Publicado el 02 de agosto, 2020

Ex intendente de La Araucanía: «Los alcaldes se demoraron mucho en actuar y eso permitió que esta gente se atrincherara y destruyera»

Autor:

Sofía Del Río

Luis Mayol, ex autoridad de la IX Región zona analiza los graves hechos de violencia en las tomas y quemas de municipalidades en las zonas mapuches. «Hay una acción concertada en La Araucanía hoy día, sobre todo en la provincia de Malleco, de causar una situación de ingobernabilidad y delincuencia». Y subraya: «Ahora uno está viendo que hay fusiles de guerra, comunicaciones de primer nivel, hay una organización especializada, no son meros actos esporádicos casuales».

Autor:

Sofía Del Río

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Las tomas y posterior quema y destrozos en las municipalidades de Ercilla, Curacautín, Traiguén, Collipulli y Victoria marcaron el fin de semana con un fuerte rebrote de la violencia rural en la zona mapuche. El subsecretario de Interior, Juan Francisco Galli, anunció ayer que se detuvo a 48 personas involucradas en los hechos y se trasladó a Región de La Araucanía.

En este contexto, El Líbero conversó con el ex intendente de la Araucanía, Luis Mayol quien señala: «Lo que pasó fue bien pensado porque ellos se fueron a tomar ciertas municipalidades que son de comunas que ellos consideran emblemáticas dentro de la conflictividad de los temas mapuches. En Collipulli y Ercilla está ubicado fundamentalmente Temucuicui, y es donde han ocurrido gran parte de los hechos de violencia».

-¿Cómo evalúa lo ocurrido el sábado en la noche con quemas de municipalidades, destrozos, tras días de tomas en la zona de La Araucanía?

-Hoy día hay una nueva organización o reorganización de todos estos cuadros que ya son claramente terroristas, y que a lo mejor es una respuesta a ciertas acciones que el gobierno ha tomado hace un tiempo atrás, de inteligencia, hay bastante gente detenida e investigada, y aprovechando un poco también que todo esto del estallido social y pandemia ha generado algún grado de debilidad dentro de las mismas fuerzas de orden, que han tenido que actuar en distintos frentes. Pienso que esto es una reacción a todo eso, es un grupo muy minoritario, que se hace denominar movimiento mapuche, aunque hay algunos que sí tienen orígenes, pero ni la organización ni gran parte de sus líderes lo son. 

Esto demuestra que hay una organización y una capacitación de gente, hay una expertise aquí, cosas que se realizan al mismo tiempo en muchas partes, entonces, esto distrae la atención de las policías que no les permite concertarse en un solo lugar».

-Usted habla de mucha organización…

-Es una reacción muy organizada y muy coordinada, muy violenta, y esto demuestra que hay una organización y una capacitación de gente, hay una expertise aquí, cosas que se realizan al mismo tiempo en muchas partes entonces esto distrae la atención de las policías que no les permite concertarse en un solo lugar. Lo que pasó fue bien pensado porque ellos se fueron a tomar ciertas municipalidades que son de comunas que ellos consideran emblemáticas dentro de la conflictividad de los temas mapuches, en Collipulli y Ercilla está ubicado fundamentalmente Temucuicui, y es donde han ocurrido gran parte de los hechos de violencia. Esto está muy manejado por la izquierda, izquierda extrema, Partido Comunista. Pero con cosas que son paradójicas, porque tanto Collipulli como Ercilla, dentro del ciudadano que mira de lejos esto dice que ahí está el mayor grado de conflictividad como que es una zona muy de izquierda, pero donde están reflejadas las tendencias sociales siempre son en los alcaldes. El alcalde de Ercilla es de la UDI y el de Collipulli de RN, eso demuestra que la mayoría de la gente no está en el tema de la violencia, quiere surgir. Esto es bastante emblemático. El alcalde de Curacautín es un alcalde DC bastante de centro, lo quiere mucho la gente, igual el de Victoria es de izquierda moderada, muy dedicado a su gente, a su ciudad, proactivo total. Yo con ellos tuve muy buena relación cuando fui intendente porque siempre estaban pensando hacer proyectos para la población. Entonces, tomaron específicamente las municipalidades donde ellos creen que están radicados los temas de conflictividad, pero no pensaron que iba a pasar lo que ocurrió en Curacautín donde la misma población se organizó y movilizó para que les devolvieran la municipalidad. En la municipalidad pasa todo, donde se reparte todo tipo de documentaciones, la gente de los pueblos vive en torno a las municipalidades, por lo tanto es muy complicado cuando ocurren estas cosas. Vuelvo a repetir que son grupos muy violentos y muy menores, que a la gente la tienen aburrida. 

-¿Y cómo evalúa el rol de los alcaldes de aquellos municipios en las tomas? 

-Esto se debió haber producido antes, yo lamento que los alcaldes, quienes tienen el deber legal de solicitar el auxilio de la fuerza pública, se hayan demorado tanto en hacerlo, porque la destrucción de la municipalidad fue tremenda. Hubo una demora y le echan la culpa al gobierno, pero la fuerza pública no puede actuar sin un requerimiento de los alcaldes, desgraciadamente se demoraron mucho en actuar y eso permitió que esta gente ahí se atrincherara y destruyera… hasta que en Curacautín la población se aburrió. 

En la municipalidad pasa todo, es donde se reparte todo tipo de documentaciones, la gente de los pueblos vive en torno a las municipalidades, por lo tanto, es muy complicado cuando ocurren estas cosas. Vuelvo a repetir que son grupos muy violentos y muy menores, que a la gente la tienen aburrida». 

Hay una acción concertada en La Araucanía hoy día, sobre todo en la provincia de Malleco, de causar una situación de ingobernabilidad y delincuencia. Aquí están toreando al nuevo ministro del Interior, quien tiene bastante carácter, tiene la película muy clara. Pero como él dijo, tiene que actuar dentro del estado de Derecho, y él no tiene atribuciones como les gustaría a mucha gente como que salieran los militares a poner orden, porque los militares tienen que actuar dentro de  un determinado estado de emergencia. Hay un tema político grave, al gobierno no le dan todas las herramientas.

«Hay una organización especializada, no son meros actos esporádicos casuales»

-En sus primeras declaraciones como ministro de Interior, Víctor Pérez, dijo que el tema de La Araucanía sería una de sus prioridades. ¿Qué le parece siendo que usted fue autoridad de la zona?

-Uno de los cinco ejes del gobierno del Presidente Piñera era La Araucanía, era lograr la tranquilidad, la convivencia en la región, tratar de eliminar o disminuir lo más posible la violencia, y hacer que La Araucanía creciera, esos fueron los objetivos que yo tuve cuando asumí la Intendencia, muy empoderado por el Presidente de la República, con varios ministros trabajando conmigo, precisamente para lograr eso. Lamentablemente esto se fue abandonando un poco después de lo de Catrillanca. Creo que la idea es retomar eso y lograr, en el período que le queda a este gobierno, cumplir en alguna medida con la meta que se propuso al inicio, que es a través del diálogo y de la aplicación del Estado de Derecho, con mucho diálogo también, y con algún tema de manejo político. Lograr de alguna forma la convivencia y disminuir toda esta delincuencia que hay hoy en día que está causando mucho daño a una de las regiones con mayor potencial en muchos ámbitos: agrícolas, turísticos, frutícolas, y que está trancada por esto de una minoría que la tiene sumida en una violencia terrorista.

-¿Usted cree que en La Araucanía no hay Estado de Derecho?

-El Estado de Derecho no está operando en la Araucanía, porque cuando se ve que la gente no puede trabajar tranquila… Estado de Derecho significa que los habitantes de un lugar pueden hacer valer sus derechos y el Estado tiene la obligación de que esos derechos las personas los puedan ejercer. Y uno de esos derechos es la capacidad de emprender, trabajar, a vivir tranquilos con sus familias, a poder circular libremente, y eso en ciertos lugares de La Araucanía no está ocurriendo, y ahí los tres poderes del Estado están pecando.

-¿Y qué medidas concretas al corto plazo debería tomar el ministro Pérez?

-Yo tuve una muy buena relación con toda la sociedad civil, con los que más cuesta es con los políticos, porque hacen su otro negocio, pero con la sociedad en general, las comunidades mapuches, organizaciones mapuches, con los medianos, pequeños y grandes empresarios, organizaciones turísticas, con los alcaldes, con ellos tuve una espectacular relación. Hay algunos senadores que dicen que el tema es solamente político, pero no es solamente político. Otros dicen que es meramente delictual, tampoco. Este es un mix de cosas, y se arregla con manejo político y también haciendo que prevalezca el Estado de Derecho, esa es la forma, y para eso tiene que haber diálogo, tiene que haber voluntad de llegar a acuerdos, y esa voluntad existe, salvo que algunos la envenenan, los que están por la delincuencia, y algunos, incluso gente relacionada con la política tanto de aquí de la zona como de afuera también, que justifican lo que está pasando. Si dicen que el problema también tiene una arista política, tienen que involucrarse los políticos, si tiene una arista de desarrollo productivo, tienen que involucrarse las organizaciones civiles de la producción, y también si tiene una arista que es delincuencial, también tienen que involucrarse las instituciones del Estado, los poderes del Estado

-Hablamos de dialogar, pero ¿con quiénes se dialoga en particular? Porque hay distintos grupos e intereses.

-Así es. Se dialoga con todos aquellos que tengan alguna representatividad y quieran hacerlo. Los alcaldes a mí me gusta mucho dialogar con ellos, porque ellos son los que están más en contacto con la ciudadanía en cada una de sus comunas, y tienen varias organizaciones. Ahí hubo diálogos muy fructíferos, con mucho interés y voluntad de los alcaldes de desarrollar sus respectivas comunas, la gente que no quiere que se desarrolle la región y los violentistas son una minoría, y los que eligen a los alcaldes son la mayoría, que quieren desarrollo y que quieren lo mismo que quieren todos los chilenos. Después están las organizaciones productivas de pequeños productos, medianos, hortaliceros, ferias libres, la multigremial.

-¿Y con quienes están por la vía violenta? ¿Usted cree que se debe tratar algún tipo de diálogo?

-Sí hubo diálogo con algunos de ellos, pero también ellos están muy presionados de afuera. Generalmente los líderes tienen objetivos muy precisos, hay activismos, actividad política, que es «su pega», pero afortunadamente son pocos.

-Eso dijo hoy el ministro Pérez, que ellos actuaban con capacidad militar y que tenían financiamiento y una serie de cosas 

-Hoy día se está viendo eso clarísimo, o sea, la información que uno tiene hace tiempo es que por ahí va la cosa, ahora uno está viendo que hay fusiles de guerra, hay organización, comunicaciones de primer nivel, hay una organización especializada, no son meros actos esporádicos casuales.

Aquí las personas que están condenadas y presos son productos de procedimientos judiciales, legales, de un país democrático, que han sido condenados con pruebas y dándole todo el derecho a la defensa a los acusados».

-¿Y eso cómo se puede desmantelar, con una inteligencia que al parecer, aún no está a la altura?

-Las instituciones del Estado, las policías tienen que ser más eficientes y tener una inteligencia que ha fallado siempre. Yo cuando asumí el 11 de marzo de 2018 aquí no había nada porque estábamos en la mitad de la operación Huracán, en que estaban peleados los Carabineros con la PDI y con la Fiscalía. Eso se rearmó y empezó a funcionar bien, al final ya estaba funcionando bastante bien, pero falta inteligencia.

-La ley para modernizar la Inteligencia que envió el Ejecutivo se encuentra en el Congreso porque no cuenta con el apoyo necesario.

-Este es un problema de Estado, y el Estado lo forman tres poderes: el Ejecutivo que tiene que aplicar el orden, tiene a las policías, la seguridad, pero tiene que actuar de acuerdo a las leyes. Las leyes ¿quién se las da? El Poder Legislativo, entonces, cuando se presenta la modificación de la Ley Antiterrorista para ponerla en los mejores estándares de los países democráticos desarrollados sin ir más allá de lo que se establece a nivel internacional, ves que esto llega a la Comisión de Constitución y el primero que la tranca es el senador Francisco Huenchumilla, de acá de la región. Y lo mismo con una serie más de reformas que se han presentado por parte del gobierno para agilizar en general el control de la delincuencia en todo Chile, se trancan, entonces nos quedamos con las mismas policías y con el Poder Judicial sin herramientas. Ellos dicen que no tienen las herramientas suficientes porque de acuerdo a la actual legislación que es muy garantista, necesitan pruebas, y en La Araucanía son muchísimo más exigentes, entonces acá se está pidiendo flagrancia, o sea que se pille a la gente con la manos en la masa, y como están organizados va a ser imposible, y como la región es muy extensa, tampoco podrán hacerlo.

-¿Ustedes creen que el tema terrorismo en la Araucanía tiene influencia externa? Se ha hablado de las FARC, de Venezuela…

-A mí no consta, pero que hay algo de una preparación, de una capacitación especializada, hoy día más que nunca existe. No me extrañaría, porque hubo dirigentes del llamado «Movimiento Mapuche» y del PC que anduvieron dando vuelta por Colombia hace unos años atrás. Esa es parte de la Inteligencia, tienen que saber cuál es la metodología que se está usando, de a dónde viene, y a través de ellos poder anticiparse y recabar la información necesaria para poder desmantelar estos grupos y esa cuestión derechamente no está funcionando.

-El ministro Pérez señaló que en La Araucanía que «no hay presos políticos» sino que si se encuentran sin libertad por delitos comunes ¿Concuerda con eso?

-Obviamente, el presos político es cuando un Estado como en el caso de Venezuela, toma presa gente por el solo hecho de discrepar políticamente, y sin juicios previos. Aquí las personas que están condenadas y presos son productos de procedimientos judiciales, legales, de un país democrático, que han sido condenados con pruebas y dándole todo el derecho a la defensa a los acusados.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete