Publicado el 13 marzo, 2021

El día en que parlamentarios de oposición pudieron matar la gallina de los huevos de cobre

Autor:

Francisca Escalona

Un proyecto de ley presentado en julio del año pasado proponía que la industria entrara en cuarentena y funcionara con servicios mínimos. Pero la iniciativa no prosperó y Chile cerró 2020 con un 28,1% de la producción mundial del metal rojo aprovechando el rally alcista que ha experimentado, donde cada centavo de dólar de cobre significa US$22 millones para el presupuesto.

Autor:

Francisca Escalona

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La pandemia pudo poner en jaque a la industria minera. Pero no por el alza de contagios en las faenas, sino por el aumento de casos en las regiones cercanas a las zonas de yacimientos como Antofagasta y O’Higgins. Y pese a que se endurecieron las medidas de seguridad para los trabajadores, un grupo de diputados de oposición presentó en julio de 2020, un proyecto de ley para que la industria entrara en cuarentena y funcionara con servicios mínimos.

La iniciativa, firmada por los parlamentarios Catalina Pérez (RD), Raúl Soto (PPD), Marcela Hernando (PR), Pablo Vidal (RD), Juan Luis Castro (PS) y Esteban Velásquez (FRVS), incluía la suspensión parcial de faenas que funcionen con más de 100 trabajadores en el territorio nacional. Además, establecía la prohibición de despido con motivo de la cuarentena.

Según justificaron en la oportunidad, buscaban frenar el riesgo de infección en la zona, ya que para esa fecha el sindicato de Codelco, por ejemplo, reportaba cerca de 3 mil casos de contagios. Eso sí, fuentes del sector aseguran que el 70% de los contagios se provocaba en los días de descanso y no trabajando en la faena.

Finalmente el proyecto no avanzó y la industria minera no se detuvo ni un solo día en 2020. Junto con ello, se coordinó un plan de contingencia para que las empresas continuaran con su funcionamiento. Se establecieron estrictos protocolos que endurecieron las medidas sanitarias y el Presidente Sebastián Piñera desplegó supervisores para que la normativa se cumpliera en rigor. 

Por ejemplo, se comenzó una revisión de  los trabajadores antes de su traslado hacia o desde las unidades, lo que implicaba un control de la temperatura, evaluación de síntomas  y realizar pruebas rápidas. Junto con la implementación de áreas de aislamiento temporal con centros médicos para albergar a los contagiados.

Controles preventivos para los trabajadores y sus familias, turnos especiales de 14 x 14 para reducir los desplazamientos, mesas de trabajo, suspensión de viajes internacionales, se sumaron a la batería de medidas que coordinaron entre las empresas y los ministerios de Minería y Salud. De hecho Codelco creó una campaña “juntos nos cuidamos” que expusieron en el Congreso.

En enero de este año, el presidente Ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, señaló en ADN Radio: “En general, salvo esos casos en los cuales el radio de contagio ha sido igual que el de la ciudadanía o igual al del país, hemos tenido menos contagio que el que hay en las localidades donde están ubicadas las faenas”. Y subrayó que ese logro era por un “un verdadero compromiso y flexibilidad de los trabajadores que permitió adaptar turnos, someterse a teletrabajo, trabajar con menores dotaciones; la gran cultura de seguridad que existe en minería y que permitió adaptarse a protocolos que se tienen que aplicar por el coronavirus; y una muy buena coordinación intersectorial y también con el sector público que permitió que fluyeran los permisos y que circulara la gente”.

Gracias a la efectividad de los protocolos, los contagios de Covid-19 en la minería no superaron el 2%. Chile destacó por su manejo de la pandemia y “exportó” sus medidas en el sector a otros países mineros, como México y Perú, que lo solicitaron.

Y el caso de Perú es particular. En esa nación detuvieron la minería por 109 días, lo que provocó una bajada del 12% en su producción anual. Además, cuando retornaron a las faenas hubo un boom de contagios y se tuvo que paralizar nuevamente el sector. 

Un verdadero compromiso y flexibilidad de los trabajadores que permitió adaptar turnos, someterse a teletrabajo, trabajar con menores dotaciones”, aseguró en enero,  Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero.

Así, Chile durante la pandemia del 2020 no detuvo la producción de cobre, lo que permitió una producción similar a la de 2019, en torno a 5,8 millones de toneladas. El mayor precio le permitirá al Fisco recaudar en forma adicional más de US$1.700 millones.

Es por eso, que Codelco logró generar US$ 2.078 millones en excedentes en 2020 -un 55% más que en 2019– a través de la generación de 1,6 millones de toneladas de cobre propias, 1,9% más que el año anterior. La empresa estatal logró aumentar el tratamiento de distintas concentradoras, Chuquicamata alcanzó 91 mil toneladas por día, con lo que marcó un récord histórico. En tanto, otros centros de producción aumentaron hasta en un 25% su producción.

Según datos de Cochilco y el Minem, Chile cerró 2020 con un 28,1% de la producción mundial de cobre. Asimismo, gracias a la continuidad de la producción se pudo aprovechar el período de bonanza y los precios del mineral rojo. 

El cobre ha experimentado un rally en donde su valor alcanzó máximos no vistos en más de 9 años, por sobre los US$ 4 la libra, con lo que el precio promedio en lo que va de marzo se ubicó en US$4,1017 y el anual en US$3,801, lo que acumula un crecimiento de más de 9% en lo que va del año.

Con la racha alcista cada centavo de dólar de cobre significa US$22 millones para el presupuesto, lo que permitirá, comentan desde el sector, que se relaje la estrechez fiscal y haya espacio para financiar demandas sociales y fortalecer la recuperación económica provocada por la pandemia. 

  1. RENATO SUKNO dice:

    ¡No hay por qué extrañarse con la medida propuesta por un grupo de parlamentarios de izquierda! ¿Olvidamos acaso que la izquierda radical se inserta en las democracias solo con el fin de destruirlas? ¿No es suficiente con las propias declaraciones públicas de sus personeros? ¿No es suficiente con la experiencia desastrosa que vivimos los chilenos entre 1970 y 1973, de la cual salimos sólo porque las FFAA escucharon el clamor de la ciudadanía y de los líderes del Partido Demócrata Cristiano (sí, el mismo que terminó posteriormente gobernando con quienes sacó del poder el 73)?

    La izquierda radical necesita pobreza extrema para sobrevivir, y a eso se dedican sus políticos: a crearla a través de todas las herramientas que les entrega la democracia; eso pretendían paralizando la industria minera, que da cuenta de más del 59% de las exportaciones del país. Bueno, no es de extrañar, porque así destruyeron la economía chilena entre 1970-1973, y así destruyeron Cuba y Venezuela, los “paraísos” donde Karol Cariola y Camila Vallejo quisieran llevar al Chile de hoy.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO