Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 27 de marzo, 2019

Los tres cambios de versión de Dávalos sobre Machalí, Peñailillo y reunión con Luksic

Autor:

Javiera Barrueto

En la entrevista que dio, el pasado domingo, el hijo de la ex Presidenta Michelle Bachelet relató diversos pasajes del caso Caval, donde entregó visiones contrapuestas a su declaraciones previas. “No tengo problemas personales con Rodrigo Peñailillo” o “consideré que no era apropiado que fuera (Mauricio Valero)” a la reunión con el presidente del Banco de Chile; fueron algunos de los puntos donde mostró contradicciones.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cuatro años han pasado desde que estalló el caso Caval, en febrero de 2015. Desde entonces, el ex director sociocultural de la Presidencia e hijo de la ex Mandataria Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos, se ha explayado pocas veces sobre su participación en el caso. Su última aparición fue el domingo, luego de que hace cuatro años diera una entrevista y fueran públicas parte de sus declaraciones ante la Fiscalía.

En la entrevista con TVN , Dávalos se refirió a los terrenos comprados en Machalí, a su relación con el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo y su reunión con la cabeza del Banco de Chile, Andrónico Luksic. Al revisar estos episodios en sus declaraciones anteriores, existen diversos episodios donde el hijo de la ex Presidenta se contradice o entrega una visión distinta a las que ya  ha dado previamente.

Reunión con Luksic: ¿Por qué realmente Valero no fue al encuentro y sí lo hizo Dávalos?

Dávalos junto a su esposa, Natalia Compagnon, se reunieron con Luksic para gestionar un crédito de $6.500 millones para la empresa Caval comprara 44 hectáreas en Machalí. Y si bien en diversas declaraciones el hijo de la ex Presidenta ha descartado haber sido él quien solicitó el encuentro con el director del Banco de Chile, no ha existido claridad en sus declaraciones sobre por qué Mauricio Valero (socio de la empresa) no acude a la reunión con Compagnon.

El domingo, Dávalos señaló que, hasta la noche anterior del encuentro, Valero había confirmado su presencia para presentar el proyecto. Señaló: “Yo fui a la reunión del Banco de Chile porque la persona que tenía que ir, que era Mauricio Valero, yo consideré que no era apropiado que fuera porque no me gustaba como estaba haciendo cosas. Esa es la verdad”.

Sin embargo, esa versión contrasta con sus declaraciones ante el Fiscal Luis Toledo en abril de 2015 como señaló El Mercurio: “Yo acompañé a Natalia porque Mauricio no pudo ir, supongo que pasaba por problemas personales muy serios. Por lo que yo escuché en la reunión, esta se hizo porque estaba estancado el proceso del préstamo o del crédito”.

Y esto fue distinto a lo explicado en entrevista con El Mercurio, hace cuatro años, cuando dijo que asistió a la reunión porque “era trabajador dependiente de Caval” donde dice haber trabajado “entre julio de 2012 y febrero o marzo del 2014”. Además, el ex director sociocultural aseguró que Valero fue el principal impulsor de la reunión -a la que no asistió a pesar de ser uno de los socios- y que no tenía por objetivo “pedir un crédito, el crédito se venía tramitando hace rato” sino que era para “poder explicar más allá cuál era el proyecto”. Sin embargo, como dijo el domingo, Valero terminó por no asistir porque él consideraba que “no era apropiado” que fuera.

Machalí, de “me enteré por la prensa” a entregar detalles del proyecto

Con respecto a las 44 hectáreas que compró Caval en Machalí, cada vez se conocen más detalles. O al menos, Dávalos muestra tenerlos. Algo que en un principio no era así. Eso es lo que se desprende de sus declaraciones durante estos años.

En una entrevista con El Mercurio hace cuatro años, explicó: “Se presentó un proyecto que buscaba conseguir financiamiento para comprar un terreno y proyectar sobre él ingeniería yque al banco le debe haber parecido rentable(…) Este proyecto, entre comillas, se pagaba solo. En caso de cesación de pagos, como estaba el mismo terreno en garantía, el banco habría ganado igual”.

Sin embargo, en su versión ante los fiscales, que dio a conocer la prensa en 2015, dijo que “desconocía absolutamente los montos con los que trabajaba Caval” y agregó que “lo único que me preocupaba era que se pagara el crédito por las consecuencias que podía tener en nuestra casa habitación ante la falta de pago”, puesto que en caso de que no le pagaran los $6.500 millones, el banco embargaría su vivienda particular.

Además, Dávalos señaló a El Mercurio que sabía que el síndico Herman Chadwick “abrió esta oportunidad (del negocio)”, pero a la Fiscalía les dijo que del cierre del negocio se enteró por medio de la prensa: “Recuerdo que Natalia me habló de una especie de remate de un banco de unos terrenos en Machalí”.

Pero en su reciente entrevista, el hijo de la ex Presidente, entrega un pormenorizado detalle de los terrenos de Machalí… que se alejan de la versión “me enteré por la prensa”.

Dijo el domingo que Caval hizo “varios proyectos a pedido por Gonzalo Vial” y que después de que se cortó el nexo con el empresario, Caval “tomó varios de esos proyectos que habían sido desarrollados y que no habían terminado y, obviamente, como el know how era de nosotros, se hicieron propios”. Y detalló: “Los famosos terrenos de Machalí están frente a los terrenos de Gonzalo Vial y se había hecho con anterioridad todo un proyecto de desarrollo urbano atendiendo a todas las falencias que había en término de casas, servicios, etc. en todo ese sector, y pensando, además, en lo que era una noticia pública, que era la expansión de El Teniente”.  Agregó el ex director sociocultural de La Moneda que luego de que Vial decidió “no desarrollar ese proyecto, nosotros nos quedamos con todo, con los master plan, con todo. Y Mauricio Valero lo que hace es decir ‘si tengo esto desarrollado, ya invertí dinero, tiempo, voy a desarrollarlo yo mismo. Nunca hubo negocio especulativo sino que se trató de hacer un polo de desarrollo en esa área de la Región de O’Higgins”.

Información de Caval “utilizada por la G90” y “no tengo problemas personales con Peñailillo”, la dispar versión

El domingo también se refirió a la relación que mantuvo con el ex ministro del Interior Rodrigo Peñailillo. Descartó haber sido presionado por el “hijo político” de Bachelet -como es conocido- para que presentara su renuncia y aseguró que fue su decisión dar un paso al costado. Además rechazó la idea de tener una mala relación con el ex secretario de Estado. “Hay gente que cree que tengo problemas personales con Rodrigo Peñilillo, no tengo problemas personales con Rodrigo Peñailillo”, dijo Dávalos. Pero sí calificó como “deficiente” el manejo comunicacional del ex ministro tras la explosión del caso Caval. “Creo que él y es una opinión muy personal, vio las encuestas y creyó que iba a ser el próximo Presidente de Chile, y cuando alguien se obsesiona con algo como ser Presidente es capaz de hacer cualquier cosa”, sentenció.

Sin embargo, en su declaración del 21 de diciembre  de 2015 ante los fiscales Luis toledo y Sergio Moya, tuvo una versión mucho más crítica con respecto a la influencia del ex ministro. Incluso apuntó a dirigentes del PPD como el ex ministro Sergio Bitar, el senador Guido Girardi y el ex jefe de la Dirección de Protocolo del primer gobierno de Bachelet, Fernando Ayala.

Explicó ante los persecutores que su nombramiento en el cargo en Presidencia “generó una fuerte reacción adversa por parte del entonces ministro del Interior”. Y definió a la G90 como “un colectivo al interior del PPD” que lideraba Peñailillo. Apuntó, entonces, que el ex secretario de Estado “y su gente” tenían “todos los cargos repartidos” en las fundaciones que quedarían bajo su control. “Les vine a mover el piso y dejar sin efecto esa distribución”. Y señaló que eso “vino a agravar aún más la conflictiva y distante relación que yo tenía con el ex ministro Rodrigo Peñailillo”. 

Remató ante la Fiscalía (algo que obvió el pasado domingo): “Resulta claro que la información del negocio de Caval fue conservada y utilizada por parte del G90 o un sector del PPD para utilizar este caso y su cobertura mediática para bajar el perfil al caso Soquimich, que los involucraba”. Y agregó que “sin embargo, quienes utilizaron la información nunca imaginaron las enormes consecuencias de su decisión que finalmente terminó por costarle el cargo también al ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: