Publicado el 11 de diciembre, 2019

El 8 de septiembre la FACh hizo una «radiografía» a las alas de los Hércules C-130 tras alerta de la Fuerza Aérea de EE.UU.

Autor:

Mariela Herrera

En agosto, Estados Unidos retiró temporalmente 123 aviones C-130 tras descubrir grietas en sus alas. Esto motivó a que Chile también hiciera un chequeo en este tipo de aeronaves. No se encontraron problemas e incluso se cambiaron hélices de varios aviones. La capacidad de los Hércules y la vasta experiencia de sus pilotos hacen aun incomprensible lo ocurrido el lunes cuando se perdió contacto con el avión. «Nada está descartado» y «es absolutamente raro lo que pasó», son frases que se repiten en Defensa y en las Fuerza Aérea. La anómala situación llevó a que desde el ministerio solicitaran la cooperación de los servicios de inteligencia de las distintas ramas de las Fuerzas Armadas.

 

 

Autor:

Mariela Herrera

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Pasadas las 18 horas del lunes se encendieron las primeras alertas de que el avión C-130 Hércules que se trasladaba desde Punta Arenas hasta la Base Eduardo Frei Montalva en la Antártica no respondía el contacto radial, declarándose -más tarde- como siniestrada. Y desde entonces comenzó la búsqueda de los 21 pasajeros y 17 tripulantes. Incluso, el el ministro de Defensa Alberto Espina se trasladó hasta la zona para “monitorear” los trabajos de rastreo.

“Vamos a agotar todo los medios que estén a nuestro alcance, no vamos a escatimar ningún esfuerzo. Sin limitar recursos, día y noche, haciendo todo lo humano y técnico que esté a nuestro alcance, con apoyo extranjero. Iniciaremos una investigación”, señaló el secretario de Estado.

La «desaparición» del Hércules es calificada como una situación completamente «rara» por integrantes de la Fuerza Aérea. El avión -propulsado por cuatro motores turbo hélice- fue diseñado para llevar carga en un cabina presurizada, de grandes volúmenes y peso, puesto que tiene una capacidad de 20 mil kilogramos con una autonomía de vuelo de 3.200 kilómetros. Además, según indica la BBC, requiere una tripulación de entre tres y cinco personas: al menos dos pilotos y un ingeniero de vuelo.

Hace 50 años que el Ejército de Estados Unidos se convirtió en uno de los principales clientes de la empresa aeronáutica Lockheed, creadora del modelo del C-130 Hércules.  Y hace cuatro meses, en agosto,  la Fuerza Aérea de EE.UU. retiró temporalmente del servicio 123 de los 450 C-130 disponibles tras descubrir “grietas atípicas” en la junta del ala central inferior.

“En consulta con expertos en mantenimiento e ingeniería de aeronaves, la general Maryanne Miller dirigió una inspección de orden técnica de cumplimiento inmediato para identificar y corregir cualquier grieta para garantizar la aeronavegabilidad de estos aviones C-130”, se lee en un comunicado del Comando de Movilidad Aérea del 7 de agosto pasado.

Con esos antecedentes sobre la mesa, el 8 de septiembre, la Fuerza Aérea chilena hizo un chequeo tipo radiografía denominada NDI a las alas de sus C-130 para chequear que no tuviesen la falla encontrada en EE.UU. Y no se encontraron grietas. De hecho, el 75% de los aviones que los norteamericanos dejaron en tierra ya están volando. Además se cambiaron las hélices de varios aviones siguiendo los protocolos que hizo la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Esta información fue dada por la Fuerza Aérea al Ministerio de Defensa.

Incluso en la base aérea de Cerrillos, altos mando de la Fach han comentado que la institución «aprendió las lecciones de Juan Fernández» donde, en 2011, cayó el Casa 212, accidente en el que murieron sus 21 ocupantes. Esta vez, dicen, estarían certificados todos los procedimientos y aspectos de la aeronave. «Todo está en regla», le han transmitido a la autoridad civil.

El comandante en jefe de la FACh, general Arturo Merino Núñez, indicó que la institución “va a poner todo el esfuerzo, y así lo hemos estado haciendo desde un principio, para encontrarlos, sobre todo porque quienes iban arriba de este avión C-130… es un avión muy importante para la FACh y para el país, es un avión que normalmente trae ayuda a nuestros conciudadanos, actúa en tiempos de catástrofe entregando ayuda humanitaria, es un avión de una gran capacidad”.

Desde el mundo militar y de la Defensa aseguran que el caso del Hércules siniestrado es «una situación absolutamente rara” y que «nada está descartado». Tanto así que en el Ministerio de Defensa solicitaron la cooperación de los servicios de inteligencias de las distintas ramas de las Fuerzas Armadas. Y ayer el Fiscal Regional de Magallanes, Eugenio Campos, abrió una una investigación de oficio por la causa de cuasidelito de homicidio, puesto que en el vuelo viajaban tres civiles por lo que el Ministerio Público está habilitado para pesquisar las circunstancias del accidente.

Pero, la extrañeza que provoca el accidente no solo es por las capacidades del avión, sino que por la vasta experiencia de los dos pilotos. El comandante de la nave, Ítalo Medina, cuenta con más de 5 mil horas de vuelo y más de 2 mil horas vuelo en el C-130; mientras que Héctor Castro tiene más de 3 mil horas de vuelo en el C-130. “Era un piloto realmente experimentado”, expresó el comandante en jefe de la FACh.

Tal es así, que hace casi tres meses, Medina señaló que “nuestra ventaja es, primero que todo, el conocimiento de esta aeronave. Sabemos exactamente lo que podemos o no hacer”. Además, el comandante rompió un hito en la Fuerza Aérea, puesto que -junto a su grupo- fueron capaces de reabastecer a cuatro cazas Hornet en vuelo. Estudió en la Escuela de Aviación entre 1996 y 1999, donde se graduó de ingeniero en ejecución en sistemas aeronáuticos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: