Este jueves Liz Truss anunció su renuncia como Primera Ministra, en medio de la grave crisis energética y de inflación en el Reino Unido, y un cuestionado programa económico.

Así, tras haber sustituido a Boris Johnson como líder del Partido Conservador -quien ahora suena como uno de los candidatos para suceder a Truss-, la premier británica batió un récord, al mantenerse por solo 44 días en el cargo.

En un nuevo Especial Mirada Líbero el periodista y académico  Juan Ignacio Brito -ex decano de la facultad  de Comunicación de la Universidad de los Andes y máster en Relaciones Internacionales-, comenta «in situ» desde Reino Unido estos acontecimientos.

«Todos sabían que Liz Truss estaba con un pie en el cajón»

«Esta era la crónica de una muerte anunciada, todos sabían que Liz Truss estaba con un pie en el cajón desde hace ya varios días, y el último clavo en el ataúd fue puesto por la renuncia de su ministra del Interior», sostiene Juan Ignacio Brito en su análisis desde el Reino Unido.

«Hay una sensación de fatalidad eso sí, una suerte de pesimismo que uno percibe en los británicos, no están para nada contentos con la situación que están viviendo, y creen que las cosas no andan bien», relata.

Sobre las razones de fondo que llevaron a Truss a renunciar, el periodista explica que «el sistema británico es un sistema parlamentario, distinto al nuestro, donde el Primer Ministro se mantiene mientras preserva la confianza de la coalición gobernante. Y en este caso el Partido Conservador está sumamente dividido en facciones, tensionado por distintos liderazgos«.

«Truss presentó un programa económico que resultó ser un tiro por la culata, una reforma tributaria que rebajaba impuestos, pero sin reducir los gastos fiscales, lo que iba a conducir a una suerte de desastre fiscal», afirma.

Así, explica que «el plan económico que presentó fue muy mal recibido por los mercados, la libra empezó a perder valor, la bolsa se vino para abajo. Los mercados no le creyeron a su plan, y vieron que un recorte de impuestos sin incluir un recorte de gastos iba a generar un aumento de la deuda o una crisis fiscal inminente».

«Acá se decía que Liz Truss estaba en el Gobierno, pero no en el poder»

Brito plantea que también afectó cómo se dio a conocer el plan económico. «La manera en que socializó políticamente esto fue que la reducción de impuesto beneficiaba especialmente a los más ricos, lo que no es enteramente así, pero así fue leído. En términos políticos la ‘venta’ del proyecto fue muy desgraciada para Truss».

«Echó a su ministro de finanzas, lo reemplazó por Jeremy Hunt, que era su enemigo dentro del partido. Y trató de juntar al sector de derecha con el sector más de centro del Partido Conservador, pero al hacer eso ella quedó al medio, y lo que se decía acá es que Liz Truss estaba en el Gobierno, pero no en el poder», afirma.

Agrega que «todo esto ha hecho que simplemente no se pueda sostener en el Gobierno. Cuando asumió todos hablaban de una suerte de nueva ‘dama de hierro’, y ni siquiera alcanzó a estar 45 días. Va a llevar por mucho tiempo ese mote de ser la Primera Ministra que menos duró en el cargo en la historia británica».

Sobre los temas de fondo que afectan a Gran Bretaña, Brito explica: «La inflación creció por primera vez desde el año 82, en dos dígitos, y llegó a 10,1% anualizada (…). Han subido las tasas de interés, la actividad económica está retrocediendo, con bajo crecimiento, y se suma más encima la crisis energética».

«A no ser que quedara una hecatombe, es imposible que el Partido Conservador llame a elecciones ahora«

En relación al escenario hacia futuro, el periodista señala: «El sistema parlamentario prevé la posibilidad de que se convoque a elecciones anticipadas, ahora, el que las convoca es el partido de Gobierno, y en este caso, las encuestas hablan de una situación muy delicada para el Partido Conservador. A no ser que quedara una hecatombe, es imposible que el Partido Conservador llame a elecciones ahora. Los laboristas y nacionalistas escoceses no tiene ninguna manera de lograr elecciones anticipadas, a no ser que el Partido Conservador implosione».

En cuanto a los tiempos, explica que en el partido «hasta el lunes se pueden presentar candidaturas, pero se ha puesto una vara bien alta para estas, se ha dicho que tienen que tener 100 firmas. Y como son 3oo parlamentarios conservadores aproximadamente, a lo más habrá tres candidatos o menos».

«Y el viernes 28 se va a votar, ahí debería ya haber un nuevo líder para asumir como Primer Ministro».

«Es muy posible que entre al ring nuevamente Boris Johnson, con buenas posibilidades de ganar»

Sobre los candidatos, Brito explica que «uno es Rishi Sunak, pero se percibe como una suerte de traición para el bando de Boris Johnson, por lo que hizo para provocar su caída».

«Y hay quienes dice que ante la perspectiva de que sea Rishi Sunak, es muy posible que entre al ring nuevamente Boris Johnson, con buenas posibilidades de ganar. Hay muchos miembros del Paralmento que le han pedido a Johnson que se vuelva a presentar y empiece a competir».

«Probablemente va a haber una suerte de combate a muerte entre Boris Johnson y Rishi Sunak»

«Hay una tercera candidata -explica- que es Penny Mordaunt, que también compitió la vez pasada, ex ministra de Defensa y quien es bien fuerte en las bases, pero no tanto entre los parlamentarios. Además, está la ministra del Interior que renunció despotricando contra Liz Truss, ella también podría ser una candidata».

Pero en la evaluación final, Brito apunta; «Probablemente va a haber una suerte de combate a muerte entre Boris Johnson y Rishi Sunak, lo cual va a ser un espectáculo, porque no tienen nada de buena onda entre ellos. Y lo más probable es que quien gane va a dejar dividido al partido».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta