A una semana del anuncio del proyecto de ley corta de pensiones hecho por el Presidente Sebastián Piñera, el subsecretario de Hacienda, Alejandro Weber Pérez, explica el objetivo del Ejecutivo al impulsar esta norma: lograr pensiones más altas y para más chilenos, incluso garantizando las cotizaciones de aquellos que en algún momento estén desempleados.

“Esta es una ley que para nosotros es muy importante porque incrementa la pensión básica solidaria a 177.000 pesos, incorpora a aquellas personas que hoy en día no reciben ningún beneficio del Estado, que son actuales jubilados y que se encuentran entre el 60% y el 80% más vulnerable de nuestra población», indica el subsecretario en Mirada Líbero en Agricultura.

Weber también se refiere a la propuesta opositora de llevar a cabo un cuarto retiro. Califica esta iniciativa de «populista e irresponsable».

-¿Por qué se postergó el envío del proyecto de ley corta de pensiones, que iba a ser enviado con suma urgencia a la Cámara de Diputados?

-El Congreso se encuentra en semana distrital. No hay trabajo legislativo ni en la Cámara ni en el Senado, por eso es improcedente presentar el proyecto porque lo que va a ocurrir en la práctica es que esto se va a tramitar la próxima semana.

-¿Cómo funcionaría el seguro para las lagunas previsionales, por cuánto tiempo el Estado pagará estas cotizaciones y bajo qué condiciones?

-Lo que necesitamos para mejorar las pensiones es aumentar la cotización. Es decir, sumar puntos adicionales al resguardo de las pensiones en el largo plazo. Por eso es que hay una parte de la reforma, que es el pilar contributivo, que hoy día duerme en el Senado por ya cerca de un año y medio. Es necesario seguir avanzando con eso. Por otro lado, en la medida en que de forma más permanente podamos cotizar y reduzcamos las lagunas, entonces aumentamos la probabilidad de tener una mejor pensión.

Lo que vamos a hacer es crear una especie de seguro para aquellas personas que se encuentran desempleadas y que usualmente son también quienes están en los sectores más vulnerables de nuestra población. Lo que va a ocurrir es que se van a ir cargando permanentemente al seguro de cesantías los montos de la cotización que correspondan al promedio de las últimas remuneraciones. Esto va primero a la cuenta individual y luego se cargará al fondo solidario del seguro de cesantía, durante los meses que la persona se encuentre sin trabajo.

Nos parece populista, irresponsable y va directamente en contra de trabajadores que se han sacado la mugre para tener una pensión digna para su jubilación», dice sobre el cuarto retiro.

-¿No actuaría esto como un desincentivo a la cotización personal o para fomentar la informalidad en el trabajo?

-Nadie quiere estar desempleado, por lo tanto, lo que estamos haciendo acá es darles seguridad a estas personas por parte del Estado, de que su cotización previsional va a ser cubierta por ese período, que siempre esperamos que sea transitorio y que en promedio se extiende entre 4 y 6 meses en las situaciones más complejas. Es algo que hoy día nos permite cubrir los recursos que tiene el Estado.

Sabemos que en nuestro mercado laboral tenemos todavía cerca del 30% de personas que están en la informalidad, esa es una realidad y tenemos que ir dando pasos adicionales para avanzar hacia la formalidad. Otra política pública que va en paralelo y que permite ilustrar los esfuerzos que estamos haciendo para avanzar en formalidad es el IFE laboral. Sobre el IFE Universal creamos este otro, que lo que hace es crear un incentivo adicional de 250.000 pesos para mujeres y 200.000 pesos para hombres que encuentren un trabajo formal, con cotización, contrato, previsión social.

El cuarto retiro es una iniciativa con fines electorales que busca la reelección de algunos parlamentarios o destruir el sistema de capitalización individual».

-¿Cree que esta ley va a ser aprobada por el Congreso?

-A nosotros nos parecería muy extraño que alguien quisiera rechazar una propuesta que lo único que hace es mejorar las pensiones de los sectores más vulnerables, y ahora además a 500.000 personas más. Más bien nos han dicho: ‘mire, la Ley Corta de Pensiones es demasiado corta, tenemos que seguir avanzando por otras vías’. Si se aprueba esta ley de forma inmediata vamos a mejorar las pensiones de los sectores más vulnerables, estamos hablando de cerca de 2 millones de pensionados en nuestro país. Hemos visto buenas reacciones de la clase política a este componente del plan solidario. Otra discusión es sobre la ley larga y cómo avanzar en el pilar contributivo. Recordemos que esto está en el Senado y la ley consiste en incrementar en 6 puntos la cotización, es decir, pasar de 10 a 16 puntos.

Hemos dicho con criterio de realidad que los chilenos no pueden seguir esperando. Hay una diferencia en el fondo: ¿a dónde deben ir esos 6 puntos de cotización? Nosotros, como Ejecutivo, consideramos que 3 de esos 6 puntos deben ir a las cuentas individuales porque los ahorros son de los trabajadores. La oposición dice que debe ir todo a reparto y eso no nos parece justo con los trabajadores.

«El llamado es a no hacer cálculos pequeños, de corto plazo, electorales»

-¿La ley corta está orientada a frenar el cuarto retiro que está por votarse la próxima semana?

-Son discusiones que van en paralelo e incluso en la dirección contraria: mientras algunos quieren destruir pensiones, y así lo haría eventualmente un cuarto retiro, nosotros queremos mejorar las pensiones de la clase media y de los sectores más vulnerables. Hemos dicho en todos los tonos que el cuarto retiro es perjudicial, no para la macroeconomía ni para el mercado de capitales, sino para el bolsillo de las familias, para los trabajadores. Esto erosiona aún más las pensiones de los sectores más vulnerables y de la clase media. Quienes podrían retirar hoy día fondos de sus cuentas individuales no pertenecen a los sectores más vulnerables y de clase media, sino a los sectores de clase media alta o alta que aún tienen recursos allí. Si se llega al cuarto retiro 5.600.000 personas quedarían con cero pesos en sus cuentas individuales y eso es igual a no tener pensión en el futuro.

El cuarto retiro generaría perjuicios hoy día para la ciudadanía en general, incrementando las tasas de interés y aumentando la inflación, lo que afectaría directamente el costo de vida diario de las familias chilenas. Lo hemos dicho también: quienes impulsan un cuarto retiro tienen que sincerar su posición y transparentar que esto es para socavar el sistema de capitalización individual o bien con fines electorales, pero en ningún caso va en beneficio de las familias chilenas.

-¿Tienen algún estimado de qué porcentaje de quienes sí pudieran hacer el retiro efectivamente lo harían?

-Potencialmente pueden retirar cerca de 8 millones de cotizantes y 2 millones de beneficiarios. Estamos hablando de un universo total potencial de cerca de 10 millones personas. Tenemos que decirles a esas personas que están impulsando ese retiro: ‘¿quién se va a hacer cargo de las pensiones de aquellas personas que van a quedar con cero pesos en sus cuentas?’ Eso nos parece populista, irresponsable y va directamente en contra de trabajadores que se han sacado la mugre para tener una pensión digna para su jubilación.

Si se aprueba la ley corta de pensiones de forma inmediata vamos a mejorar las pensiones de los sectores más vulnerables, estamos hablando de cerca de 2 millones de pensionados en nuestro país».

-¿Cómo han avanzado las conversaciones con los parlamentarios del oficialismo?

-Con el ministro Rodrigo Cerda (Hacienda) y Ossa (Juan José, ministro secretario general de la Presidencia) hemos estado permanentemente conversando con los parlamentarios, mostrando el impacto negativo que esto tiene en la economía. No lo hemos dicho solo nosotros, lo ha dicho el Banco Central en forma reiterada. Parece increíble que aún así haya algunos parlamentarios que quieran apoyar esto, que no es una política pública porque las políticas públicas son pensadas y diseñadas. El cuarto retiro es una iniciativa con fines electorales que busca la reelección de algunos parlamentarios o destruir el sistema de capitalización individual. Hemos avanzado en las conversaciones. Es una situación compleja, el resultado es difícil de prever, pero estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para frenar esta decisión que finalmente va a perjudicar a las familias chilenas.

-¿Podría hacer alguna aseveración en cuanto al resultado de la votación?

-A nosotros nos encantaría que esto se rechazara en la Cámara. No depende de nosotros, sino que está en las manos de cada uno de los 155 diputados. Vamos a hacer todo lo posible para convencer y persuadir, no por nosotros, no por el gobierno, esto no tiene que ver con el Ejecutivo, esto tiene que ver con las personas. Esto liquida 20.000 millones de dólares que van a tener que ser comprados con incremento de tasa y eso va a perjudicar el costo de vida. Ya hemos visto que la proyección del Banco Central respecto a la inflación ha ido al alza con 5,7% al finalizar el año. Esto no es una espiral inflacionaria, pero si avanzara un cuarto retiro la inflación también subiría. El llamado es a cuidar y proteger con sentido común y con responsabilidad la calidad de vida de las personas y a no hacer cálculos pequeños, de corto plazo, electorales, en una cuestión tan delicada y tan profunda como es el cuarto retiro.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta