Publicado el 5 octubre, 2020

La Democracia Cristiana prefiere pactar con “diablo conocido”, que con el Partido Comunista y el Frente Amplio

Autor:

Sofía Del Río

El partido de Marco Enríquez-Ominami y la DC en una “misma foto” habría sido difícil de imaginar hace unos años, pero en la colectividad que lidera Fuad Chahin reconocen que el pragmatismo pesó en esta negociación a la que se refieren como Concertación 2.0. Y en privado, sacan otra cuenta alegre, al decir “nos salvamos del FA y del PC”. El desafío que tienen es cómo lo tomarán las bases de aquí a los próximos desafíos electorales y otros dirigentes como Jorge Burgos que señala: “La presencia del PRO es una mala noticia”.

Autor:

Sofía Del Río

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Declaro formalmente mi decisión de apoyar al candidato de este pueblo, el del 29% de chilenos que votaron el 13 de diciembre” señaló Marco Enriquez-Ominami en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del año 2010, refiriéndose al candidato Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Esta es una de las muchas frases y momentos que marcan la controvertida historia de las relaciones entre la DC y el PRO, colectividades que esta semana, junto al Partido Socialista, el PPD, el Partido Radical y Ciudadanos, anunciaron el pacto Unidad Constituyente, estableciendo primarias para la elección de los gobernadores regionales.

Pero ahora, en una misma foto -y pacto- aparecen ME-O, líder del PRO, y el presidente de la DC, Fuad Chahin. Alianza que en el mismo partido, y en la centroizquierda, a más de uno ha llamado la atención. Todo esto, en medio del caos que significó la frustrada negociación para primarias de toda la oposición.

La historia de la DC y el PRO ha estado marcada por confrontaciones. Además del “desganado” apoyo de ME-O a Frei en las presidenciales de 2010, el ex diputado ha sido un crítico de la Concertación y, en particular, de la Democracia Cristiana. Y estos últimos no se han quedado atrás.

Cuando el Presidente Sebastián Piñera ganó la elección para su primer período en La Moneda, en la oposición se discutió ampliar la Concertación. En aquella época, Ignacio Walker, el entonces presidente de la DC, señaló que “la coalición son fuerzas afines. Otra cosa son los acuerdos electorales”.

Y en el mismo tono, el año 2015 el mismo Walker en la calidad de senador y presidenciable de su partido, en una entrevista con CNN dijo que no iría a primarias con ME-O, “porque tenemos ideas distintas de país. Marco Enriquez-Ominami renunció al Partido Socialista habiendo sido elegido diputado por el PS, renunció a la Concertación, nos ha tratado pésimo por muchos años a la Concertación, fue funcional, o sea ayudó al triunfo de la derecha el 2009, ¿se acuerda cómo trató a Eduardo Frei, candidato del 29%?, y cuando llamamos a una primaria abierta vinculante para el 30 de julio del 2013 así como el PC dijo voy, participo, así como Andrés Velasco incluso fue candidato, M-EO y el PRO dijeron “no participo”. Entonces no hay ninguna actitud de excluir a Marco Enriquez-Ominami, él se ha autoexcluido de esto que llamamos Nueva Mayoría y que durante 20 años llamamos Concertación”.

Pero hoy, la postura que prima en la colectividad de la falange es otra. Fuentes del partido comentan que tal como ya ha pasado en otra veces, la directiva se encuentra en una lógica más pragmática e instrumental, en búsqueda de acuerdos para lograr conseguir votos necesarios en los próximos comicios.

Poco pesa, por ejemplo, que el PRO tenga una activa participación de la colectividad liderada por Camilo Lagos en el Grupo de Puebla, organización reúne a más de 30 políticos de izquierda, entre ellos, el ex Presidente de Ecuador, Rafael Correa, el actual Mandatario de Argentina, Alberto Fernández, el ex Presidente de Brasil, Lula Da Silva, el ex Mandatario de Bolivia, Evo Morales.

Jorge Burgos: “La presencia del PRO es una mala noticia”

Pero al parecer, el escenario en octubre de 2020 es distinto, y la DC finalmente luego de diversas negociaciones, no ve de mala gana estar junto al PRO, casi como un “mal menor”. “Me parece que producto del desarrollo de las negociaciones, se terminó por establecer una alianza mucho más lógica que aquella que aspiraban los dirigentes. Le hace bien al país una propuesta nítida de centro- izquierda no amalgamada a la fuerza con grupos más ultras”, señala el ex ministro y ex parlamentario DC, Jorge Burgos. “Nada puede ser perfecto”, dice a El Líbero al ser consultado por que el pacto incluye a esa colectividad. Agrega: “La presencia del PRO es una mala noticia”.

El punto que destaca Burgos, sobre no estar con “los más ultras” se refiere a no haber pactado finalmente con el Frente Amplio y con el Partido Comunista.

De hecho, otro dirigente de la colectividad descarta “gravedad” en la entrada del PRO a “esta Concertación 2.0”, como algunos han querido llamarla. Hacen énfasis en que “El PRO es Camilo Lagos”, y  subrayan que ningún nombre del PRO será competencia para ellos a nivel de gobernadores. “Nos salvamos del FA y del PC, qué más vamos a querer”  sostienen.

Además, para algunos en la DC no es rara esta alianza. Tanto el presidente de la colectividad, Fuad Chahin, como el secretario general del mismo, David Morales, empezaron a acercarse al PRO, específicamente a M-EO, y a su timonel, Camilo Lagos, hace un tiempo a través de encuentros virtuales. Esto, según cuentan, se explicaría porque la falange veía muy cerradas las negociaciones con sus pares: el PPD; el PS, y el PR. “Las proyecciones electorales de la DC son tan malas, que con alguien tenía que llegar a acuerdo. Por eso la misma junta el fin de semana el voto político que se aprobó fue ‘directiva ustedes negocien con el que sea'”, señalan a El Líbero.

En una conversación virtual con Marcos Enrique Ominami, el líder de la DC afirmó que “estamos disponibles para ir a primarias en todas las comunas y en todas las gobernaciones regionales con todos los partidos de oposición”

Al preguntar respecto cómo han reaccionado las bases del partido este nuevo pacto, desde la colectividad cuentan que “a la gente no le gustó mucho el acuerdo, eso es lo que se ha notado por algunos grupos de Whatsapp. Se maquilla un poco porque está el PS y el PPD, pero al final nadie sabe cómo se dieron las negociaciones con el PRO”.

Consultada a la mesa de la directiva respecto a cómo se gestionaron las negociaciones y por qué ellos prefieren estar con el PRO y no con el Frente Amplio o con el Partido Comunista, el vicepresidente y alcalde de la Granja, Felipe Delpín, cuenta a El Líbero que los acercamientos con M-EO no se produjeron en una o dos horas. “Hemos conversado con él y la verdad es que él ha sido bastante autocrítico con él mismo respecto de lo que fue su comportamiento o sus decisiones políticas en la elección presidencial de Eduardo Frei el año 2010. El tomó una decisión, no lo apoyó y se perdió el gobierno, y el hoy día ha sido crítico con esa postura. Y en la política reconocer cuáles han sido los errores demuestra también una parte importante de lo que es el ser humano”, comenta a El Líbero.

En relación al fracaso del acuerdo electoral como oposición, Delpin comenta que “me hubiese gustado que se hubiese sumado toda la oposición, pero sabemos perfectamente bien la jugarreta que hizo el Frente Amplio mientras se negociaba con los partidos de la oposición, inscribieron su candidatura para una primaria, una actitud bastante fea, desleable, y criticada por todos. Por eso se valora que podamos haber llegado con el PRO y también con Ciudadanos y presentar lo que se ha llamado una Concertación 2.0″.

Al ser consultado sobre la participación del PRO en el Grupo de Puebla, el edil responde: “Yo participé (el viernes) en un seminario del Grupo de Puebla, al que me invitó Marco Enriquez- Ominami, y la verdad es que lo encuentro interesante poder conversar, poder conocer miradas que no son tan diametralmente opuestas a las que son mis pensamientos, la verdad es que eso a mí no me hace ruido”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete