En cuatro proyectos se va a dividir la reforma tributaria presentada por el Gobierno el viernes pasado. Cambios en el impuesto a la Renta, un impuesto a la riqueza, límite a exenciones y medidas contra la elusión y evasión fiscal son algunas de las propuestas para alcanzar una recaudación de 4,1% del PIB en cuatro años.

En un nuevo Especial Mirada Líbero los abogados Germán Concha y Eduardo Lagos Lorent analizaron las debilidades del proyecto anunciado y cuestionaron el contexto económico nacional y mundial para implementarlo.

Uno de los ejes más criticados de la reforma tributaria propuesta de Gobierno, que hasta hoy no se había ingresado al Congreso, es el fin de la exención del impuesto a la renta por los arriendos de hasta dos inmuebles tipo DFL2 (140 m²).

De acuerdo con Germán Concha, abogado constitucionalista, «esta situación afecta directamente a los segmentos medios». Añadió que en Chile «mucha gente adquiere viviendas para arrendarlas, por lo que le estás disparando a una actividad que mucha gente asocia a la previsión de su futuro, al ahorro».

En esa línea el experto aseguró que esto es una demostración de que cuando se suben los tributos no solo se afecta a «personas de muy alto ingreso».

Eduardo Lagos, profesor tributario UC, apuntó que «no hay que ser un genio para darse cuenta que son los arrendatarios los que finalmente van a pagar este impuesto«.

Concha: «Si no logras que la economía crezca de nuevo, la reforma tributaria solo va a agravar ese problema»

Ambos expertos cuestionaron si es el momento para subir los impuestos para llegar al 4,1% de recaudación que espera el Gobierno; considerando la situación económica nacional y global.

Lagos Lorent explicó que «estamos en un escenario recesivo, de estanflación, con una guerra en Ucrania y el dólar disparado». «Todos los indicadores son súper inquietantes y más encima subir los impuestos es como la tormenta perfecta», añadió el experto tributario.

Mientras, Germán Concha añadió que es «soñar con una cifra que no da». «Si no logras que la economía crezca de nuevo, esas promesas no se van a poder cumplir y la reforma tributaria -tal como pasó con la de Bachelet– solo va a agravar ese problema», detalló.

«La única manera efectiva y real de recaudar más es con crecimiento económico», añadió Lagos, advirtiendo que la clave está en «recortar toda la grasa del Estado, ver cómo se está gastando el dinero e incentivar la inversión».

«Una buena reforma tributaria debiera promover el crecimiento económico, es indiscutible que eso genera recaudación», concluyó.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta