Publicado el 11 de septiembre, 2019

Las prevenciones del laguismo al proyecto de «40 horas»

Autor:

Javiera Barrueto

El ex ministro de Economía y de Presidencia, Álvaro García, asegura que la reducción de la jornada laboral «es mucho más complejo de lo que se está discutiendo» y que se «requiere de más estudios y de la opinión de los sectores afectados». En la misma línea, el ex titular de Educación, Sergio Bitar, sostiene que se debe «encarar el tema con seriedad y con rigor para que los efectos sean positivos para los trabajadores y no afecten el crecimiento». Estas voces se suman a otras figuras cercanas al ex Presidente Lagos, quienes han puesto alertas sobre el proyecto promovido por Camila Vallejo y Karol Cariola.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Pácticamente no ha habido discusión sustantiva». Así describe el ex ministro de Economía, Álvaro García, el debate que se ha generado por el proyecto de ley que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas, impulsado por el Partido Comunista. Según explica el laguista, y también ex secretario general de la Presidencia, «eltema es mucho más complejo de lo que se está discutiendo”, por eso sostiene que se debe escuchar a todos los actores. 

En conversación con El Líbero, agrega que el tema que “requiere de más estudios y una opinión de los sectores afectados que son los empresarios y los trabajadores. Lo más sano que podemos hacer es escuchar qué tienen que decir”. Y ante la flexibilidad que se ha planteado en el proyecto del gobierno, García sostiene que “es un tema que Chile tiene que discutir”.

De esta forma, el laguismo entra al debate de las «40 horas». Sin estar en contra de que se ponga el tema sobre la mesa, figuras cercanas al ex Mandatario Ricardo Lagos encienden las alertas ante el proyecto de las diputadas del PC, Camila Vallejo y Karol Cariola.

Se requiere de más estudios y una opinión de los sectores afectados, que son los empresarios y los trabajadores. Lo más sano que podemos hacer es escuchar qué tienen que decir», señala Álvaro García, ex ministro de Economía de Frei y ex Segpres de Lagos.

Califica como una “gran noticia” la mesa de trabajo desarrollada por la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Conapyme y las centrales sindicales. “Cualquier discusión sobre esta materia tiene que considerar la opinión de esos actores”, señala. Y agrega que  se debe mirar «todo el conjunto», es decir, «capacitación laboral, temas previsionales, temas de horas, todos afectan el costo del trabajo y no podemos discutir en uno sin pensar en el otro».

Coincide con García otro ex ministro laguista: Sergio Bitar. Desde Suecia, hace un alto en su agenda como vicepresidente del Institute for Democracy and the Electoral Assistance, para entregar su visión a El Líbero. “La economía mundial que viene requiere mecanismos de flexibilidad en el tiempo, trabajo parcial, trabajo a distancia, trabajo de gente de freelance”, afirma Bitar. Pero aclara que la flexibilidad debe ir “acompañada de protección social”.

Además, subraya que «hay que encarar el tema con seriedad y con rigor para que los efectos sean positivos sobre los trabajadores y no afecten el crecimiento. Ahora, eso puede requerir más tiempo de análisis, más que choques ideológicos. La experiencia mundial demuestra siempre que es mejor una política de gradualidad para ir ajustando en el camino».

Precisamente en torno a la gradualidad no ha existido consenso, puesto que el Partido Comunista planteó tres años para las pymes, la Democracia Cristiana propuso una indicación de cinco años para ese tipo de empresas, mientras que el gobierno señaló que deben ser ocho años.

Hay que encarar el tema con seriedad y con rigor para que los efectos sean positivos sobre los trabajadores y no afecten el crecimiento. La experiencia mundial demuestra siempre que es mejor una política de gradualidad para ir ajustando en el camino», señala el ex ministro de Educación, Sergio Bitar.

Incluso, el ex ministro asegura que se debe priorizar en la discusión de la reforma previsional, puesto que «si uno hace todo junto y todo de golpe, los resultados suelen ser difíciles. Por lo tanto, conviene dar el paso previo de las pensiones». Y es que a su juicio, la reducción laboral debería ser un proceso gradual por las coyunturas económicas que podrían afectar a nuestro país en los próximos años.

«Requerimos de un ajuste en el tiempo y hacerlo más lento si queremos proteger a los trabajadores que pueden ser reemplazados por automatización o si queremos proteger a la pequeña y mediana empresa. No olvidemos que la vez anterior lo hicimos así, el Auge lo hemos hecho así, la Reforma Procesal Penal la hemos hecho así, la instalación de los servicios locales de educación lo estamos haciendo gradualmente», sostiene Bitar.

A las voces de la centroizquierda, además, se suma quien fuera uno de los fundadores del PPD e integrante de sus filas hasta el 2017, José Joaquín Brunner. El ex ministro secretario general de Gobierno, y cercano laguista, criticó la «falta de sustento técnico o intelectual» de las iniciativas que impulsa tanto el gobierno como la oposición.

Lo más probable es que la gente va a usar esas horas para trabajar en otras cosas. O sea, más bien va a tender a aumentar en cierta franja el trabajo informal, la gente va a buscar en otra parte dónde complementar su sueldo», señaló José Joaquín Brunner en La Mirada Líbero en Agricultura.

«La justificación para hacer todo esto es que va a alivianar el agravio del exceso de trabajo y que la gente va a ir más a museo y a cines. Pero es una cosa absurda, lo más probable es que la gente va a usar esas horas para trabajar en otras cosas. O sea, más bien va a tender a aumentar en cierta franja el trabajo informal, la gente va a buscar en otra parte dónde complementar su sueldo”, aseguró Brunner el 5 de septiembre en “La mirada Líbero en Agricultura”.

Ya un día antes, el senador y presidente de la comisión de Hacienda, Ricardo Lagos Weber, se había sumado al debate. Destacó que es probable que se apruebe la iniciativa, pero lo que se debe “analizar bien ahora es la gradualidad adecuada y si es necesario tener otras válvulas que permitan procesar eventuales shocks negativos en los próximos años”. Y agregó: “Hacer todo esto mal es muy arriesgado para trabajadores y empresas”.

Y una de las voces más críticas se levantó el domingo pasado. El economista, laguista y ex socialista, Óscar Guillermo Garretón escribió la columna “La pesadez de su liviandad” en La Tercera, donde aseguró que el proyecto de la oposición es una “ola de irresponsabilidiad”.

Echo de menos esa centroizquierda preocupada de los pobres y humildes de Chile, antes que de encuestas, de escaramuzas oposición-gobierno y de golpes mediáticos», esribió Óscar Guillermo Garretón en su columna de La Tercera.

Eso sí valoró las advertencias que han hecho figuras de centroizquierda como el presidente del Banco Central, Mario Marcel; los ex ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés (PPD) y Manuel Marfán (PS); la economista Andrea Repetto y el ex decano de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Joseph Ramos, entre otros.

“Echo de menos esa centroizquierda preocupada de los pobres y humildes de Chile, antes que de encuestas, de escaramuzas oposición-gobierno y de golpes mediáticos. La política está oprimiendo Chile con la pesadez de su liviandad”, señaló Garretón en la columna.

Y el 20 de agosto, el mismo ex Presidente Ricardo Lagos también se pronunció al debate por las 40 horas, destacando que durante su gobierno se redujo en tres horas la jornada laboral. Eso sí valoró que se haya hecho de forma gradual, puesto que la ley aprobada en 2001 recién entró en funcionamiento cuatro años más tarde.

“Durante mi gobierno se redujo la jornada laboral de 48 a 45 horas semanales. La ley de 2001 entró en funcionamiento en 2005, dándole esos años a los empresarios para adecuarse a la nueva realidad. En ese tiempo nos enfrentamos las mismas críticas amenazantes que escuchamos hoy, aumentaría la cesantía o se reduciría la productividad. Nada de eso sucedió”.

Y agregó: “Si Chile crece, el desafío es transformarnos en una sociedad que permita que ese crecimiento llegue a todos sus trabajadores, asegurándoles un sistema laboral más justo y una mejor calidad de vida”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: