Actualidad Deportiva es presentado por:
Publicado el 18 de septiembre, 2019

Niemann anima el PGA

Autor:

El Caddie Nerd

El primer triunfo de un golfista chileno en el PGA era cosa de tiempo. Jugadores talentosos hay muchos, pero que tengan, al mismo tiempo, tal capacidad mental para enfrentar los momentos cruciales del juego son muy pocos.

Autor:

El Caddie Nerd

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

¡Qué duda cabe! Con su actuación del domingo recién pasado, donde obtuvo su primer título del PGA, el golfista nacional Joaquín Niemann ha hecho lo que solo los elegidos son capaces de hacer. Antes de cumplir los 21 años ha ganado un torneo de la PGA, logro que en el pasado solo dos jugadores no norteamericanos habían logrado, ni más ni menos que los múltiples ganadores de majors, el español Severiano Ballesteros y el irlandés Rory MacIlroy. Y por eso las redes sociales explotaron el domingo y las felicitaciones de sus competidores como Bubba Watson, los jugadores latinos y de leyendas de la talla de Jack Nicklaus o Gary Player no tardaron en llegar. Ciertamente todos los aficionados al golf vivíamos un momento de alegría inolvidable.

Pero esto no es sorpresa. Muchas veces lo comentamos en “A Fierro Limpio”, el podcast de golf que hacemos en El Líbero, que el primer triunfo de un golfista chileno en el PGA era cosa de tiempo, porque que iba a llegar no cabía ninguna duda. Desde muy joven Joaquín fue mostrando todo su tremendo talento para este deporte donde combinaba una técnica y capacidad para ejecutar sus golpes fuera de lo común con una fuerza mental a toda prueba. Porque jugadores talentosos hay muchos pero que tengan, al mismo tiempo, tal capacidad mental para enfrentar los momentos cruciales del juego son muy pocos, poquísimos en realidad. Y tenemos la suerte que nuestro compatriota es uno de ellos.

Y todo ese inmenso talento, más un profesionalismo y dedicación poco común en un joven de su edad, le ha permitido a Joaquín llevar una carrera que se sale de todo marco. A los 18 años fue N°1 del mundo amateur, a esa misma edad ganó el Latino Americano Amateur (LAAC), lo que le valió su entrada para jugar el torneo más importante del golf mundial, el Master de Augusta, su último torneo en condición de amateur. De ahí consiguió sus primeras invitaciones para jugar como profesional, sin ser parte de la gira, y en un puñado de brillantes actuaciones pudo conseguir la tarjeta como jugador regular del PGA, en un camino que muy pocos jugadores han obtenido.

La ruta normal para llegar al PGA comprende una carrera universitaria en Estados Unidos, de ahí iniciarse en el profesionalismo en alguna gira regional donde los mejores (y son cientos los buenos jugadores) pueden pasar a esa especie de segunda división que es el Korn Ferry Tour y de ahí también, solo los mejores, pueden llegar al PGA. Este largo camino toma con suerte entre 5 y 10 años, razón por la cual la mayoría hace su debut en el PGA alrededor de los 25 años.

Y si Joaquín a los 18 años irrumpía en la gira sorprendiendo a todo el mundo del golf con varios top 10, el año pasado fue el del aprendizaje. Por lo que para este año se esperaba su consolidación. Sin embargo en el primer torneo de la temporada se convierte en flamante ganador y, de paso una serie de logros; asegura su tarjeta por las próximas tres temporadas incluyendo esta; entra desde ya a dos majors de este año, en abril próximo al Master de Augusta y en mayo al PGA Championship; se gana su participación en algunos campeonatos reservados solo a ganadores de títulos; pero quizás lo más importante, obtiene el reconocimiento y respeto de jugadores, técnicos, prensa especializada y todo aquel que rodea el mundo del golf. Porque Joaquín Niemann se lo ganó, y muy bien ganado.

Ahora solo resta ver el efecto que la figura de Joaquín puede producir en nuestro deporte en general y en el golf en particular. Sería espectacular ver como muchos, niños y grandes, se Aniemann con el golf. No se arrepentirán.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: