«Estamos ad portas de que empiece el momento de la verdad”, dice la convencional Marcela Cubillos (Chile Vamos). Esto, porque a contar de febrero la Convención comienza el camino para, luego de 6 meses de instalación, discutir los contenidos que tendrá la propuesta de nueva Constitución. Hecho que coincide con el arribo de la nueva mesa directiva, encabezada por la presidenta María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales) y su vicepresidente, Gaspar Domínguez (Independientes No Neutrales).

 

 

Este y otros temas abordaron la convencional Marcela Cubillos, el constitucionalista Germán Concha y el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, en un nuevo capítulo del Podcast Constituyente.

«Quinteros entiende que es válido que existan posturas distintas en la Convención, Loncón nunca lo entendió»

“Vamos a ver de verdad qué ocurre con temas tan fundamentales como el sistema político, qué ocurre con las cámaras, qué ocurre con nuestra democracia, qué ocurre con organismos autónomos, qué ocurre con la justicia constitucional”, plantea la convencional

Ante la pregunta sobre si es más optimista de cara a lo que se viene en la Convención, con la nueva dirigencia, la constituyente valora lo que está ocurriendo, y destaca: “no es solo por el tono que tiene la nueva mesa, sino que también porque entiende que en democracia existe el derecho a pensar distinto”.

Además, vislumbra que se vienen mejores tiempos para la Convención y un mejor ambiente para debatir los temas constitucionales.

La ex ministra hace la diferencia con la ex presidenta de la mesa, Elisa Loncón, y subraya: “Probablemente votemos en todo distinto con María Elisa (Quinteros) en el texto constituyente, pero ella entiende que es válido y democrático que existan posturas distintas en la Convención. Eso que es el mínimo, Elisa Loncón nunca lo entendió”.

Agrega: “Loncón tenía una visión muy antidemocrática, como si no existiera el derecho a pensar distinto, ella cancelaba y mandaba a silenciar. Ella no consideraba a sectores que pensaran distinto a ella, y tampoco que tuvieran derecho a estar en la Convención. Dijo explícitamente que personas como yo, Cristián Monckeberg y nombró a otras -y en general el sector de derecha- no teníamos derecho a estar en la Convención porque proveníamos de un sector privilegiado”.

En cuanto a Quinteros y Domínguez, retoma para decir que esta nueva mesa entiende que “tenemos derecho a pensar distinto”. Sin embargo, recalca que pese a esto, nada cambia para la derecha que continúa siendo una minoría al interior de la Convención. “Esta elección no altera la composición interna de la Convención. Por lo tanto, ahora cuando empiecen las votaciones, será el minuto de la verdad”.

El constitucionalista de la Universidad Católica, Germán Concha, reconoce: “Lo que se ve desde afuera en términos de declaraciones, gestos y actitudes, es que pareciera que estamos en presencia de una mesa más dialogante y más dispuesta a conversar que a pasar máquina”.

Además, puntualiza que si la nueva mesa, que es de un sector que es mayoría en la Convención, quiere llegar a acuerdos, tiene que estar dispuesta a ceder, conversar y negociar. “Eso es ceder. Ponerse de acuerdo significa que probablemente no va a ser el texto que uno hubiera redactado”.

“Nadie que votó por Jose Antonio Kast en segunda vuelta debiera quedarse sin apoyar iniciativas que promuevan la libertad”

Otro tema que ha sido clave en estos días han sido las iniciativas populares de norma. Instancia en la que la ciudadanía puede participar presentando sus propuestas o adhiriendo a otras a través de su firma en la plataforma web de la Convención. «Las personas tienen que entender que firmar es votar. Es la manera que se tiene para defender en lo que se cree e involucrarse”, señala la convencional. Reitera que es una manera de mostrar que mucha gente de afuera de la Convención, piensa distinto a las voces que son mayoría al interior.

En ese sentido, hace un llamado al electorado que representa su sector en la Convención para comentar que no hay ninguna razón para que todas las iniciativas populares que apoyan la libertad no tengan en conjunto 3.649.647 de firmas y que son los mismos que logró Kast en segunda vuelta. “Nadie que votó en segunda vuelta por Jose Antonio Kast debiera quedarse sin apoyar las 7 iniciativas que promuevan la libertad”.

En relación a esto distingue un factor que se traducirá al momento de empezar a votar las iniciativas populaes: “Es bastante distinto decirle que no a 20 o 30 convencionales que a 20 mil personas que levantaron un tema dentro de la Convención».

No obstante, Germán Concha, repara tanto en lo positivo y negativo: “Es una posibilidad de mostrarle a quienes están en el poder formalmente que hay visiones distintas. La parte compleja es distinguir qué es constitucional y qué puede ser materia de ley. Y lo otro es cómo se compatibiliza eso con el resto del armado del diseño”, concluye.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta