Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 05 de junio, 2019

Ernesto Silva pide al gobierno enfocarse en lo cotidiano: “Hay que avanzar en reformas microeconómicas”

Autor:

Javiera Barrueto

El ex presidente de la UDI valora la Cuenta Pública que realizó el Presidente Sebastián Piñera, y la califica como una “oportunidad”. Respecto a las reformas, subraya que el Ejecutivo “no puede desvirtuar la esencia de los proyectos con tal de sacarlos adelante”. Y ante los liderazgos en Chile Vamos, afirma: “Joaquín Lavín ha entendido cómo se construye un gobierno para la clase media”.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace poco más de un año Ernesto Silva cambió los pasillos del Congreso por los de las salas de clases. Su primer paso fue en la Universidad de Stanford como “Distinguished visiting fellow” y en enero regresó a Chile para asumir como Prorrector de la Universidad del Desarrollo. Desde ese cargo, es que esta semana se encuentra en Portugal participando en una conferencia de la Escuelas de Negocios.

Pese a los más de 10 mil kilómetros que lo separan de Chile, ha seguido con atención el debate político que surgió tras la Cuenta Pública. El ex presidente de la UDI, subraya que el gobierno no debe “entramparse” en las discusiones legislativas, sino que el enfoque debe estar en las “soluciones cotidianas”. Y desde ahí, dice, “conseguir una mayoría ciudadana” en torno a las reformas “para influir en los partidos políticos y en la discusión del Congreso”.

Además, agrega que el Ejecutivo debe explicar las reformas y que “necesita menos pasillos de la política y más influencia para explicarle a la ciudadanía la relevancia que tiene la reforma tributaria, previsional, laboral y de salud”.

-¿Qué se debería priorizar en este segundo tiempo?

-Los gobiernos van enfrentando etapas. La primera era restablecer el orden y echar a andar el país y eso se cumplió bien. La segunda etapa era presentar las reformas que van a permitir que Chile crezca en el largo plazo y el gobierno también cumplió con presentarlas. Ahora, le toca al Congreso definir si va a estar con los cambios y la manera de avanzar de forma correcta o si va a trabarlo. La tarea siguiente del gobierno es avanzar hacia soluciones concretas que mejoren la vida de la clase media. He planteado que la estrategia central del gobierno es una combinación entre consistencia y cotidianeidad. Cuando hablo de consistencia es que ya cumplió con recuperar la confianza y que presentó las reformas que van a producir los cambios más importantes para el futuro. La tarea es mantener la promesa. ¿Y cuál era la promesa? Mejorar el crecimiento, el empleo, disminuir la percepción de inseguridad y la delincuencia. La tarea central del gobierno no es entramparse en las discusiones legislativas, sino que centrarse en lograr soluciones cotidianas que permitan mejorar la calidad de vida.

El gobierno tiene como tarea central generar adhesión de la mayoría ciudadana y eso le va a ayudar a generar mayoría en el Congreso».

-Usted apunta que una de las principales tareas del gobierno es el crecimiento, pero ¿se puede reflejar bien esa misión considerando que la expectativas han bajado?

-Lo ideal sería que la oposición estuviera dispuesta a colaborar porque eso beneficia al país y, la manera que podría colaborar, es aprobando las reformas. Si es que el Congreso las aprobara sería una ayuda, pero el gobierno no tiene mayoría en el Congreso y no puede desvirtuar la esencia de los proyectos con tal de sacarlos adelante. El gobierno tiene que avanzar de manera más cotidiana y por eso hay que avanzar en muchas reformas microeconómicas que tienen que ver con los permisos, los trámites o las dificultades que tienen los emprendedores. Cuando uno habla de lo que enfrentan los ciudadanos de clase media tiene que ver con mejorar cosas cotidianas, como la percepción de seguridad en el barrio. Esa no es necesariamente una gran reforma de carabineros que pase por el Congreso, es mucho más gestión policial, usando inteligencia, datos e información. El gobierno tiene como tarea central generar adhesión de la mayoría ciudadana y eso le va a ayudar a generar mayoría en el Congreso.

-¿Recuperando esa cotidianeidad el gobierno podría reconquistar el voto que le dio el triunfo? Incluso ya han surgido algunos nombres para la carrera presidencial.

-Eso es muy apresurado. A la coalición le va a ir bien en la medida que el gobierno haga su tarea interpretando a la gran mayoría de los chilenos. El gobierno del Presidente Piñera fue elegido por sentido común y porque iba a resolver de mejor forma el problema de los chilenos que lo que ofrecía la izquierda. Hay una ciudadanía que enfrenta o mira sus decisiones desde una manera moderada esperando respuestas sensatas. Por eso, el Ejecutivo, lo que tiene que hacer con sus reformas, es explicarlas. Necesita menos pasillos de la política y más influencia, difusión y explicarle a la ciudadanía la relevancia que tiene la reforma tributaria, la reforma previsional, la reforma laboral y la reforma de salud. Creo que ese es el camino y que la Cuenta Pública marca un paso positivo.

La tarea central del gobierno no es entramparse en las discusiones legislativas, sino que centrarse en lograr soluciones cotidianas que permitan mejorar la calidad de vida».

-¿Entonces el gobierno está al debe en sentido comunicacional?

-No creo eso, cuando uno mira los niveles de aprobación, pasó el primer año con niveles razonables. Es un gobierno que tiene minoría en el Congreso y que ha enfrentado inesperadamente una guerra comercial externa respecto de la cual no tiene ninguna decisión que tomar. Sin embargo, a pesar de ese entorno, tiene una economía que triplicó en su primer año al crecimiento del gobierno anterior y este año en los ajustes de crecimiento sigue con una expectativa de crecimiento del 3% al 3,5%. En ese sentido, más que notar un déficit veo una oportunidad y la Cuenta Pública marcó esa oportunidad. El Presidente dio una señal de por qué había sido elegido y cómo estaba enfrentando su gobierno el primer año las tareas. Espero que mantenga esa línea hacia el futuro.

-Durante la Cuenta Pública se apeló nuevamente a los acuerdos nacionales. ¿Considera que es una buena estrategia seguir en esa línea?

-Creo que sí. Cuando los Presidentes convocan a los acuerdos lo que le está diciendo al sistema político es que hay desafíos que los involucran a todos. Aquí la tarea central es saber si la oposición está dispuesta a sintonizar con una inquietud mayoritaria de las personas, que quieren que el país crezca y progrese. Hasta ahora no se ha visto un ambiente muy positivo de la mayor parte de la oposición para enfrentar estos temas.

A la coalición le va a ir bien en la medida que el gobierno haga su tarea interpretando a la gran mayoría de los chilenos».

-A pesar del tono conciliador del discurso presidencial, se generaron algunas diferencias con la DC y Chile Vamos. ¿Cómo se puede reflejar el espíritu de diálogo en las reformas que están tomando forma en el Congreso?

-Después de la Cuenta Pública hay reacciones más o reacciones menos, pero creo que eso va a pasar. En lo central, fue un mensaje que dio cuenta en forma contundente de los hechos y se sentaron las bases de lo que viene hacia adelante. Incluso, en la discusión del 4% adicional de cotización estoy convencido que es fundamental para el gobierno mantener las ideas que sean las personas las que tengan que elegir y no que sea el Estado el que defina por ellos dónde van a ir sus ahorros previsionales.

Cuando los Presidentes convocan a los acuerdos lo que le está diciendo al sistema político es que hay desafíos que los involucran a todos».

-La Democracia Cristiana el fin semana y el lunes tuvieron un duro tono en relación al 4% de cotización adicional…

-Sí pero ya lo cambió. Lo central es que si la coalición (Chile Vamos) se ordena en torno a un proyecto de una mayoría social y política, hay una muy buena oportunidad de proyectarse hacia el futuro. Además la coalición tiene la tarea de seguir explicando aún con más fuerza por qué las reformas son tan importantes. El Congreso dirá y las oposiciones dirán si quieren ser parte de esos cambios positivos o si van a estar en contra.

-Otra de las diferencias que surgieron fue con Renovación Nacional después de que su presidente, Mario Desbordes, planteara desechar la reintegración de la reforma tributaria ante la falta de apoyo. ¿Falta mayor orden en el sector?

-No. Me imagino que pasado algunos días Renovación Nacional se va a dar cuenta de que no era una buena idea, que si lo que quieren es apoyar el crecimiento económico, como todos lo queremos en Chile Vamos, hay que apoyar la reforma como está planteada por el gobierno. Me imagino que esas son declaraciones que surgen más bien al calor de la discusión política.

El gobierno necesita menos pasillos de la política y más influencia».

-Esa diferencia que se generó con RN, ¿podría ser a raíz de que sientan que el relato del Presidente está centrado en la oposición como la DC y el PR?

-El gobierno no tiene que hablarle a los políticos, tiene que hablarle a los ciudadanos. Si el gobierno quiere hablarle a los partidos políticos creo que comete un error. Lo que necesita es generar mayorías ciudadanas en torno a sus reformas para de esa manera influir en los partidos políticos y en la discusión del Congreso.

-¿Y considera que el relato del Mandatario está encaminado hacia la oposición?

-Me parece que en la Cuenta el Presidente le habló a la ciudadanía y por eso reafirma o vuelve a poner la discusión en un punto donde debía estar, que es explicarle a la ciudadanía porqué son tan importantes estos cambios y cómo se va a mejorar la vida cotidiana. Los líderes políticos tienen que elegir si quieren ser parte o no de esos cambios positivos. Pero creo que el Presidente y el gobierno tienen que ir más allá del Congreso y los partidos, conectarse con la ciudadanía.

-Ayer José Antonio Kast en su columna en El Líbero señala que el gobierno renuncia a su ideario para buscar los votos de la centroizquierda. ¿Cómo ve esa postura?

-No he tenido la oportunidad de leer la columna y respeto los planteamientos de José Antonio Kast, creo que somos muchos los que queremos una mayoría de centroderecha que derrote a la centroizquierda. Respecto de eso, los gobiernos tienen altos y bajos, tienen momentos donde tienen que negociar más y menos. El gobierno tiene que hacer un esfuerzo para gobernar cada vez con un mensaje de mayoría desde sus ideas y valores. Creo que la Cuenta en eso ayudó. No me gustó lo que se vio en el acuerdo por el 4% en una primera etapa con la Democracia Cristiana, más que por llegar a acuerdo, por lo que el contenido de ese acuerdo implicaba. Pero creo que eso es una excepción y todavía hay tiempo en la discusión legislativa para corregirlo. En la mayor parte de los temas el gobierno ha planteado un ideario de centroderecha que puede proyectar una mayoría que nos permita hacerlo bien, que el país mejore y seguir teniendo la oportunidad de ser una coalición de gobierno.

-En el caso de la reforma previsional…

-A mí la negociación del 4% me dejó un gusto amargo, pero lo dijo el Presidente en la Cuenta que en términos de la libertad de elección de las personas toma mucha más fuerza y me parece mucho mejor.

No me gustó lo que se vio en el acuerdo por el 4% en una primera etapa con la Democracia Cristiana, más que por llegar a acuerdo, por lo que el contenido de ese acuerdo implicaba».

«Tenemos que tener la primaria lo más amplia posible y, por ahora, estimular a los liderazgos»

-La semana pasada se levantó el nombre de Andrés Allamand para la carrera presidencial, además Joaquín Lavín continúa posicionado en las encuestas. ¿Cómo debería tomar el gobierno estos nombres que ya empiezan a tener una agenda propia?

-Es demasiado temprano para candidaturas presidenciales, a los potenciales candidatos lo que más les sirve es que al gobierno le vaya bien. Lo segundo, es que si uno mira el primer gobierno de la centroderecha y mira el de ahora, tenemos que estar contentos porque hay muchos liderazgos que se proyectan y que pueden tener opciones desde distintos ángulos. Por ahora no creo que apurar la campaña presidencial sea lo más importante. Hoy día, lo más importante es que al gobierno le vaya bien y que los liderazgos se perfilen en torno a temas y discusiones.

-¿Y cuál debe ser la tarea de Chile Vamos?

-Es ayudar a generar una mayoría en la opinión pública que le dé soporte a las reformas que ha promovido el gobierno. En lo que tiene que ver con la campaña presidencial, me imagino que los partidos tienen que prepararse para la elección municipal y de gobernadores regionales. Para eso tienen que apoyarse tanto en buenos candidatos, en ideas, como un buen despliegue con un gobierno que le vaya bien. Con respecto a los candidatos presidenciales, tenemos que tener la primaria lo más amplia posible y, por ahora, estimular a los liderazgos para que puedan proyectarse más que acelerar una campaña presidencial.

Hoy día lo más importante es que al gobierno le vaya bien y que los liderazgos se perfilen en torno a temas».

-Se cumplen 20 años desde que Lavín estuvo cerca de llegar a La Moneda y, pese al tiempo, continúa como una de las principales figuras del sector. ¿Cuál podría ser la fórmula para mantenerse vigente durante dos décadas?

-Primero es un muy  buen alcalde y eso es lo que las personas valoran, que en su gestión se está haciendo cargo de temas que importan y respecto de los cuales se requieren respuestas y soluciones. Lo ha hecho en materia de delincuencia, de transporte, de gobernar y acercarse a la ciudadanía a través de las redes sociales. Ha demostrado liderar un gobierno ágil, que entiende cómo funciona la clase media. Lo segundo, es que ha abordado temas emergentes y lo ha hecho de buena manera, con buena discusión y cercanía. ¿En qué va a terminar ese proyecto? Eso se verá más adelante, pero lo central es que Joaquín Lavín ha demostrado ser un muy buen alcalde, que ha entendido cómo se construye un gobierno para la clase media.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: