Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 27 de mayo, 2019

Elizalde gana elecciones del PS, pero recibe una advertencia de la militancia

Autor:

Javiera Barrueto

El senador por el Maule se impuso en los comicios del Partido Socialista. Sin embargo, desde el sector de la diputada Maya Fernández -su contrincante- aseguran que ella habría logrado mayoría nacional en la votación individual. Ante este escenario, el parlamentario por la VII Región deberá redefinir los lineamientos de su liderazgo y el tono de su relación con el gobierno y los demás partidos de la oposición.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Acompañado de su círculo más cercano llegó ayer el senador por el Maule, Álvaro Elizalde, hasta la sede del Partido Socialista a las 20:27 horas. Pocos minutos más tarde revelaron que la nómina que lideraba, “Unidad Socialista para un nuevo Chile”, se imponía sobre la lista rival comandada por Maya Fernández, con el 70% versus el 30%.

“Hemos ganado con una amplia diferencia. Estamos ganando en todas las regiones de Chile. Estamos hablando de una proyección de dos tercios de los votos. Supera con creces la mayoría que esperábamos obtener en esta elección interna”, sostuvo el presidente del partido.

En un distinto tono, la diputada señaló: «Yo creo que hay que esperar,incluso por respeto a las regiones, a las distintas zonas, yo creo que hay que esperar el resultado final». 

Todo indica que Elizalde sumará dos años a su gestión. Si en 2017 en sus manos estuvo la decisión presidencial -en la que se impuso apoyar a Alejandro Guillier para La Moneda- para este nuevo periodo será el turno de decidir los nombres que competirán en las elecciones municipales y de gobernadores regionales de 2020. Y definir cómo será el estilo del PS ante el gobierno y el resto de la oposición.


Pero no será un camino fácil para el ex vocero de gobierno. Con resultados preliminares, Maya Fernández habría logrado la mayoría nacional en votación individual. Versión que relativizaban desde la lista de Elizalde puesto que decían que él había ganado también esa contienda. No obstante, este triunfo solo habría sido por cerca de 400 votos. Lo que llevará a Elizalde a replantear la estrategia que tenía diseñada para su segundo período.

Los desafíos que se acercan para el PS surgen a semanas que se levantara una disidencia interna que, si bien anoche no lo logró imponerse a la “máquina” que lidera Elizalde en el partido, dejó en evidencia la molestia que existe en torno a su conducción. Fue en medio de esa sensación que algunos de los dirigentes emblemáticos como los ex ministros José Antonio Viera-Gallo, Gabriel de la Fuente, Germán Correa y el ex subsecretario Mahmud Aleuy se reactivaron bajo el liderazgo de Maya Fernández. También se sumó a ellos el diputado Marcelo Schilling. Estas figuras se inclinaban por un eje «concertacionista». De hecho, es comentado entre los mismo socialistas, el interés del diputado por restablecer el acuerdo PS-DC que por años encabezó Camilo Escalona y Gutenberg Martínez.

De la lista de Fernández, según el conteo preliminar, Aleuy, Schilling, De la Fuente y Fernando Atria lograron obtener un cupo en el comité central, a diferencia de Viera-Gallo y Correa, que se habrían quedado sin representación en la máxima instancia partidaria.

La reactivación de la disidencia a Elizalde obligará al senador a dialogar con todo el arco de izquierda y tener una postura más abierta hacia la DC y el PPD. Esto porque si bien Fernández puede ser considerada «más de izquierda» siempre se mostró abierta al diálogo. De hecho, según comentan, durante su presidencia en la Cámara de Diputados le dio garantías a todos los sectores incluyendo a Chile Vamos.

Durante las semanas previas a la elección, en el entorno de Elizalde existía optimismo a que lograrían imponerse, pero los resultados evidenciaron un quiebre interno, que es reconocido entre los militantes. La división va más allá. Las diferencias trascendieron entre los mismos “lotes” como fue el caso de la Nueva Izquierda, donde se enfrentó Camilo Escalona y Aleuy. Lo que, incluso -señalan- podría llevar a una reconfiguración completa del PS.

Tal fue la molestia que se desató en torno al liderazgo de la actual mesa socialista que se le tildó de “autoritaria”. Además, el foco de las críticas apuntó a que el partido había “perdido relevancia”, sin lograr tomar un rol protagónico en la oposición, luego que la Nueva Mayoría perdiera en la elección presidencial de 2017. De hecho, Viera-Gallo en entrevista con El Líbero el pasado 24 de abril sostuvo: “Se piensa que es mejor un recambio después de la derrota electoral a la que de alguna manera contribuyó la directiva del Partido Socialista actual”.

De ahora en adelante, Elizalde deberá luchar contra esas sombras que se levantaron tras la salida de Michelle Bachelet de La Moneda y que durante el periodo de campaña interna, se reactivaron.

El estilo duro de Elizalde con La Moneda

La nueva mesa deberá definir también si el tono del partido con el Ejecutivo continuará por el mismo camino, el que ha sido calificado de “obstruccionista” y “duro”. Esa línea se marcará justamente en un año clave para el gobierno que espera sacar adelante sus reformas como la tributaria, previsional, laboral y de salud.

Hasta ayer, al menos, el sector de Elizalde señalaba que el estilo con La Moneda se “endurecería”, pues los resultados de anoche fueron leídos por el líder socialista como un respaldo a su gestión. Por lo tanto, mantendría la línea que ha mostrado desde que comenzó la administración del Presidente Sebastián Piñera. Por ejemplo, el PS y PC fueron  los únicos partidos que se restaron de los Acuerdos Nacionales convocados por el Mandatario. Y llevaron adelante una ofensiva de defender el legado de la ex Presidenta Bachelet y cuestionar el actuar del gabinete, con diversas presentaciones en Contraloría.

Un análisis que también es realizado en el gobierno. Según comentan, aquello les habría quedado incluso más claro cuando Piñera se reunió con Elizalde en La Moneda a fines de marzo. Ocasión, en la que aseguran, no dio señales de transar en la línea que ha mantenido durante estos meses.

Surge el liderazgo de Maya Fernández

El mecanismo de elección de la directiva socialista es indirecto, es decir, se vota por los integrantes del Comité Central, quienes deben ratificar al presidente. Además, dos miembros de la nómina derrotada pasan a integrar la mesa, y según señalaron anoche algunos miembros de la colectividad, Maya Fernández tendría asegurada una vicepresidencia.

La diputada se impuso en el voto femenino, por lo que, en el insólito choque entre “Allendes”, la nieta de Salvador Allede superó en votos individuales a la senadora Isabel Allende, hija del Mandatario.

Según comentaban en la colectividad, tras esta elección la parlamentaria aumentó su capital político. Con un discurso «ciudadano», más fresco y anti-máquinas partidistas, logró incluso darle más mística a estos comicios. Aseguran que con el apoyo logrado desde las bases, el senador por el Maule deberá respetar este nuevo liderazgo, lo que solo le dará ganancias a Fernández.

Así, podría encaminarse a ser una alternativa presidencial del partido. En una eventual primaria su nombre deberá estar al lado de figuras como José Miguel Insulza y el mismo Elizalde. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: