Publicado el 29 de agosto, 2019

Las armas de Chahin en el Senado para que se respete su acuerdo con el gobierno en la reforma tributaria

Autor:

Javiera Barrueto

La firma del protocolo de acuerdo que aprobó la mayoría de los diputados, la ratificación de los estatutos del partido con el 70% de aprobación, contar con la Junta Nacional a su favor y el posicionamiento de la colectividad en las encuestas, son algunos de los puntos a favor del líder de la DC. Estos factores deberá usarlos en las negociaciones con el impredecible comité de senadores del partido. Al revisar sus votaciones desde marzo de 2018, Jorge Pizarro ha sido el legislador de la colectividad que en menos ocasiones ha rechazado proyectos impulsados por el Ejecutivo, mientras que en el otro extremo se ubica Yasna Provoste.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace una semana la reforma tributaria consiguió uno de sus mayores logros: ser aprobada en general y en particular en la Cámara de Diputados, con el respaldo de ocho parlamentarios de la Democracia Cristiana; tras el acuerdo logrado entre la mesa que lidera Fuad Chahin y el Ejecutivo. El martes -al regreso del receso distrital- se empezaría a discutir en la comisión de Hacienda en el Senado. En ese camino se podría encontrar con mayores obstáculos para cumplir los plazos que se impuso La Moneda: despachar la iniciativa antes de fin de año.

Si bien -hasta ahora- el Gobierno consiguió una negociación fluida con la Democracia Cristiana a través de la firma del protocolo de acuerdo, el escenario podría cambiar en la Cámara Alta. Según comentan en el partido, los cinco senadores se manejan por una “agenda propia”. Es por esto que las opciones de directiva la se restringen para establecer un acuerdo con el comité. Pero de todas maneras, el presidente del partido comenzó a tender “puentes” a través de llamadas a los senadores e incluso comentan que se estaría acercando a los parlamentarios mediante “terceros”.

Pero en estos 17 meses que han transcurrido desde que comenzó el gobierno de Sebastián Piñera, ya está sobre la mesa las votaciones del comité DC. Así, hay claridad en cómo se han comportado en la Cámara Alta los representantes de la Democracia Cristiana. Escenario que le permitiría a la mesa del partido realizar una lectura sobre la actuación de los senadores para desarrollar las conversaciones.

Un factor clave en estos momentos es el electoral. Entre los senadores hay al menos dos presidenciables: Ximena Rincón y Francisco Huenchumilla, y dos enfrentan elección en su circunscripción en 2021: Carolina Goic y Jorge Pizarro. A los cuatro se suma una irreductible Yasna Provoste.

Este escenario le permite a Chahin usar ciertas «armas». Tiene a su favor la Junta Nacional del partido, máxima instancia de la colectividad que en marzo aprobó un voto político en que se definen como «un partido con vocación de diálogo». La orgánico interna ha respaldado a la actual mesa y su estrategia. Esto se vio, por ejemplo, en el Consejo Nacional de mediados de abril. En la ocasión se aprobó la decisión de la directiva y de los diputados de aprobar la idea de legislar la reforma tributaria.

Además, el presidente de la colectividad fue capaz de sortear una valla interna el pasado 30 de junio, luego que se ratificara por más del 70% los estatutos en un reférendum presencial, en el que votaron más de siete mil militantes. Y los senadores saben que es clave tener el apoyo del partido para cualquier opción electoral que decidan tomar hacia adelante. 

El posicionamiento de la colectividad dentro de la oposición ha traído, además, buenos resultados en los sondeos. La Democracia Cristiana aparece en los primeros lugares de aprobación entre los partidos de la ex Nueva Mayoría. De hecho, en la encuesta Cadem del 15 de julio, la DC consiguió un 8% de respaldo, seguido por el PS (7%) y el PPD (5%).

Estos elementos pesarán al momento de las negociaciones. Más aún en un grupo diverso de senadores, algo que se ve al revisar cómo han votado los proyectos del Ejecutivo. De las 151 iniciativas impulsadas por La Moneda -o que provienen de la administración anterior, pero con alguna indicación de este gobierno- Francisco Huenchumilla es el senador que en más oportunidades ha votado a favor: 106 veces. Luego se posiciona Carolina Goic, quien ha dicho que sí en 101 votaciones, mientras que Yasna Provoste se ha inclinado por respaldar 92 iniciativas. Un voto más abajo se queda Jorge Pizarro ,y Ximena Rincón es la parlamentaria que en menos ocasiones ha respaldado los proyectos, con 84 votaciones.

Al revisar sus votos de rechazo hacia un mensaje presidencial, Pizarro es el menos «obstruccionista»: solo ha votado 9 veces «no», le sigue Goic con 14 votaciones en contra de alguna iniciativa del gobierno, luego vienen Huenchumilla y Rincón con 16, y Provoste aparece «más negativa» con 22 votaciones contra el Ejecutivo. 

El «pacto de no agresión» entre Provoste y Chahin

A mediados de julio, en el marco de su gira nacional, Chahin se desplazó a una de las últimas regiones que le faltaba por visitar: Atacama. Precisamente en Vallenar coincidió con la senadora Provoste en un debate partidario. Y si bien desde la colectividad describen el encuentro como una forma de dejar claro que no existen “caudillismos” en la DC, también describen la reunión como una vía para hacerle un “guiño” a la jefa de bancada.

Durante esos días, el líder de la Democracia Cristiana valoró el rol de la senadora en un diario regional. “En Atacama tenemos un tremendo liderazgo que es el de la senadora Yasna Provoste. Pero el desafío es que no solo tengamos un gran liderazgo y ahí creo que tenemos una tarea pendiente en la región, eso nos preocupa”, dijo en aquella ocasión.

Asimismo, en la DC destacan que a la senadora le asignaron la comisión de Educación del partido, área en la que -en la mayoría de los temas- ha coincidido con la visión de la mesa. Ha estado en línea con Chahín en Admisión Justa y en el cambio en la malla curricular en Historia. Eso sí, advierten que cuando las diferencias están, cada uno mantendrá su opinión como en el caso de Aula Segura.

La senadora es parte de una oposición más “dura”. Se ha enfrentado a la ministra de Educación Marcela Cubillos y recientemente a la vocera de Gobierno. Fue la representante de Atacama quien llegó hasta la Fiscalía Nacional para denunciar a Cecilia Pérez, por “posible delito de omisión de denuncia”. Ello, luego de que la secretaria de Estado interpelara al Partido Socialista para que aclarara posibles vínculos con el narcotráfico.

Al revisar sus votaciones, Provoste en más de una ocasión optado por el «no» incluso marcando la diferencia con el resto del comité. Por ejemplo, en la votación del 19 de diciembre del año pasado -a diferencia del resto de senadores DC- se restó del proyecto en segundo trámite que crea el Consejo Fiscal Autónomo. Y el 2 de abril de este año también le entregó una negativa al proyecto que modifica la ley que establece Bases de los procedimientos Administrativos, en materia de documentos electrónicos. Proyecto en que Huenchumilla, Pizarro y Rincón se abstuvieron, a diferencia de Goic que le dio el visto bueno. Y optó por abstenerse en la ley corta antiterrorista.

La agenda presidencial de Huenchumilla y Rincón

El senador Francisco Huenchumilla es otro de los nombres asociados a la disidencia de la colectividad. Incluso, fuentes cercanas a la mesa, reconocen que la relación entre Chahin y el legislador por La Araucanía es “tensa” aunque en ocasiones mantienen el contacto. Además, en el partido consideran que el perfil del ex intendente es “pragmático”, es decir, conversa en solitario con el Ejecutivo.

Y así, dicen, se habría demostrado en la discusión de la ley corta Antiterrorista. Si bien el senador presidió la comisión de Constitución en la Cámara Alta el año pasado, la iniciativa no avanzó durante ese periodo, pese a que el Ejecutivo hizo presente 15 urgencias legislativas. Y a un día que se votara en el Senado, Huenchumilla dijo rechazar la propuesta del gobierno, pero 24 horas después apostaba por empujar un acurdo con el gobierno. Sin embargo, tras ser cuestionado por parte de la oposición, finalmente terminó votando en contra. En la ocasión fue el único senador DC que rechazó el proyecto, puesto que Goic, Pizarro y Rincón lo aprobaron, mientras que Provoste se abstuvo.

Además, la figura de Huenchumilla ha sonado como una de las posibles cartas presidenciales de la tienda. De hecho, el año pasado la senadora Provoste apostó sus cartas hacia el ex intendente. “La centroizquierda tiene una cantidad enorme de liderazgos y es importante que también tengan un espacio. Mi candidato es Francisco Huenchumilla y lo apoyaré en todas las tareas que él quiera emprender en ese ámbito. Pero creo que también, junto con la unidad, tenemos que aprender de las lecciones vividas y eso significa buscar un candidato único”, señaló en entrevista con The Clinic.

Pese a su perfil duro, es el legislador DC  ha optado por el «sí» en 106 votaciones  a iniciativas impulsadas por el gobierno, mientras que en 16 ocasiones le ha entregado un «no».

Otra carta presidenciable es la senadora Ximena Rincón, quien a principios de julio explicitó su interés de participar en una carrera a La Moneda. El anuncio fue bien evaluado en el partido, pues así le “notificaron” a la centroizquierda que también tienen una opción con miras a los comicios de 2021, según explican.

En la colectividad reconocen que la relación entre Chahin y Rincón es “fluida”, lo que permitiría el constante contacto entre ambos dirigentes. De hecho, la senadora fue nombrada presidenta de la comisión de Sostenibilidad y Productividad del partido. Y desde ahí, en la tienda de Alameda 1460, apuestan por posicionarla en el área económica, punto en el que consideran que la gestión del gobierno aún está “al debe”.

Rincón se ha inclinado por no respaldar las iniciativas del Ejecutivo en  16 votaciones. El 15 de mayo pasado, rechazó -a diferencia de sus pares democratacristianos- el nombramiento como miembros del Consejo Fiscal Autónomo a Paula Benavides, Jorge Desormeaux, Aldo Lema, Jorge Rodríguez Cabello y Gonzalo Sanhueza.

Pizarro y Goic, los senadores que enfrentan elección en sus regiones

En 2021 corresponden elecciones senatoriales por la Región de Coquimbo, pero Jorge Pizarro ya ha manifestado que su intención no estaría por presentarse a la reelección. Durante los últimos años ha enfrentado un escenario complejo, pues entre la elección de 2005 y de 2013 bajó casi 8 puntos su votación. Y con el cambio de sistema, ahora la IV Región elegirá 3 senadores, camino por el que ha manifestado su interés el diputado y también DC, Matías Walker. Así, sería complejo que salieran los dos militantes DC, más la senadora del PPD, Adriana Muñoz.

A esto se suma sus supuestos nexos con SQM. En el caso de financiamiento irregular de la política, la fiscalía lo acusó de recibir 45 millones de pesos para financiar su campaña política a través de la empresa de sus hijos, Ventus Consulting. Sin embargo, el Tribunal Constitucional falló a su favor y no se avanzó para su desafuero. Ese escenario, explican en el partido, aún le “hace sombra” para una posible reelección en dos años más.

Con todo, el senador no mantendría una continua relación con el presidente de la colectividad. De hecho, los últimos acercamientos que se habrían realizado con miras a la reforma tributaria fueron a través de “terceros”. Y es que, en el partido explican, la relación entre el senador y el ex diputado es más bien “tensa” y poco frecuente.

Pero la figura del senador resultará clave en la discusión de la reforma tributaria, puesto que es integrante de la comisión de Hacienda, la primera prueba que deberá sortear el proyecto. Y si bien el senador no mantiene una relación fluida con Chahin, es el legislador que en menos ocasiones le entregó un no a las votaciones: 9 veces. Mientras que a 91 proyectos le entregó el visto bueno para que pudieran avanzar. Así, a diferencia de sus pares, votó en contra de la indicación que buscaba reducir los gastos reservados, el 21 de noviembre del año pasado.

Por su parte, Carolina Goic también deberá definir su futuro político en el Senado, puesto que deberá enfrentar elecciones en la Región de Magallanes. La legisladora tiene una cercanía y continuo contacto con el presidente de la colectividad, por lo que no se deberían generar grandes diferencias con la mesa en el camino por avanzar en la reforma tributaria.

Incluso, ante el respaldo que los diputados y la mesa  DC en proyectos impulsados por el Ejecutivo, la senadora aseguró en entrevista con Meganoticias: “¿Qué hace la Democracia Cristiana hoy día? Cumple ese acuerdo, a mí me parece que eso tiene que ver con responsabilidad política”. Y destacó que son “un partido de oposición”, pero que deben ser un partido que influya en la política y se deben asumir ciertos desafíos.

La senadora por Magallanes respaldó en 101 votaciones textos enviados desde el gobierno, mientras que en 14 ocasiones se inclinó por rechazar las iniciativas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: