Publicado el 24 abril, 2021

Macaya (UDI): “Recojo el esfuerzo que se está tratando de proyectar con la presidenta del Senado, Yasna Provoste”

Autor:

Pilar Molina

“La principal razón de la crisis por la que atraviesa el país tiene que ver con el incumplimiento de las reglas del juego”, señala el presidente de la UDI al analizar el actual momento político. Sobre la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera afirma que “es una línea roja que cruza cualquier límite de tolerancia democrática”.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esta semana, pese al requerimiento de inconstitucionalidad presentado por el gobierno ante el Tribunal Constitucional, el Congreso aprobó el tercer retiro anticipado de fondos para la jubilación, con apoyo de legisladores de Chile Vamos.

La iniciativa obtuvo 119 votos a favor, 17 en contra y 3 abstenciones en su último trámite legislativo, en la Cámara de Diputados. El texto ahora enfrenta el desafío de sortear al Tribunal Constitucional, donde se tramita un requerimiento presentado por el gobierno para que sea desechado por posiblemente infringir la Carta Fundamental. Al mismo tiempo que sectores del oficialismo y de la oposición le solicitan al Presidente Sebastián Piñera que desista de esta acción, considerando especialmente las implicaciones que esta medida pueda tener de cara a las megaelecciones del 15 y 16 de mayo.

Ante este escenario, el Jefe de Estado se abrió al diálogo para explorar un acuerdo tributario y otras ayudas, y así intentar aplacar la crisis política, en medio de las críticas, y ante la amenaza opositora de una acusación constitucional.

Sobre esta situación se refirió el diputado y presidente de la UDI Javier Macaya, en una conversación con la periodista Pilar Molina, durante el programa “Mirada Líbero en Agricultura“.

-¿Usted está de acuerdo con que el gobierno responda a las amenazas y a la crisis con una nueva reforma tributaria?

-El gobierno tiene que hacer los accesos para, ojalá, llegar con el máximo de apoyo a las personas que hoy sienten que las ayudas del Estado no les han llegado y lo están pasando mal. No creo en una reforma tributaria de largo plazo, sino que sea capaz de hacerse cargo del momento actual, y en eso hay bastante consenso económico en materia tributaria, como las exenciones tributarias, particularmente a las ganancias de capital, la posibilidad de ver repatriación de capitales, posibilidades de hacer retiros anticipados del FUT, son cosas que se han puesto arriba de la mesa. Al final del día acá se habla mucho de que las ayudas han sido insuficientes, pero se habla poco del equilibrio macroeconómico, de la deuda pública que se genera, y de lo que significa en términos de finanzas públicas. Eso lleva aparejado el riesgo país, el acceso al crédito, con las condiciones macroeconómicas que impactan en la vida de las personas. Si vamos a hacer ayudas más profundas con recursos públicos, tiene que tener correlato de financiamiento.

-La propuesta de la oposición es que le suban el impuesto a las empresas, aparte del impuesto a los súper ricos, otra iniciativa inconstitucional que ha sido aprobada con votos de la derecha, ¿ese impuesto no debiera aprobarse?

-Creo que no debiera aprobarse, no sólo por un aspecto de institucionalidad, de ilegalidad. Esta es la discusión más de fondo que ha habido en la política en el último año, quizás la principal razón de la crisis por la que atraviesa el país tiene que ver con el incumplimiento de las reglas del juego, de la ley. Cuando uno llega al Congreso jura o promete respetar la Constitución y las leyes, el Presidente hace lo propio, eso nos ha faltado este año… Si las autoridades no están cumpliendo la Constitución, ¿qué queda para la ciudadanía? Más allá de la ilegalidad, creo que tiene poco impacto recaudatorio. Por ejemplo, Francia implementó esta medida tributaria, el primer año hubo una recaudación muy baja, los capitales hoy no son estables, se pueden mover de un país a otro. El segundo año Francia no solo dejó de recaudar, sino que perdió plata por los capitales que se le fugaron. Es súper fácil meterle lucha de clases del siglo XXI a los súper ricos y hablar de que determinadas personas con patrimonios altos paguen, pero eso termina impactando en la actividad económica, que esos capitales se puedan ir del país.

Las reflexiones que hemos tenido en materia tributaria y en materia de demagogia que va incentivando la lucha de clases del siglo XXI es cada vez más profunda, y es parte de la crisis en la que estamos. Estamos en una crisis política y hay que asumir las responsabilidades que a cada uno le correspondan, y que cuando a la historia le toque juzgar a los que fuimos parte de este momento en Chile, yo por lo menos me quedo con la conciencia tranquila de no haber faltado a mi juramento de respeto a la Constitución, y no estar pensando en las próximas elecciones.

-¿Qué margen de gestión tiene el gobierno? Con la violencia, la acusación constitucional, cuando le están exigiendo retirar el requerimiento ante el TC y un partido oficialista le pide regular el tercer retiro. ¿El gobierno debe hacer ambas cosas: retirar el requerimiento, y legislar el tercer retiro?

El respeto a la Constitución y a las leyes tiene que ser lo primero. Eso tiene que ver con la presentación de iniciativas inconstitucionales, desde una facultad que está obligado a ejercer, más allá de lo impopular de recurrir a instancias judiciales cuando un proyecto de ley no es constitucional. Y obviamente tiene implicancias políticas y de esas se tiene que hacer cargo el gobierno. Hay una responsabilidad, porque la actitud institucional del gobierno respecto al primer retiro fue no ir al TC, en el segundo retiro fue, pero se hizo copy-paste a otro proyecto del Parlamento y lo legitimó, y en el tercer retiro estamos en la situación que estamos: en crisis.

-¿Y cómo se sale?

-La respuesta del TC no es suficiente por sí sola, tiene que ir acompañada de la política. La política, en un gobierno que no tiene mayoría en el Parlamento, no se hace sola, se hace con varias personas. Recojo el esfuerzo que se está tratando de proyectar con la presidenta del Senado, con Yasna Provoste entre otras personas, que están conversando un marco ordenador para ver cómo llegan de la mejor manera las ayudas.

-¿Pero usted cree que la presidenta del Senado y la oposición se van a conformar con que no haya tercer retiro? Porque quieren más ayudas, pero también tercer retiro.

-Pero en el fondo también hay mucha mirada electoral en todo lo que se está discutiendo y negociando. Veo el cálculo de la oposición, de decir “bueno, esto es un daño al gobierno, va a ser un daño”. A la vuelta de la esquina está la elección constituyente y municipal… Este es un año dramático en ese sentido, tenemos cinco elecciones en los próximos siete meses. Yo sí creo que nosotros como sector cometimos un error al no mirar políticamente y estratégicamente distinto el tema de los retiros. Es un tema, guste o no, que desde el día uno llegó para quedarse. Particularmente cuando tienes la discusión tradicional, que lleva en Chile 15 años, que es una de las causales del malestar de la gente que son las bajas pensiones. Pero por otro lado, tienes la situación de que la gente se siente dueña, ya no del 10% o del 20% sino que del 100%…

Nosotros como sector cometimos un error al no mirar políticamente y estratégicamente distinto el tema de los retiros”.

Chile hace mucho rato, en el marco de la reforma provisional, que es urgente, debió haber metido este tema, como ocurre en otros países como Australia, bajo ciertas condiciones, de devolución. La gente jubila un par de años más tarde, tiene la posibilidad de generar, en momentos determinados, los retiros, y eso es algo que debió ser institucionalizado…. Lo que pasa es que acá para bailar el tango se necesitan dos y la discusión previsional está trabada en el Congreso porque hay uno que no ha querido bailar tango durante todo este tiempo… Para mí por lo menos, salvo que me dedique a otra cosa y me devuelva a Colchagua a hacer vinos, la respuesta está en hacer política, en generar conversaciones, en recoger de las personas sensatas, como el senador Pizarro, el diputado Pepe Auth, y así hay muchas personas más que tienen la disposición de que las pulsiones de un país que está en crisis, se puedan canalizar a través de la política.

-¿Pero hacer política hoy para la UDI pasa por legalizar el tercer retiro?

-Para mí no, pero esto no es binario. Parte de la crisis en la que estamos es porque uno mira esta cuestión desde la lógica binaria y hay barreras que yo no traspaso.

-¿O porque es una línea roja los retiros entonces?

-Es que el primer retiro fue una línea roja que se cruzó. En algún momento el tema tributario para la coalición también era una línea roja que se estaría cruzando… Si tú miras esto desde la lógica de lo intratable, de que no estoy disponible para dar un paso adelante a conversar, bueno, mejor no conversemos, no hagamos política, que las decisiones al final vayan decantando solas, pero yo no creo en eso. Creo que el tema de los retiros, si es algo que tiene que institucionalizarse, no en el tercer retiro, porque esto está judicializado hoy, dejemos que sea el TC el que se pronuncie al respecto y veamos qué ocurre, si es legal ese tercer retiro y en función de esa decisión la política tendrá que tener sus respuestas.

Aquí hay recursos públicos que se ponen arriba de la mesa como probablemente nunca antes en la historia de una crisis se habían puesto”.

-Pero eso le va a perjudicar a ustedes, a los partidos de derecha, porque se supone que el resultado del TC se va a saber antes de las elecciones de mayo…

-Eso no está tan claro, eso depende mucho de procedimientos, del tipo de alegatos, de cómo se vaya desarrollando eso… Ahora, no creo que haya muchas diferencias, cuando me lo planteas desde el daño electoral, claro, si tenemos que tomar todas nuestras definiciones solamente pensando en el daño electoral, pucha, estamos en una situación complicada. Pero por otro lado, y creo que no se ha puesto arriba de la mesa, hay 15 millones de chilenos, más del 80% de la población, que van a recibir de aquí a las próximas dos semanas ayudas (…). Aquí hay recursos públicos que se ponen arriba de la mesa como probablemente nunca antes en la historia de una crisis se habían puesto. Estamos hablando de un IFE para casi 13 millones de familias, estamos hablando de promedio 300 mil pesos por familia, por tres meses, un millón 200 mil pesos. Hay un bono para la clase media de 500 mil pesos, y todavía hay un universo de personas que no se han visto beneficiados con las ayudas del Estado, porque al final acá hay burocracia, hay muchas personas que tienen que llenar una cantidad de formularios y entrar al aparato del Estado de una manera muy lejana, y sienten que el Estado no los ha ayudado. Hoy en tiempos de Big Data, de inteligencia artificial, es momento de que el Estado tenga la capacidad de modernizarse, para hacer transferencias directas a la gente de manera más eficiente, eso es parte de la reflexión…

-¿Es efectivo que la UDI le recriminó al Presidente que resuelve todo sin sus partidos, y actúa procurando que sus parlamentarios paguen los costos rechazando, por ejemplo, el tercer retiro, en un año de elecciones?

-Tuvimos una conversación bien sincera con el Presidente, yo le agradezco y valoro. El Presidente es una persona que tiene un montón de virtudes y también defectos como cualquiera de nosotros y en política probablemente los defectos se exacerban. Yo como presidente de la UDI tampoco me quiero quedar pegado en errores que hemos cometido, somos parte de una coalición, también tenemos pecados. Al final, no haber tenido la capacidad de ordenarnos en votaciones importantes, no haber tenido la capacidad de respetar la Constitución y las leyes, en cosas que son de iniciativa exclusiva del Presidente, también tenemos que asumir parte de nuestra cuota de la responsabilidad. Somos un partido y una coalición que tiene que darle un sostén al gobierno, sea en momentos fáciles, sean momentos de comodidad, o difíciles como el que estamos viviendo, y la única manera de salir adelante es todos juntos. Si nos empezamos a recriminar lo que pudimos haber hecho distinto, claro, es fácil ser general después de la batalla, yo hubiera hecho muchas cosas diferentes de cómo se han planteado durante estos últimos 2 años.

Somos un partido y una coalición que tiene que darle un sostén al gobierno, sea en momentos fáciles, sean momentos de comodidad, o difíciles como el que estamos viviendo”.

-¿Pero ha habido más deslealtad de parte de los partidos oficialistas, o desafección producto de que el Presidente se pretende salvar solo?

-Si el Presidente se hubiese querido salvar solo ni siquiera hubiese sido candidato a la presidencia, al final del día, con los tiempos que corren, ser Presidente y estar dispuesto a gobernar en momentos delicados… Para nadie es un misterio que el Presidente en su vida no necesita un cargo para vivir tranquilo, y desde esa perspectiva, me quedo con lo que tenemos que ser capaces de construir hoy como sector. El Presidente Piñera sacó una alta votación, y para muchas personas los temas más importantes por los que fue elegido fue generación de riqueza, economía, empleo, orden público, y hay una desafección respecto a un gobierno que, por distintas circunstancias como la pandemia o el estallido, no ha sido capaz de resolver. Pero para bailar el tango no se necesita solamente a un Presidente, acá muchos no hemos estado a la altura. Un Parlamento que presenta iniciativas inconstitucionales, que promueve e incita directamente con la presentación de proyectos de ley no solo inconstitucionales en materias exclusivas del Presidente, sino en términos de alteración del orden público… cuando quieres indultar a la mal denominada primera línea por situaciones de violencia, de destrucción. Cuando el Poder Judicial no se hace cargo tampoco de la efectividad de las investigaciones, de lo que tiene que hacer el Ministerio Público de investigación de delitos, lo que ocurre en La Araucana… es el Estado el que está fallando, no solo el Presidente. El Ejecutivo es el poder más importante de los tres, pero el Legislativo no ha estado a la altura, el Judicial no ha estado a la altura, y de nuevo, la respuesta está en la política.

La política se hace tomándote un café, sentados en el Congreso, debatiendo en el Parlamento… hoy la política se está haciendo por Zoom”.

Viene un proceso constituyente que nos tiene que tener con un espíritu distinto al que hoy impera en la clase política, con poco capacidad de acuerdo, con todo binario… están enojados con el Presidente y todos para un lado, enojados con la oposición, no nos ponemos de acuerdo. El país no avanza si la clase política no se pone de acuerdo, por muchas diferencias que podamos tener. Yo tengo diferencias profundas con Gabriel Boric, confié en él y en las personas con las que me senté en algún momento a suscribir el acuerdo del 15 de noviembre. Y no fue cumplido ese acuerdo. Tengo mucha desafección respecto de que firmamos un acuerdo y a las semanas seguía la violencia, nos cambiaron las condiciones del acuerdo en un montón de temas, y al final uno va viendo que la política tampoco se trata precisamente del cumplimiento de la palabra empeñada. 

-¿Pero ve que hay ánimo entre los UDI, que han votado con la oposición en este tercer retiro e incluso en el impuesto a los súper ricos? ¿Hay intenciones de plegarse al gobierno, en vez de seguir presionando por ayudas y apoyando el parlamentarismo de facto?

-Si el gobierno responde en llegar a ayudas que son casi universales, estamos llegando a más de 15 millones de personas, para muchas personas siempre va a ser insuficiente, el Estado tiene que tener la capacidad de ver cómo solucionar esos problemas. El año pasado se generaron situaciones que tienen que ver con los créditos, con alivio en los servicios básicos, de hecho, hay una discusión que se está dando para ver cómo se hace, legalmente, sin incumplir tratados internacionales, de dejar de pagar las cuentas así nomás, que el Estado se haga de aval, que haya responsabilidades. Pero esto no se hace porque a uno se le ocurrió una idea binaria en blanco y negro. Ese es el problema de la política hoy en Chile, no se sienta a conversar. Acá la política no ha conversado porque no hay muchos espacios para conversar físicos, reales. La política se hace tomándote un café, sentados en el Congreso, debatiendo en el Parlamento… hoy la política se está haciendo por Zoom.

-¿Usted cree que sin la pandemia y la política por Zoom no hubiéramos tenido un parlamentarismo de facto?

-Hubiese sido un poco más fácil….

-El  parlamentarismo de facto empezó antes de la pandemia, con las 40 horas.

-Sí, y al final, cuando empezó con las 49 horas y arrastró hasta el gobierno, terminó siendo 41…. Creo que hemos cometido errores, y los reconozco, son reales. Pero si la respuesta a eso va a ser recriminarnos los errores que hemos cometido, y no somos capaces de construir hacia adelante estamos renunciando a nuestro rol. No quiero renunciar a mi rol, sigo haciendo política, es lo que me corresponde, es lo que me obliga la Constitución, aunque sea el último, tendremos que seguir haciéndolo, y después veremos qué sigue ocurriendo con las decisiones que toma la democracia y los procesos electorales que tenemos. Pero sin lugar a dudas, hoy la política no ha estado a la altura, no ha estado a la altura del momento de crisis que ha vivido Chile, no ha cumplido la palabra empeñada cuando se llega a acuerdos como el del 15 de noviembre de 2019…

(La acusación al Presidente) es una línea que cruza cualquier límite de tolerancia democrática (…) no tengo ninguna duda de que el oficialismo va a estar absolutamente cuadrado respecto a lo indecente que se ve esa propuesta política”.

-¿Y usted cree que la acusación constitucional contra el Presidente tenga el efecto indirecto de unir al oficialismo, que hoy está dividido?

-No tengo ninguna duda que en eso el oficialismo, y he escuchado declaraciones de gente razonable también de la oposición, de que es una línea que cruza ya cualquier límite de tolerancia democrática. Los Presidentes electos terminan sus mandatos, hay ahí una línea roja, y no tengo ninguna duda que el oficialismo, en la UDI y todo Chile Vamos en eso va a estar absolutamente cuadrados respecto a lo indecente que se ve esa propuesta política. Entiendo que no se ha presentado todavía, pero es una amenaza que de alguna manera genera un ambiente bastante enrarecido.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO