todos parte de una comunidad”.

-¿Y qué debieran hacer los partidos? Siendo el primer bloque la Lista del Pueblo, que está a la izquierda de la izquierda.

-No sé si la Lista del Pueblo está en la izquierda de la izquierda, vamos a ver, hay que ir conociendo de qué se trata.

-La abogada dijo que iban a expropiar y sin indemnización, porque las grandes familias ya habían cosechado bastante.

-Pero yo he estado con otros y no dicen eso. Hay una parte de la Lista del Pueblo que son ecologistas, muy metidos en los temas locales. Es una lista que se forma mucho a partir de la organización local, próxima. Yo creo poco recomendable concentrar toda la energía en ver lo que cierra en lugar de estar atentos a lo que abre. Me tocó estar en un programa de televisión, por ejemplo con Stingo, que se hizo tan famosa ahí su performance… resulta que todo lo que se escuchó fue eso, pero éramos seis los que estábamos ahí, y al muy poco andar de ese momento de rabieta de Stingo, que dicho sea de paso es un tipo resimpático, creo que ahí se le subieron los humos, o algo le pasó, pero no tengo la menor duda de que esa no es la mejor versión suya. En el resto del programa cambió mucho la conversación.

-Lo que quedó en las redes sociales es que él era un rupturista y que la derecha debía quedarse callada porque perdió y que ellos van a poner las ideas, y punto.

-Y parecía que todo lo que pasó ahí fue eso y punto; y pasó mucho más.

“Un indulto genérico es poco conveniente”

-¿Qué pasa con la presión que están ejerciendo desde la Lista de Pueblo y el PC para liberar a los llamados “presos políticos”?

-Acaba de caerse esa propuesta en el Congreso, de hacer una ley de indulto. Eso no le compete a la Convención resolverlo (…) yo creo, y lo he hablado mucho con los que me toca interactuar, que un indulto genérico es bien poco conveniente porque puedes estar salvando a organizaciones delictuales también. Sabemos que en el estallido social, así como hubo jóvenes de 18 o 19 años que poseídos del entusiasmo de cualquier especie hicieron actos vandálicos, destrucciones, delitos; también hay otros que se aprovecharon, y saquearon y eso lo volvieron negocios paralelos. A jóvenes de 18 años, como conozco al nieto de Rosa Jiménez en Lo Hermida, que terminó yendo a un ataque a la Comisaría, le deseo una defensa ardua y atenta, como la tendría el hijo de una persona de clase alta si comete un delito en un momento de inmadurez; pero el indulto es muy complejo.

Recomiendo abrocharse los pantalones, porque vamos a galopar”.

-Patricio Menéndez, uno de los fundadores de la Lista del Pueblo, que tiene 27 cupos en la Convención, dijo que no van a negociar con ningún partido hasta que sus compañeros estén en libertad. ¿Ellos pueden condicionar el trabajo de la Convención?

-Otra gente de la Lista del Pueblo no me dijo lo mismo, pero esto, te insisto, veamos de qué se va a ir tratando… te voy a contestar a propósito de esta pregunta cosas que creo que van a pasar y que recomiendo abrocharse los pantalones, porque vamos a galopar. A lo largo de la Convención van a haber grupos, van a haber personas, individuos, esto no es una navegación caribeña digamos.

He descubierto mucha voluntad de llevar adelante un proceso feliz y constructivo, que claramente va a ser a su vez transformador”.

-¿La van a rodear por dentro, no por fuera? Como dice el PC.

-Debieran pasar cosas por dentro, por fuera, por entremedio, no hay partidos estructurantes. Aquí se manifestó una diversidad inmensa. Coordinar esa diversidad va a tomar tiempo, no va a ser sencillo. Yo recomiendo, incluso a los que están más preocupados y aterrados, no quedarse con lo vociferante, buscar los espacios que no replican eso para descubrir que esto puede ser conducido y llevado adelante. Me parece una mala idea para construir lo que estamos llamados a construir el quedarnos fijos en los espacios menos virtuosos, lo que a mi me ha pasado y lo que yo he descubierto, con la gente que me ha tocado conversar y que todavía son una minoría, es mucha voluntad de llevar adelante un proceso feliz y constructivo, que claramente va a ser a su vez transformador.

“Esto no es una revolución, es una gran transformación”

-Todo se va a definir ahora a partir de julio, cuando tienen que establecer el reglamento y elegir al Presidente, ¿qué tan determinante va a ser para el futuro lo que se estructure en julio?

-Estos son unos tiempos de informalidades, de tanteos, de gente que se está conociendo, gente que se está ofreciendo a ayudar. Uno no puede hablar de todo Chile porque votó un 42%, de manera que sería muy arrogante, pero hay un gran interés comunitario en los mundos profesionales por ayudar a esto. Primero se están empezando a olfatear y a conocer los constituyentes, y eso es bien importante, porque no todas las cosas se responden de manera estrictamente racional. Van a haber muchos movimientos emocionales también, generaciones de confianzas, en fin. En julio, un asunto que se está pensando y que no está resuelto es cómo es el día uno, o el momento cero, quién recibe a esta Convención, es como un primer día de clases sin profesor jefe.

-¿Pero no hay un delegado del Ejecutivo a cargo de eso?

-Se ha pensando en que el Presidente de la Corte Suprema haga de primera autoridad antes de entregarle el funcionamiento enteramente a la Convención, y en ese primer momento se va a tener que elegir a la mesa, una Presidencia y una Vicepresidencia.

-¿Y debiera ser una mesa dialogante, o una mesa que represente a la mayoría, y si la mayoría está en posiciones más extremas, esa debiera ser la representatividad?

-Es que tú dices que la mayoría está en posiciones extremas y yo no sé eso. No estaba al tanto de ese dato. La mesa la va a elegir la mayoría, por supuesto.

-Pero va a haber una pugna entre la Lista del Pueblo, que han hablado, y con posiciones muy fuertes, versus personas como usted.

-No sé lo que va a pasar, no los conozco, a pesar de que estoy tratando de avanzar en conocer a los que están ahí, todavía tengo muy poco avanzado como para decirlo, y todo lo que he avanzando me parece gente que está pensando en el bien de Chile.

Lo que más espero es que no se replique la lógica parlamentaria. Una de las cosas importantes en esto es tratar de evitar la lógica de bancadas”. 

-¿O sea usted cree que no se va a reconstituir la lógica que tenemos hoy en el Congreso, donde el trabajo por Chile es igual a cero, y es más bien quién derrota a quién?

-Lo que más espero es que no se replique la lógica parlamentaria, y por eso es que creo que una de las cosas importantes en esto es tratar de evitar la lógica de bancadas. Espero que algunos de esos voceros más exaltados de la Lista del Pueblo, o gente como Marcela Cubillos, entiendan que su postura no sirve para nada, salvo que se convierta en un aporte a la conversación y la construcción de lo que vamos a tener por delante, y no en un dique que intenta parar las transformaciones. 

-¿Y el ideal sería votar por tema, o será inevitable que surjan las bancadas? Aunque sean bancadas temáticas.

-Si se reúnen por asuntos temáticos creo que sería bien virtuoso si se generan ese tipo de complicidades, por ejemplo que hubiera un tema de las regiones extremas, que de alguna manera se ponen en escena como un problema común. Con el tema ecológico sin duda que es lo mismo, hoy sabemos que la relación con el medioambiente y con la naturaleza está retada a ser diferente a como la hemos conocido, por la subsistencia planetaria, por las generaciones que vienen, pero también por el modelo de desarrollo productivo, para que Chile genere riquezas.

-Pero esa misma bancada que es ecologista, y que puede ser más transversal tiene que pronunciarse también sobre otras cuestiones, como el modelo de gobierno.

-Y ahí habrá también un grupo más de constitucionalistas…. Yo tengo la impresión, cualquiera que haya vivido esta campaña y haya visto los foros y las conversaciones que hubo, sabe que hay algunos acuerdos que no serán muy evadibles. Los derechos sociales van a sufrir un upgrade, vamos a pasar a tener derechos sociales garantizados. Dificulto que sea la Constitución la que establezca en qué consiste taxativamente cada uno de estos derechos porque eso lo hará la ley, y la discusión parlamentaria.

-¿Parlamentario o semi presidencial podría ser la tendencia?

-Vamos a ver. Yo no ando con una espada semi-presidencialista, cortando cabezas a favor de un régimen de gobierno. No existe un régimen de gobierno en sí mejor que el otro, responde también a las realidades culturales. Me gusta la idea que tiende hacia un parlamentarismo, pero no sé si vamos a llegar a eso. Es algo interesante por discutir.

Creo que esto va a ser gradual. Esto no es una revolución, es una gran transformación”.

-¿No es jugar con Chile el no hacer transformaciones graduales, o eso va a estar en la propuesta constitucional?

-Sí, yo creo que esto va a ser gradual. Esto no es una revolución, es una gran transformación. Revolución fue la Constitución del 80 que estableció un modelo a rajatabla. Eso fue revolucionario. Hoy vamos a volver a ciertas tradiciones occidentales incluso, va a haber una recuperación de la idea del Estado, de la sociedad de bienestar. Vamos a tener que entender que para tener un camino de desarrollo estable en el mediano y largo plazo tenemos que conseguir integrar a esta comunidad, porque de lo contrario vamos a navegar en un barco con permanentes amenazas de motín. Vamos a tener que entender que la rentabilidad inmediata va a estar en una puja con los derechos sociales, con el respeto por el medioambiente, con estabilidades de más largo plazo. Sabemos que si quieres vivir con seguridad y no temiéndole a la delincuencia o a la amenaza del prójimo permanentemente no lo vas a solucionar agregándole metros al muro de tu casa, sino haciendo que no haya espacios de marginación.

-¿Y cree que también va a estar presente que para cobrar impuestos hay que tener utilidades?

-Por supuesto, el primer requisito para que un Estado pueda garantizar derechos sociales es que ese país y ese Estado funcionen bien, porque de lo contrario sucede como en Venezuela. Si tienes un Estado y un país que no funciona toda promesa de garantía son palabras que se las lleva el viento, y sucede una catástrofe. Esto, por supuesto, que está acompañado de las necesidades productivas. Es que yo te diría más: para que esa continuidad en el crecimiento se pueda dar hay que hacer los cambios que tenemos que hacer ahora, porque de lo contrario se vive en un polvorín.

-¿Y el hecho de que haya un plebiscito de salida va a forzar consensos amplios y prudentes?

Para que esa Constitución que vamos a proponer tenga legitimidad va a tener que ser hecha con mucha apertura, colaboración e interacción con la ciudadanía. Va a ser super importante la participación y la transparencia.

Habrá que pensar sistemas sofisticados y en las áreas en las que esto se puede dar de democracia directa y de participación ciudadana, por supuesto que sí”.

-¿Democracia directa?

-En muchos casos. Sabemos los problemas que han tenido en algunas partes las democracias plebiscitarias, que pueden ser un gran instrumento de los autoritarismos, pero también sabemos que una población capacitada para participar, no solo cada cuatro años, no les puedes cerrar el camino de su participación. Por lo tanto habrá que pensar sistemas sofisticados y en las áreas en las que esto se puede dar de democracia directa y de participación ciudadana, por supuesto que sí.

-¿Un año es suficiente?

-No lo sé, si lo pienso de buenas a primeras me parece que es poco. Ojalá, si todo fuera miel sobre hojuelas, y esto se fuera por un tubo, sería magnífico terminarla en un año… lo pongo en duda, ojalá que lo consigamos, pero si no lo conseguimos no es una tragedia, tragedia es que no nos pongamos de acuerdo en una Constitución que represente a la mayor parte de la ciudadanía, y que relegitime las instituciones, relegitime el poder y nos vuelva a hacer sentir a todos parte de una comunidad.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO