Actualidad Deportiva es presentado por:
Publicado el 30 de junio, 2019

Las claves de Chile son el buen fútbol y la fortaleza sicológica

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

La Selección Chilena de Fútbol, demostró que sí se puede. El triunfo por vía de los penales de La Roja ante Colombia es de un mérito extraordinario, por la forma que se desarrolló el partido y por el equilibrio psicológico de los jugadores chilenos, que supieron soportar y tolerar la “arbitrariedad del árbitro” Néstor “caradura” Pitana. Un juez prepotente, egocéntrico y teatrero, que naturalmente es un hombre ad-hoc y útil al sistema FIFA. Menos mal que ganamos, porque si no hoy estaríamos hablando de un “principio de escándalo”.

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Es difícil comentar el último partido de Chile, que nos lleva a estar entre los cuatro mejores de América. Es difícil, porque queramos o no, los que vibramos con el fútbol, los que sentimos pasión por La Roja y les tenemos buena a los Vidal, a los Alexis, a los Medel y a los Charles Aránguiz, nos cuesta ser objetivos y sustraernos de lo acontecido en la cancha ante los colombianos y tampoco aceptar a este “trasnochado VAR”, que está muy lejos de impartir justicia, pues ante las mismas jugadas los árbitros aplican criterios distintos.

Mas allá de si el gol de Aránguiz a los 17’ fue bien o mal anulado por el “supuesto” fuera de juego, lo impresentable de esta situación fue la forma en que el árbitro aplicó el criterio para sancionar. Primero validó el gol e indicó con su brazo el centro de la cancha para que los cafeteros reiniciaran el juego, ningún colombiano reclamó. Segundo, escucha por el audífono que hay VAR y que lo están analizando. Tercero, Pitana hace un cuadrado con sus manos, gesto que significa que acudirá a revisar la pantalla. Cuarto, se arrepiente de ir a mirar el monitor y anula directamente el gol. Raro ¿verdad?, muy raro, rarísimo. Este VAR de la Copa América no tiene nada que ver con el del Mundial de Rusia 2018.

En resumen, este Chile que esta valorizado en USD 148 millones fue superior en todos los aspectos del juego a Colombia, que está tasado en USD 362 millones y a pesar de esta diferencia de planteles, La Roja fue un justo ganador. Lo exhibido por Brasil, con un plantel valorizado USD 1.104 millones, y Argentina, que vale USD 743 millones, ha sido pobrísimo, hasta ahora podríamos decir que se trata de dos “equipitos”.

Brasil no pudo descifrar la previsible “telaraña defensiva” presentada por Paraguay, que, con un costo de su plantel de USD 97 millones, se las ingenió para que la “verdeamarela” no le hiciera goles en el tiempo reglamentario. Argentina, por otro lado, si bien ganó 2×0 a Venezuela (USD 70 mill), es un marcador “engañoso”, pues por lo visto en la cancha, perfectamente la albiceleste pudo llegar a definir con la “Vinotinto” también por la vía de los penales. Para muestra un botón, ¿se acuerdan de Jefferson Soteldo, el de la U. de Chile? Bueno, Soteldo en este encuentro parecía Lionel Messi y Messi parecía nada.

La próxima semana nos enfrentaremos a Perú y si nos va bien con los del Rimac, nos enfrentaremos a Brasil o Argentina en la final, tengo la confianza que estamos como para campeonar. Pero mi abuelita solía decir, “hoja por hoja se come la alcachofa”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: