Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 01 de abril, 2019

Desbordes: “Ha sido demasiada la demora de la reforma tributaria, el gobierno ya tiene que tomar una decisión. Esto se aprueba o se rechaza”

Autor:

Javiera Barrueto

El presidente de RN critica que el debate prelegislativo, de una de las principales reformas, se haya extendido durante ocho meses. El diputado apunta a que el Ejecutivo debería fijar un “plazo máximo de discusión”, puesto que no se puede mantener en “vilo” a los inversionistas y a las pymes. “Buena parte de la oposición, sobre todo del bacheletismo, está en una cultura de negarle todo al gobierno”, sentencia.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La semana estuvo marcada por los encuentros entre el Presidente Sebastián Piñera y los líderes de la ex Nueva Mayoría. Iniciativa que el presidente de RN Mario Desbordes valora, sin embargo mantiene una visión crítica con el actuar de parte de la oposición. Considera que aún están “en una cultura de negarle todo al gobierno” y  cuestiona que algunos sectores estén negado la posibilidad de que se discuta el proyecto de reforma tributaria, sin siquiera dar luz verde a la idea de legislar.

Y en esa materia también le marca los plazos al Ejecutivo. “El gobierno no puede seguir manteniendo a los inversionistas y a las pymes en vilo, esto requiere de aquí en adelante un poco más de celeridad”, señala.

Una línea similar que ha planteado el sector privado. Así lo manifestó el presidente de la CPC, Alfonso Swett, en Radio Duna, quien apuntó que seguir esperando la reforma tributaria genera un daño en las expectativas e incertidumbre.  Por su parte, su par de la Sofofa, Bernardo Larraín, afirmó que el ir y venir de propuestas y contrapropuestas, está yendo “más allá de lo razonable”.

El escenario pareciera estar lejos de despejarse, puesto que el diputado y presidente de la comisión de la comisión de Hacienda Daniel Núñez (PC), ya anunció el aplazamiento de la votación de la idea de legislar la reforma tributaria, que originalmente estaba prevista para esta semana. En conversación con El Líbero, el líder de RN, Mario Desbordes aborda el tema y destaca que “no es posible estar discutiendo una reforma tributaria durante todo el gobierno” y que después de ocho meses de discusión el Ejecutivo ya debiera tener una fecha tope para que se apruebe o rechace.

-El Presidente Sebastián Piñera impulsó reuniones con la oposición. ¿Cómo evalúa ese gesto?

-Me parece bien que el Presidente siga haciendo esfuerzos para que la oposición se abra a buscar soluciones para los problemas que aquejan a la gente. Espero que esto tenga una buena acogida porque lamentablemente buena parte de la oposición, sobre todo del bacheletismo, está en una cultura de negarle todo al gobierno, sin importarle las consecuencias que tenga esto para la ciudadanía. Valoro la iniciativa y espero que tenga un buen resultado.

-Uno de los temas que se abordaron durante los encuentros fueron las reformas que impulsa el gobierno, ¿cree que se podrá aprobar la idea de legislar en materia tributaria durante los primeros días de abril, considerando que la oposición aún no le da luz verde a la iniciativa?

-Lo que está haciendo la oposición desde hace ocho meses, y eso incluye desde la DC al Frente Amplio, es negarse a la posibilidad que el proyecto se discuta. Es importante tener presente que cuando un proyecto está en discusión en el Congreso puede rechazarlo, aprobarlo o modificarlo, y puede rechazarlo parcialmente también. O sea lo que aquí se está buscando es que el gobierno no pueda avanzar nada, y se está evitando la discusión del proyecto.

Buena parte de la oposición, sobre todo del bacheletismo, está en una cultura de negarle todo al gobierno y sin importarle las consecuencias”

-O sea que un buen primer paso sería que en los primeros días de abril se apruebe la idea de legislar y que la oposición plantee sus puntos ya dentro del Congreso.

-Esa es la idea, creo que el gobierno debiera fijar un plazo máximo en la discusión porque no es posible estar discutiendo una reforma tributaria durante todo el gobierno, le hacen un daño enorme a la economía. Le hacen un daño enorme a las certezas mínimas que piden los inversionistas y habla mal de un país. Supongo que después de ocho meses discutiendo la idea de legislar el gobierno tendrá una fecha tope en que debiera estar aprobado o finalmente rechazado, y si es rechazado que los responsables se hagan cargo de lo que votan delante de la ciudadanía.

-Entonces, ¿el gobierno debiera hacer una autocrítica?

Ha sido demasiada la demora, creo que esta responsabilidad principalmente es de la comisión de Hacienda, pero también el gobierno ya tiene que tomar una decisión. Esto se aprueba o se rechaza y no (se debe) seguir dilatando porque al final un proyecto que puede ser importante para la inversión en Chile termina siendo un problema y una carga porque nadie quiere invertir en una país donde el sistema tributario no está claro.

-El tomar una decisión, ¿significa ponerle urgencia para apurar la discusión del tema?

-Debería tener alguna urgencia en la tramitación, no podemos estar un año más tramitando una reforma tributaria porque después de la Cámara va al Senado. El gobierno no puede seguir manteniendo a los inversionistas, a las pymes en vilo, esto requiere de aquí en adelante un poco más de celeridad.

El gobierno tendrá una fecha tope en que debiera estar aprobado o finalmente rechazado (la reforma tributaria). Y si es rechazado, que los responsables se hagan cargo de lo que votan delante de la ciudadanía”.

-En el caso que sea rechazado, a pesar que sea responsabilidad de la oposición, ¿cómo el gobierno puede enfrentar esto comunicacionalmente?

-Objetivamente hay que reconocer que no se ha andado bien desde el punto de vista comunicacional y, que tanto Hacienda como el área que corresponde en La Moneda, las comunicaciones no han sido suficientemente explícitas para que la gente sepa cómo los beneficia la reforma tributaria. En eso creo que hemos andado bastante mal. Es una reforma árida, es una reforma que si uno se concentra en la integración la gente no entiende nada, pero hay una serie de propuestas pro pymes. Ahora se ha avanzado en propuestas para las regiones y la excesiva cautela del ministerio en no difundir los detalles de las reformas provoca que la gente no lo sepa.

-El Partido Comunista decidió no participar en las reuniones con La Moneda y el presidente de la comisión de Hacienda este año es un comunista, Daniel Núñez. ¿Eso podría dificultar los avances en materia tributaria?

-Esto lo veo desde dos puntos de vista, lo primero es que va en la línea de lo que el Partido Comunista ha estado haciendo desde el día uno, que es negarse a apoyar o a sentarse a conversar cualquier iniciativa que salga desde el gobierno, da lo mismo si le sirve a o no a la gente. Pero además el presidente del PC señaló que no iba (a La Moneda) porque ellos querían discutir este proyecto donde corresponde que es en el Congreso, entonces, lo emplazo a que sea coherente con eso, y que su partido apruebe la idea de legislar.

-Luis Larraín, en su columna en El Líbero, planteó que “las concesiones del gobierno son muy generosas y están en el límite que el proyecto de modernización tributaria no cumpla los objetivos que se tuvieron en cuenta para presentarlo”. ¿Cree que estamos ante ese escenario?

-Mientras no se cierre la conversación con la oposición, y espero que se cierre pronto, prefiero no pronunciarme porque no conozco el detalle de lo que se ha acordado. Nosotros hemos pedido también que se refuerce el pago de impuestos en regiones, que se llegue a un mejor tratamiento tributario de los adultos mayores, son temas que están en la petición, pero no sabemos si han sido acogidos porque el proyecto presentado originalmente está siendo sujeto a esta conversación que puede presentar modificaciones. Es evidente que no es dable a pensar que por concederle puntos a la oposición vamos a transformar esto en un proyecto a la medida de la izquierda, eso sería inaceptable pero, prefiero no opinar todavía mientras no tenga la definición que se va a impulsar después de las conversaciones con la oposición.

El que no critiquemos a la Presidenta Bachelet es un intento de amordazar a la coalición de gobierno para que no denunciemos las cosas negativas que ocurrieron durante su gobierno”.

-Y en la línea de no presentar un proyecto en la “medida de la izquierda”, ¿sería mejor que el oficialismo presente el proyecto sin tener que ceder en los puntos que exige la oposición y que ya se genere la discusión en el Congreso?

-Espero que estos sean los últimos intentos por grandes acuerdos transversales, si la oposición ya se niega definitivamente, el gobierno tiene que reconocer que somos minoría y que además no hay disposición de la mayoría de la oposición para conversar. Esto nos obligará a avanzar y a conversar con los parlamentarios que estén llanos a apoyar el proyecto en su mérito, más allá del hecho que sean proyectos de gobierno. Esto no es pesimismo, es realismo y espero que el gobierno que ya ha estirado la mano evalúe bien qué es lo que recibe de vuelta. Si recibe bien la posibilidad de conversar, de dialogar, maravilloso. Pero si la respuesta escondida por una serie de exigencias es un no, bueno, hasta aquí llegan estos intentos de grandes acuerdos transversales.

“Hay una planificación del bacheletismo, aprovechando que la oposición no tiene candidato presidencial, para repetir la fórmula que usaron en el gobierno anterior”

-Algunas de las exigencias que tuvo la oposición estuvo el no criticar a la ex Presidenta Michelle Bachelet, aumentar los impuestos y dividir la reforma  previsional. ¿Se puede seguir avanzando con estas condiciones previas?

-La negociación es eso, ver qué es lo que pide el otro, pero hay cierto límite naturalmente. El que no critiquemos a la Presidenta Bachelet es un intento de amordazar a la coalición de gobierno para que no denunciemos las cosas negativas que ocurrieron durante su gobierno. Muchas reformas mal hechas, graves problemas como por ejemplo este tema de los medidores, es responsabilidad absoluta de la Nueva Mayoría, y la oposición actual de manera grosera se la ha querido endosar al gobierno del Presidente Piñera. No nos vamos a quedar callados, vamos a seguir haciendo la crítica que corresponda al gobierno de Bachelet. Cometimos un gran error en el gobierno anterior que fue no criticar, no denunciar, no hablar con franqueza, no hablar directamente con la ciudadanía todo lo que habíamos recibido y en esta oportunidad no podemos cometer ese error.

Espero que el gobierno que ya ha estirado la mano evalúe bien qué es lo que recibe de vuelta. Si recibe bien la posibilidad de conversar, de dialogar, maravilloso. Pero si la respuesta escondida por una serie de exigencias es un no, bueno, hasta aquí llegan estos intentos de grandes acuerdos transversales”.

-Porque el presidente del PS dijo que no eran críticas sino que “injurias” contra la ex Presidenta Bachelet.

-Eso es una exageración de Elizalde, lo que pasa es que hay una planificación del bacheletismo aprovechando que la oposición no tiene candidato presidencial, para repetir la fórmula que usaron en el gobierno anterior, que es mantener a la Presidenta Bachelet en el extranjero alejada de toda polémica nacional y evitar también que la oposición la critique y eso no se lo vamos a permitir.

Estas reformas avanzan o de una vez por todas se cierra esta posibilidad de reformas, pero no podemos esperar otros ocho meses para que los inversionistas sepan en qué escenario se van a mover en términos tributarios”.

-El año pasado el crecimiento en Chile fue del 4%, donde influyeron las expectativas ante el nuevo gobierno, y ya para esto año se proyecta un 3,3% de crecimiento. Si bien es mayor que en el gobierno anterior, es más bajo a lo que se esperaba. ¿Cuánto cree que influye el no poder avanzar por las reformas elaboradas por el gobierno?

-No estoy de acuerdo con lo que usted asevera. Mirar un 3,3% o un 3,5% como si fuera poco me parece que no es lo correcto, el punto de comparación con Bachelet es bastante más bajo, es 1,4%. Por lo tanto, estamos hablando de crecer a dos o tres veces de lo que se crecía en el gobierno anterior, en eso hay que tener mucho cuidado. Cuando escucho al ex ministro Eyzaguirre decir que no se ha hecho nada en términos económicos lo que se busca es esconder el desempeño paupérrimo durante su gestión. Todos quisiéramos que se crezca en torno al 4%, pero también hay un ambiente internacional que Chile ha sorteado desde que está el Presidente Piñera de mejor manera. Un ejemplo claro es la guerra comercial entre EE.UU y China y claramente Chile ha estado mejor parado, hemos crecido más que prácticamente toda América Latina, salvo Perú, y tenemos un crecimiento muy por sobre el promedio del resto de los países del mundo.

Nos interesa saber qué surgió, qué es lo que se concluyó de las reuniones del Presidente con la oposición y ojalá saberlo de la boca de él y no de la prensa”.

-Volvieron a las reuniones entre el gobierno y oposición, ¿ustedes como oficialismo le van a pedir al gobierno encuentros bilaterales?

-Hemos tenido reuniones con el Presidente, tanto los parlamentarios como los presidentes de partido estos últimos meses, así que ya las reuniones ocurrieron. Ahora nos interesa saber qué surgió, qué es lo que se concluyó de las reuniones del Presidente con la oposición y ojalá saberlo de la boca de él y no de la prensa. Nuestros partidos políticos están siempre con la disposición de apoyar al gobierno, pero evidentemente también nos interesa opinar respecto de lo que se va a hacer en adelante.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: