Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 10 de agosto, 2019

Mario Desbordes: «De 70 diputados de Chile Vamos hay solo dos o tres que apoyaron el de Camila Vallejo»

Autor:

Javiera Barrueto

La semana estuvo marcada por el debate en torno a la jornada laboral. Y particular tensión generó en el oficialismo que parlamentarios de Renovación Nacional apoyaran la iniciativa de la diputada del PC, entre ellos, el senador Manuel José Ossandón. En ese contexto, el presidente de RN, afirma: «Espero que el senador haga un balance respecto de los dos proyectos y que apoye el del gobierno». Además, plantea que La Moneda debió haber reaccionado con mayor rapidez.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La semana comenzó con buenas noticias para el Gobierno. El lunes la comisión de Hacienda respaldó la integración de la reforma tributaria y el miércoles el Senado aprobó la ley corta antiterrorista. Sin embargo, ese mismo día se agudizó la discusión en torno a los apoyos a la jornada laboral de 40 horas -promovida por las diputadas PC Karol Cariola y Camila Vallejo- y al proyecto de flexibilidad que ha planteado el Ejecutivo.

El jueves fue el turno del  ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg quien anunció que presentaría una indicación para reemplazar el actual esquema de 45 horas de trabajo semanal, por una jornada de 41 horas promedio, además de ponerle suma urgencia a la iniciativa. Pero mientras el gobierno lanzaba su arremetida comunicacional, algunos parlamentarios de Renovación Nacional se plegaban a la iniciativa impulsada por las representantes del PC.

Ante este escenario el presidente de RN, Mario Desbordes, dice esperar que los parlamentarios de Chile Vamos hagan un balance respecto de los proyectos y que apoyen el del gobierno. Eso sí, recalca que La Moneda debió haber reaccionado con mayor rapidez, antes de que el tema se tomara la agenda pública. «Fueron dos o tres días que pueden haber provocado un daño que no sabemos cuánto es», sostiene.

-El lunes Chile Vamos le pidió al Ejecutivo que le pusiera urgencia al proyecto de flexibilidad laboral y que se realizara una mejor estrategia comunicacional. Después del despliegue del jueves en La Moneda con el ministro Monckeberg a la cabeza, ¿considera que el Ejecutivo reaccionó a tiempo?

-Perdieron tres días, esto lo pedimos el lunes, lo pedimos rápido. Creo que el Ejecutivo debió haber reaccionado ese mismo lunes, a más tardar, el martes en la mañana. Fueron dos o tres días que pueden haber provocado un daño que no sabemos cuánto es. Se reaccionó el jueves en la tarde y lo que viene ahora es que todo Chile Vamos apoye la iniciativa del gobierno que es la más razonable. Es una medida que busca también disminuir la jornada, pero de manera más moderna, acorde a los tiempos, una propuesta del siglo 21.

No hay ninguna razón para entender que hay precarización (con la flexibilidad laboral), pero como es un slogan que ha usado la izquierda para oponerse a la modernización laboral finalmente se termina destinando la tensión hacia allá».

-Si bien apareció en la encuesta Cadem que había un 75% de respaldo a la propuesta de las diputadas Cariola y Vallejo, el INE reveló que un tercio de los chilenos estaría dispuesto a trabajar más. Incluso, Joseph Ramos aseguró que la «gente no solo quiere ocio, quiere más dinero».

-La gente quiere más dinero, estar más tiempo con la familia, muchas cosas. Yo creo que el chileno está dispuesto a trabajar, pero sobre todo lo que quiere es flexibilidad de horario, poder administrar mejor sus tiempos más que lisa y llanamente disminuir la jornada.

-La diputada Vallejo aseguró que la propuesta del Presidente no es «es de flexibilidad, es de precarización»…

-Así como no estoy de acuerdo con los que demonizaron el proyecto de Camila Vallejo, tampoco me parece lo que está haciendo ella, que es transformar esto en un debate sin argumentos. No hay ninguna razón para entender que hay precarización, pero como es un slogan que ha usado la izquierda para oponerse a la modernización laboral finalmente se termina destinando la tensión hacia allá. La ciudadanía bien informada estoy seguro que va a estar más de acuerdo con el proyecto del gobierno que el de Camila Vallejo.

-Esta discusión justamente se tornó más compleja en una semana que había sido positiva para el gobierno, luego de que se le diera el visto bueno a la integración  y la ley corta Antiterrorista. ¿La discusión laboral puede desviar el foco?

-La agenda es dinámica, no es posible que ningún gobierno pretenda controlar la agenda. Ahora, si esta reacción hubiera sido un poquito más rápida en los anuncios que se hicieron el jueves, tal como se pidió el lunes, la agenda de la semana completa habría estado más controlada por la iniciativa gubernamental. Pero esto ya es así y hay que apoyar y salir un poquito más a terreno y en los medios explicando la propuesta del Ejecutivo para desmentir esto de la precarización.

Con lo que se anunció el jueves deberíamos estar conformes todos los diputados de Chile Vamos y buena parte de la oposición».

-Desde el oficialismo aparecieron apoyos al proyecto de Vallejo y Cariola. El senador Manuel José Ossandón señaló: «Nuestro bloque desprecia el proyecto solo por la ideología de su creadora. Otros preferimos tomar su espíritu y pensar en la familia». Finalmente, ¿es la ideología el problema de fondo?

Es una mala frase la del senador porque no es el bloque el que rechaza el proyecto. Yo planteé durante toda la semana que no había que analizar el proyecto en su mérito. Espero que el senador haga un balance respecto de los dos proyectos, que apoye el del gobierno, y espero que lo hagan todos los parlamentarios de Chile Vamos.

Creo que la diferenciación no puede ser por la vía de ser el más o menos gobiernista. Todos debemos apoyar a nuestro gobierno».

-¿Lo ha llamado al orden?

-No es necesario. Creo que con el anuncio del Ejecutivo del jueves debería ordenarse solo a la coalición.

-El senador no fue el único con esa postura, se plegaron los diputados Gonzalo Fuenzalida, Andrés Longton y Ximena Ossandón. ¿Cómo podría la gente respaldar el proyecto del gobierno si ni siquiera algunos parlamentarios de Chile Vamos lo apoyan?

-O sea de 70 diputados de Chile Vamos hay solo dos o tres que apoyaron el de Camila Vallejo. La enorme mayoría ha apoyado lo que planteó el gobierno, sobre todo después de las indicaciones que se pusieron. Prefiero ni entrar en el debate que pasó en la semana. Lo que sí creo es que con lo que se anunció el jueves deberíamos estar conforme todos los diputados de Chile Vamos y buena parte de la oposición.

-¿Y a usted está de acuerdo con el proyecto?

-Sí, absolutamente. Me parece que el proyecto de gobierno es bueno, que está acorde a los tiempos, que es lo que se necesita.

-El jueves estuvo en La Moneda el ministro del Trabajo, junto al subsecretario, pero también lo acompañó el senador Andrés Allamand. ¿La flexibilidad laboral se podría transformar en una disputa presidencial entre Ossandón y Allamand?

-Espero que no, yo espero que no sea esa la forma en que se hagan las diferencias respecto de lo que viene en la eventual carrera presidencial. Creo que la diferenciación no puede ser por la vía de ser el más o menos gobiernista. Todos debemos apoyar a nuestro gobierno.

-Las críticas no solo han surgido desde el sector político, el presidente de la CPC, Alfonso Swett, dijo que ha faltado una mirada sistemática y el presidente de la SNA, Ricardo Ariztía, señaló que no apoyaban ninguno de los dos proyectos, a pesar de que encuentran «un poco mejor» el del gobierno.

-Lo que pasa es que cada vez que se proponen proyectos que tienen que ver con reformas tributarias, que modifican la normativa laboral, hay un sector del empresariado y de la academia que inmediatamente sale a anunciar el acabo de mundo. Eso ha pasado en los últimos 30 años y resulta que no ha sucedido. Salvo en proyectos como cuando se fijó el salario mínimo en el gobierno del Presidente Frei, que fue realmente un desastre en términos de la cantidad de puestos de trabajo que se perdieron. Lo que haría es analizar bien estos proyectos y el impacto sobre todo en las pyme, lo vengo diciendo durante toda la semana. Lo que me preocupa a mí es que este proyecto no afecte a los pequeños, porque los grandes se terminan arreglando, se adaptan y con los márgenes que tienen muchas áreas de la industria o de la economía chilena deberían poder adaptarse perfectamente. El punto que me preocupan son las pyme. Eso hay que verlo más allá de lo que planteen las personas que usted me menciona.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: