En el restorán de Lastarria 105 las pérdidas fueron cercanas a un millón de pesos. Ubicado casi en la esquina con Padre Luis de Valdivia, Utopía abrió sus puertas como de costumbre; los clientes llegaron, las mesas en un costado de la calle estaban preparadas, al igual que las rejas amarillas y las macetas que cubren la improvisada terraza. Pero esta vez, el cierre fue abrupto y antes del toque de queda: una tropa de manifestantes arrasó con el mobiliario y causó la huida de los comensales.

Fue entre las 20:00 y las 20:30 horas del viernes 30 de julio cuando un grupo de personas encapuchadas inundó la avenida José Victorino Lastarria de la comuna de Santiago. Bajo consignas que pedían libertad de los detenidos en el estallido social arremetieron contra el lugar. Tras el despliegue de Carabineros se generó un enfrentamiento que terminó con gases lacrimógenos y carros lanza aguas en medio de las terrazas destruidas.

Los disturbios se extendieron hasta Plaza Baquedano donde hubo desvíos de tránsito, dos paraderos quemados, un manifestante herido por la explosión de un spray y el cierre de la estación de Metro. 

A pocos días del último incidente, el aroma a pintura fresca inunda las esquinas del barrio. La iglesia de la Veracruz está bañada de rosado oscuro, manchado. En los antiguos edificios amarillos, lilas y blancos resaltan grafitis, dibujos y afiches semi despegados.

Orlando Ramírez es el administrador de Utopía hace más de un año y asegura que hechos como los del 30 de julio son recurrentes en el barrio: “Todos los viernes, típico. Ya tenían como dos semanas que no pasaba, pero sigue pasando”. Afirma que la pérdida económica fue superior a los 700 mil pesos, entre quienes se fueron del lugar y escaparon de la turba, sumado a todos los utensilios que se cayeron, además de los platos, mesas y sillas.

Residentes y locatarios miran con resignación como la violencia se ha instalado, sobre todo los viernes después de las 19:00 horas. 

Mientras ordena sus libros en una repisa, a un costado de la vereda, el vendedor de Libros Chile, dice que no tiene otra opción que atender hasta que anochece. Lleva más de 20 años trabajando en el barrio y cree que entre los problemas de los comerciantes, también está la falta de ventas en la pandemia y el cierre de los locales luego del estallido social. 

Las peticiones a Hassler

Tras los disturbios y a la mañana siguiente, la alcaldesa Irací Hassler llegó hasta el barrio para reunirse con los locatarios afectados. Asimismo, compartió un video en sus redes sociales donde condenó la violencia y aseguró que lamenta profundamente “el daño causado al barrio Lastarria». “Nuestra solidaridad y acompañamiento a las vecinas y vecinos en la afectación de su calidad de vida, así como también al comercio barrial”, dijo. 

Pero los locatarios creen que se deben tomar acciones. Ramírez aseguró que espera “que la alcaldesa se ponga de acuerdo con los Carabineros, que les pongan medidas, un freno, tanto desde la Alameda, como desde el parque para que no afecten. Es algo que se puede manejar entre Carabineros con la alcaldesa, yo lo veo así”.

El candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Sichel fue hasta la Galería Lastarria y se reunió con algunos representantes del comercio, dueños de locales y vecinos del sector para hablar sobre sus principales demandas. Entre las solicitudes más repetidas está el resguardo de la seguridad, el fomento de las actividades y la manutención del sector que fue reconocida como zona típica en 1997. 

En la instancia, el presidente de los empresarios y emprendedores del Barrio Lastarria, Alfonso Molina, aseguró que los daños han sido importantes desde el inicio del estallido social y posteriormente con la pandemia. «El daño que hay que rescatar o darle importancia es el psicológico, moral y el que sucede en las familias que están detrás de los trabajadores y sobre todo el daño que se le está haciendo a los barrios patrimoniales de la zona centro de Santiago y que tienen un carácter cultural muy importante. Eso a nosotros nos preocupa muchísimo”.

Sobre el rol de la alcaldesa, el líder afirmó: “Se apersonó aquí, encontramos muy importante que la máxima autoridad municipal haya visto cómo estamos afectados. Ella vive aquí, conoce muy bien los barrios de Lastarria, Bellas Artes y de la zona cero”. 

Molina aseguró que hoy tienen una reunión con la edil para abordar las principales inquietudes de los comerciantes: “Tenemos una mesa de trabajo con ella para buscar soluciones y que estas cosas no vuelvan a suceder. Ella lo condenó y a nosotros nos parece muy importante. Condenar la violencia en cualquiera de sus tipos y venga de donde venga”.

En la misma línea, Héctor Vergara, presidente de la junta de vecinos de Parque Forestal, dijo que «existe una posibilidad de que todos los que vivimos acá, que somos seis mil personas, y los que nos visitan vivamos en un barrio calmo. Ahí tenemos que empatizar todos, validar los sentimientos del otro y lograr trabajar como lo acaban de presentar, a las nueve de la mañana junto a la alcaldesa y quienes quieran trabajar por este barrio”.

Tiene que darse una mesa de trabajo o mejor dicho una mesa de diálogo para poder llegar a una solución que sea permanente y duradera para los sectores de la zona cero. Yo creo que estamos muy aquejados”, expresó Vergara.

En la cita, Sichel destacó la función de los emprendedores y aseguró que, tal como sucedió el viernes, a veces se descuida la misión de cuidar a los emprendedores, sus negocios, además de perseguir y protegerse de los que cometen delitos en barrios como este. “Este es un lugar donde  ocurre la integración, donde nos encontramos, un espacio que es de todos, de la comunidad y cuando abandonamos el centro lo que estamos dando es la señal equívoca de que parece ser que no queremos cuidar la ciudad que es de todos y que solo le pertenece a algunos pocos”, dijo.

La paz social y la violencia que se ha reiterado en el centro de Santiago ha sido parte del debate entre los candidatos a La Moneda. El domingo, en entrevista con El Mercurio, la precandidata de la Democracia Cristiana, Yasna Provoste aseguró que su sector garantizaría recuperar la gobernabilidad y “la paz social que se ha extraviado”. 

Ante ello, el candidato de Chile Vamos, Sebastián Sichel respondió: “Lo que digo siempre, humildad. Ellos tienen una consulta ciudadana, no pudieron hacer una primaria, no se han puesto de acuerdo en lo básico, creo que deben resolver sus problemas antes para garantizar primero que tienen un pacto de gobernabilidad, antes de la soberbia de decir que solo ellos pueden garantizar algo”. 

Ayer el candidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast, en compañía de la constituyente Teresa Marinovic también visitaron el barrio Lastarria. El candidato republicano planteó: “¿Dónde está la autoridad para que persiga y sancione a los violentistas que atentan en contra de emprendedores?”.

 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta