Publicado el 01 de febrero, 2020

Guillermo Ramírez (UDI): «Le dije al Presidente que el gobierno puede y debe hacer más en materia de orden público»

Autor:

Sofía Del Río

Durante una comida en Cerro Castillo, el diputado de Chile Vamos conversó con el Mandatario respecto a la seguridad y a los desafíos para este año en el tema. El parlamentario afirma: «El gobierno tiene que poner todas las medidas y atribuciones que la Constitución y el derecho le otorgan para resguardar el orden público». Respecto a la actitud que vio por parte del Jefe de Estado, señala: «Lo vi decidido a seguir con los cambios que está haciendo».

Autor:

Sofía Del Río

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tras el rebrote de la violencia durante los últimos días, se encendieron las alarmas dentro del oficialismo. Los parlamentarios de Chile Vamos han planteado que recuperar el orden público será tarea prioritaria para el gobierno en un año que estará marcado por el plebiscito constituyente y las elecciones municipales.

Ese fue uno de los temas que en la noche del miércoles 29 de enero los legisladores de Chile Vamos abordaron con el Presidente Sebastián Piñera, cuando se reunieron en Cerro Castillo. Durante el encuentro, el diputado por el distrito 11 de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Guillermo Ramírez le dijo al Mandatario que el gobierno «podía y debía hacer más» en materia de seguridad. En conversación con El Líbero, el legislador profundiza en la materia.

-Usted en la radio Agricultura señaló que el día miércoles le dijo al Presidente que «el gobierno podía y debía hacer más en materia de orden público. ¿Es efectivo? 

-Sí. Creo que está instalado que el problema que tenemos de orden de público es un problema de voluntad del Presidente o del gobierno, que por alguna razón ellos no quieren exponer a Carabineros a situaciones que después puedan ser complicadas para ellos en términos policiales o que no quieren avivar las protestas a través del uso de la fuerza, pero la verdad es que esto no es un tema de voluntad. Aquí lo que ha ocurrido es que ha quedado en total evidencia que tenemos un problema de incapacidad institucional. Es decir, el día 18 de octubre nuestras policías no estaban preparadas para hacer frente a todas las manifestaciones, a los actos de de violencia. El sistema de inteligencia no era capaz de determinar quiénes estaban detrás, o de dónde venían los golpes. Como no había inteligencia, el Presidente tuvo que tomar muchas decisiones a ciegas. Un ejemplo, el día 18 de octubre Carabineros contaba con 13 carros lanza agua en todo Chile, de los cuales la mitad son del año ochenta y están semi operativos. Entonces el gobierno no tenía las herramientas. Además, había un montón de delitos que no estaban tipificados, no existían las herramientas legales que permitieran tomar medidas más drásticas contra los delincuentes.

El Presidente no tiene un problema de voluntad para restablecer el orden público. Lo que tiene son limitaciones de capacidades institucionales y eso es algo muy importante que los chilenos sepan».

-¿Cuál ha sido la estrategia del gobierno?

-El gobierno, en este tiempo, ha trabajado a través de dos vías: la legislativa y la gestión. En materia legal han enviado al Congreso proyectos de ley para tipificar delitos que no estaban tipificados (el que baila pasa, saqueos, barricadas). Además, reactivó los proyectos que había enviado en el primero gobierno y también en este gobierno que no habían avanzando ningún centímetro como la modernización de las policías. Y en materia de gestión, el gobierno lo que ha hecho es ir mejorando los protocolos de inteligencia de tal forma que hoy están en mejor situación para prever aquellas cosas que podrían ser atacadas y el gobierno puede rápidamente defender. 

-¿El sistema de  inteligencia del país era muy precario?

El día 18 de octubre nos podría haber invadido Bolivia y no nos habríamos enterando. Los niveles de inteligencia eran muy precarios, y es porque la institucionalidad tiene un diseño muy antiguo. En este tiempo el gobierno ha tenido algunos triunfos, por ejemplo, hay personas detenidas porque se les querelló por la ley de seguridad del estado al realizar barricadas en carreteras, y lo que hemos visto es una baja sustancial de barricadas en carreteras. Creo que con algunos proyectos de ley y con las mejoras en gestión, en marzo vamos a estar mejor que hoy.

Hoy día nosotros tenemos una preparación de Carabineros que, en comparación con los estándares internacionales, está obsoleta, y mucho del equipamiento también está obsoleto».

-A pesar de los avances que usted señala que han tenido en el Congreso y las gestiones del gobierno, de todas formas lo que la ciudadanía percibe es que a raíz de las últimas noches todavía hay un tema de seguridad no resuelto…

-El problema del orden público es que la ciudadanía ve lo que ocurre, pero no ve lo que no ocurre. Es un milagro que en Chile no se haya cortado la luz durante varios días después del 18 de octubre, es un milagro que hayamos tenido la oportunidad de tomar agua potable… al final uno ve lo que ocurre como los desmanes del último día a raíz de la muerte del hincha de Colo Colo, pero no ve las cosas que se han evitado. Y el día 18 de octubre como no teníamos inteligencia ni capacidad, se evitó muy poco pero conforme ha ido avanzando el tiempo, el gobierno ha tenido la capacidad de evitar muchas cosas. Las noticias son sobre cosas que ocurren y no sobre cosas que se previenen. Entonces al final el Presidente no tiene un problema de voluntad para restablecer el orden público. Lo que tiene son limitaciones de capacidades institucionales y eso es algo muy importante que los chilenos sepan. Eso se corrige a través de los proyectos de ley que están en el Congreso, a través de la modernización de las policías -tema de mediano y largo plazo- o la modernización de inteligencias.

-¿Qué opina sobre las propuestas que han surgido en torno a la modernización de las policías?

-Hay varios propuestas sobre la mesa, en general son bien parecidas, porque esto de cómo se moderniza la policía o la inteligencia es algo que existe en todas las partes del mundo, no es necesario inventar la rueda. Pero los temas más de fondo no se resuelven en el corto plazo, y por eso aquí la apuesta es que después de todo lo que ocurrió el día 18 de octubre, nosotros logremos tener una institucionalidad más sólida para que esto no se vuelva a repetir. 

-¿Y cuáles son los puntos cruciales que debería tener la modernización de las policías?

-Los temas cruciales a la reforma de Carabineros son de formación, de equipamiento. Hoy día nosotros tenemos una preparación de Carabineros que en comparación con los estándares internacionales está obsoleta, y mucho del equipamiento también está obsoleto. Pero el gobierno está consciente de que el orden público es la demanda número 1 de cualquier ciudadanía a cualquier gobierno y, por lo mismo, es hoy día la principal preocupación del gobierno. Se han visto algunas mejoras y el gobierno está consciente que tiene que seguir mejorando para restablecer el orden público, sobre todo considerando que lo que viene ahora es un año electoral, por lo que corresponde es que haya un ambiente de paz. 

Si los grupos violentistas se proponen boicotear el plebiscito, no creo que lo puedan lograr en su totalidad, pero sí pueden complicar mucho el proceso. Por lo tanto, el gobierno va a tener ahí un desafío gigantesco».

-A raíz del plebiscito constitucional que se realizará en abril, ¿cómo el gobierno podrá garantizar el orden público si no pudo hacerlo con la rendición de la PSU?

-Si los grupos violentistas se proponen boicotear el plebiscito, no creo que lo puedan lograr en su totalidad, pero sí pueden complicar mucho el proceso. Por lo tanto, el gobierno va a tener ahí un desafío gigantesco. Lo relevante es que no solo el 26 de abril es una prueba para el orden público, hoy todavía tenemos una situación en que grupos de izquierda que uno hubiera pensado razonable, siguen amenazando con el hecho de que si gana el «Rechazo», Chile se va a quemar por los cuatro costados, y esa es una amenaza inaceptable. Estamos hablando de Heraldo Muñoz, Jaime Quintana, Guido Girardi. Son amenazas que vician todo este proceso constituyente.

-En el ámbito legislativo, ¿cómo esperan que prosperen en el Congreso los proyectos relacionados con el orden público con un sector de la oposición que ha rechazado la mayoría de las iniciativas del gobierno?

-Felizmente uno no necesita llegar acuerdo con toda la oposición porque eso sería imposible. El Partido Comunista,  el Partido Socialista y el Frente Amplio le han negado al gobierno, en la Cámara de Diputados, la sal y agua. Pero algunas personas del Partido por la Democracia, la Democracia Cristiana, el Partido Racial e independientes sí han estado dispuestos a conversar y aprobar, por ejemplo, la reforma tributaria y previsional.

-¿Cómo se puede, ad portas de marzo, garantizar el orden público y que la oposición no recurra a una nueva acusación constitucional?

-A través del mal uso de herramientas institucionales tratan de arrancar indicaciones de la autoridad a través de las amenazas. Es terriblemente inaceptable, y estoy seguro de que el gobierno no va a condicionar su actuar por estas amenazas de poca monta y por este abuso del derecho en la que está incurriendo cierta parte de la izquierda. Tengo esperanzas que en el Senado el intendente Guevara no sea condenado. Las acusaciones constitucionales no está hechas para amenazar autoridades, los parlamentarios tenemos que dedicarnos a legislar.

-¿A su juicio, qué más puede hacer el gobierno en materia de seguridad y orden público?

-Para marzo todos tenemos desafíos. Todas las fuerzas de derecha e izquierda tienen que hacer un llamado irrestricto a la paz. No puede ser que todavía tengamos parte de la izquierda que se felicita y que se regocija por actos de violencia, como el caso del diputado Hugo Gutiérrez. El gobierno tiene que poner todas las medidas y atribuciones que la Constitución y el derecho le otorgan para resguardar el orden público. Y los manifestantes deben entender que en una democracia ellos tienen derecho a manifestarse pero no puede ser de manera violenta, perjudicando a los ciudadanos más vulnerables. Los policías deben seguir los protocolos que dice la ley, y utilizar el uso de la fuerza acorde a sus atribuciones para garantizar no violar los derechos humanos a nadie.

Las acusaciones constitucionales no está hechas para amenazar autoridades, los parlamentarios tenemos que dedicarnos a legislar».

-¿Cómo vio al Presidente respecto a este tema?

-Cuando hablé con el Presidente lo vi decidido a seguir adelante con los cambios que él está haciendo para poder tener más capacidad institucional de resguardar el orden público.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: