Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 24 de enero, 2018

Ex ministros de Piñera desmenuzan el nuevo gabinete

Autor:

Renato Gaggero

Laurence Golborne, Jaime Ravinet, Felipe Morandé y Teodoro Ribera analizan para “El Líbero” las nuevas cartas que aterrizarán en los distintos ministerios a contar del 11 de marzo.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ayer, pasadas las 10:30 de la mañana, Sebastián Piñera oficializó a los 23 ministros que lo acompañarán en La Moneda a contar del 11 de marzo. Entre los secretarios de Estado que fueron presentados en el Salón de Honor del ex Congreso Nacional, seis ya habían estado en el gabinete en la primera administración del Presidente Electo (Andrés Chadwick, Felipe Larraín, Cecilia Pérez, Roberto Ampuero, Juan Andrés Fontaine y Alfredo Moreno), mientras que el resto debutará en estas labores.

Mientras esto transcurría en el edificio ubicado en calle Catedral, un puñado de ex secretarios de Estado que acompañaron a Piñera en su primera aventura presidencial, observaban la escena sentados desde los asientos reservados para los invitados. Otros, en tanto, desde sus vacaciones, miraban por televisión al nuevo gabinete.

Para saber las primeras impresiones de quienes en el pasado ya protagonizaron este ritual, “El Líbero” conversó con los ex ministros Felipe Morandé (Transporte), Laurence Golborne (Minería, MOP y Energía), Jaime Ravinet (Defensa) y Teodoro Ribera (Justicia), quienes desmenuzan las características del nuevo equipo del Presidente Electo.

Para Felipe Morandé, este es un gabinete que “combina adecuadamente la experiencia del primer gobierno con la incorporación de figuras políticas y caras nuevas. Me parece un buen mix. Les espera un arduo trabajo y mostrar gran capacidad de persuadir y negociar en un Congreso disperso”. La misma opinión tiene Laurence Golborne: “Me parece un gabinete balanceado, tanto políticamente como en materia de experiencias y trayectorias. Tiene un equipo político sólido y probado, varios ex parlamentarios que conocen bien sus temas y las complejidades parlamentarias y algunos más técnicos en áreas claves”.

 

Para Jaime Ravinet, que en 2010 asumió la cartera de Defensa teniendo que renunciar a su larga militancia en la DC, el nuevo gabinete “asegura una gestión más tendiente a lo que es el objetivo anunciado por el Presidente Piñera, que es hacer un gobierno de unidad”. Teodoro Ribera, en tanto, sostiene que “las personas con más bagaje y cercanía al Presidente van a estar en el andamiaje más profundo y duro del gobierno. Esto va a permitir partir con una velocidad mucho mayor a la que partió la anterior administración”.

Respecto de los nombres que les generaron mayor sorpresa, Golborne, Morandé y Ravinet coinciden en que Gerardo Varela en Educación y Roberto Ampuero en Relaciones Exteriores fueron los ministros menos anticipados. “Pero ambos tienen una tremenda trayectoria profesional y todas las capacidades para desempeñarse como el Presidente Piñera espera”, dice Golborne. “Varela va a tener un duro trabajo por los prejuicios que existen respecto de su forma de ver la educación y la gratuidad”, agrega el ex titular de Transporte, advirtiendo que “tiene capacidades de sobra para hacer un buen trabajo”.

A esta lista, Morandé, Ravinet y Ribera suman al ex canciller Alfredo Moreno, que desde marzo asumirá en el Ministerio de Desarrollo Social.

“Alfredo Moreno tiene una reconocida experiencia de gestión y hoy se le ha dado una responsabilidad de gestionar un ministerio que está en la esencia de la nueva derecha: esto es combatir la pobreza y generar mayores oportunidades a la ciudadanía”, señala Ribera.

Para Ravinet, en tanto, “Pauline Kantor en Deportes también es una sorpresa. Pero creo que con su capacidad de gestión puede hacer una muy buena labor”.

Estos ex ministros también desdramatizan que algunos de los secretarios de Estado que asumirán en marzo se estén “repitiendo el plato”. “No le encuentro nada de particular, al contrario, son ministros que fueron bien evaluados en su gestión anterior y que tienen el bagaje de la experiencia”, dice Morandé. “No es fácil gobernar, y si hay personas que tienen una experiencia muy valiosa, hay que aprovecharla”, agrega Golborne.

“Recordemos que esa frase desafortunada de repetirse el plato la acuñó la Presidenta Bachelet, empezando ella misma a repetirse el plato con un pésimo resultado en su segunda gestión. Les deseo a los que se repiten el plato que les vaya mucho mejor que a ella. Creo que es gente con experiencia y con capacidad y que lo van a hacer bien”, señala Ravinet.

Para Ribera, en tanto, “es un justo equilibrio que hace el Presidente para comenzar la actividad gubernativa con mucha más fuerza, sin tener que tener un proceso de aprendizaje de los nuevos ministros en cargos que se necesita partir desde el primer día con mucha velocidad y fortaleza”.

Respecto de los principales desafíos que tendrán los nuevos ministros cuando asuman en el gobierno, el ex titular de Minería señala que son varios: “cumplir el programa de gobierno poniendo a la economía a un ritmo de crecimiento más alto, mejorando los planes sociales actuales y satisfaciendo las necesidades de la población especialmente en seguridad pública, educación y salud. Adicionalmente, se debe proyectar el trabajo de nuestro sector más allá de estos cuatro años con el apoyo mayoritario de la ciudadanía”.

Para Morandé, “hay que reanimar con fuerza la inversión privada y poner foco en el mediano plazo en apuntalar la productividad. En lo social, sacar adelante una reforma previsional que tranquilice la angustia de la gente por su jubilación, priorizar el gasto en los niños más que en los jóvenes, Sernam y mejorar la gestión y calidad en salud. En lo político, abocarse a enfrentar en serio el conflicto en La Araucanía y consolidar un discurso que enfatice la libertad de las personas para desarrollar su proyecto de vida. Esto incluye una postura de mayor fiato con los cambios valóricos que ha experimentado la sociedad chilena”.

Ravinet, en tanto, sostiene que “hay que recuperar la senda del desarrollo, del progreso y con mucha preocupación en la solidaridad y en la justicia social”, y Ribera agrega que “son dos los desafíos. El primero es recuperar el ideario libertario como sostén del modelo social y económico, esto es, reorientar la cultura ciudadana hacia la libertad personal de emprendimiento y desarrollo, fundado en el esfuerzo individual. Y el segundo desafío es recuperar el crecimiento y que se distribuya de manera tal que sectores que están en situación de menoscabo vean cómo este sistema económico basado en la libertad, les da la posibilidad de tener un mayor progreso y seguridad”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: