Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 16 de septiembre, 2016

Los millonarios negocios que se hicieron usando el nombre de la U. de Chile y que financiaron a políticos

Autor:

Uziel Gomez

Escándalos de sobresueldos, ejecutivos condenados por fraude al fisco, querellas del CDE por negociación incompatible, contratos inflados y asesorías inexistentes son parte del “expediente” judicial que acumula la Facultad de Economía y Negocios (FEN).
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por tercera vez en menos de 10 años la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile (FEN) está envuelta en medio de un escándalo judicial por denuncias de irregularidades financieras.

Se usó la facultad para pago de sobresueldos políticos”, confesó hace pocos días el ex director de Administración y Finanzas de dicha facultad, Manuel Olivares, ante la fiscal centro norte, Macarena Cañas, quien investiga  presuntos fraudes entre 2011 y 2012 por pagos a prestaciones no realizadas, entre los cuales se menciona al ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, cuando compitió como candidato a senador en 2013, lo que fue desmentido tajantemente por éste.

La fundación fue utilizada igual que en el caso MOP-Ciade, en que se usó la misma facultad para el pago de sobresueldos políticos”, afirmó Olivares, retrotrayendo una página oscura que afectó a la FEN entre 2001 y 2002.

Y es que en esos años se conoció el primero de los tres escándalos en que ha estado envuelta la facultad económica de la Chile, ya que fue utilizada por el Ministerio de Obras Públicas para pagar sobresueldos a 33 funcionarios públicos de Concesiones, a través de contratos inflados con el Centro de Investigación Aplicada para el Desarrollo de la Empresa (Ciade), dependiente de dicha facultad.

El juicio por fraude al fisco terminó en una condena de 541 días remitidos al entonces director de Ciade, Nassir Sapag; al director de Obras Públicas, Eduardo Bartholin; y al jefe de gabinete del subsecretario del MOP, Juan Carlos Latorre, Gonzalo Castillo. Al ex jefe de finanzas de la U. de Chile, Armando Álvarez, le dieron 41 días remitidos.

En medio de la extensa investigación judicial que dirigió la ministra Ana Gloria Chevesich, se suicidó Enrique Rafael Ponce de León, ex jefe de proyectos del Ciade y sometido a proceso por el delito de estafa al Fisco por $31 millones.

La crisis política que se generó llegó hasta La Moneda, ya que salpicó al entonces Presidente Ricardo Lagos porque dicha práctica se habría realizado también mientras era ministro de Obras Públicas, según varios testimonios en la causa judicial.

“Si no hubiese sido por este tipo de contratos, difícilmente pudiésemos haber hecho lo que hicimos en Obras Públicas desde 1995 en adelante, primero en Concesiones y después como ministro”, dijo Carlos Cruz, quien debió renunciar al MOP en medio del caso y debió cumplir prisión preventiva.

Entre otras irregularidades, se detectó que el director del Ciade,  Nassir Sapag, autorizó pagos a empresas de su propiedad y de su cónyuge, contrató a su hermano y sobrino y pagó por proyectos convenidos con la facultad sin que se hubieran realizado.

La polémica fundación de la Chile que facturaba $4 mil al año

Tras la crisis, en 2003 la Universidad de Chile intentó corregir los errores creando la Fundación Facultad  de Economía y Negocios, de derecho privado y sin fines de lucro y con el objetivo de investigar, estudiar, fomentar, difundir y ejecutar “toda clase de actividades relacionadas con las ciencias económicas y administrativas”. Su directorio lo integraron el decano, el vicedecano, los directores de los departamentos de Administración, Sistemas de Información y Auditoría y Economía, el director de la escuela de postgrados y tres consejeros.

Comenzó a funcionar en 2005 pero al poco tiempo volvió a las malas prácticas, ya que en 2008 se descubrieron millonarios autocontratos de algunos directivos de la fundación, que llegó a facturar $4 mil millones. La Fiscalía y la Contraloría volvieron a poner su atención en dichas irregularidades.

Incluso, el Consejo de Defensa del Estado presentó una querella criminal por negociación incompatible en contra de Carlos Maquieira, directivo de la FEN, quien hizo dos estudios a través de la sociedad de inversiones Maquieira y Caro Ltda, que tiene con su señora Lorena Caro.

El tercer escándalo es el actual, que se inició cuando la propia fundación denunció ante la fiscalía millonarias irregularidades entre 2011 y 2012 por $226 millones perdidos por asesorías que no se justificaban y retiros de dineros sin explicar, que también fueron detectadas por un sumario de la Contraloría.

Por ejemplo, se impugnaron $113 millones pagados por asesorías de imagen y posicionamiento en circunstancias que la fundación “no tiene existencia pública hacia afuera porque sólo hace trabajos para la facultad. No tiene sentido darle imagen a algo que no la necesita”, según reconoció el decano Manuel Agosín.

Otra irregularidad detectada fue que Olivares contrató en la fundación a su entonces pareja Andrea Fuentealba Ott con un sueldo de $8,3 millones como “gerenta de productos” sin tener un título profesional, y sin que quedara registro de su trabajo. En otro caso desapareció el reintegro de US$.1778 que rindió una académica tras un viaje a Brasil.

El refugio de políticos de la NM

La fundación triangulaba contratos que les permitían a varios académicos y políticos recibir millonarios honorarios que superaban incluso el sueldo del rector de la universidad. Varios ex funcionarios acusaron a dicha entidad de ser un exclusivo club cuya función era desviar dineros recaudados como “overhead” o comisión por sus gastos administrativos.

Cuando en marzo de 2010 Alberto Arenas dejó la dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda llegó a trabajar a la fundación a dictar cursos de diplomado. Al año siguiente consiguió la encuesta de protección social en América Latina con el Banco Interamericano de Desarrollo a través de la fundación, que le pagaba, a su vez, $8,8 millones.

“Nunca fue académico y no tuvo nunca un contrato con la facultad. Sí tuvo contratos con la fundación por proyectos que él gestionó para el Centro de Microdatos”, aseguró a Ciper en 2014 el decano Agosín.

Según relatan a este diario personas que estuvieron vinculadas a la fundación, ésta se utilizaba como el “gran paraguas” en que se hacían diferentes negocios con el nombre de la Universidad de Chile, y que había escaso control de los recursos.

Se vendían cursos de capacitación y diplomados a empresas bajo el alero de la universidad, se hacían millonarias asesorías y participaban también en ingentes concursos públicos. “Muchas veces se utilizaba para incrementar las rentas de los académicos”, señalan.

La cruzada contra el lucro en las universidades privadas del rector Vivaldi

ennio-vivaldiSin embargo, los escándalos financieros que han sacudido a la Universidad de Chile -por los millonarios negocios que funcionarios han realizado bajo el techo de la entidad- no han sido impedimento para que su rector, Ennio Vivaldi, las emprenda contra el supuesto lucro que cometerían algunas las casas de estudio privadas, en medio de la polémica con las instituciones del grupo norteamericano Laureate, que es dueño de las universidades Las Américas, Andrés Bello, Viña del Mar, y los institutos profesionales AIEP y Escuela Moderna de Música.

El también presidente del Consorcio de Universidades Estatales (Cuech), aseguró en mayo que “es evidente que hay lucro en algunas universidades y a lo mejor establecer un sistema privado con regulación para el lucro puede ser la única solución o la mejor solución. Eso requiere de un estudio”.

Vivaldi agregó que “es impensable que venga Laureate y que venga medio mundo a instalar universidades para no lucrar. Habría que pensar cómo pudieron juntarse tantos San Francisco de Asis en una sola vuelta, es difícil que eso pueda ocurrir”.

El mes pasado, en un viaje a Estados Unidos volvió a arremeter contra dichas universidades, al preguntarse por qué en dicho país “no se puede no reconocer el lucro y por qué en Chile hasta aquí ha sido tan fácil lucrar sin que nadie los pille? Esa no deja de ser una buena tarea para este proyecto”, en referencia a las lagunas que tiene, según él, la reforma a la educación superior que impulsa el Gobierno.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: