Publicado el 25 de mayo, 2020

Coronavirus en América Latina: en el epicentro y con proyecciones peores a las sufridas en Europa

Autor:

Sebastián Edwards

Hacinamiento en grandes urbes, pobreza, confinamientos totales y problemas en infraestructura hospitalaria. Estos son algunos de los factores que hacen que la crisis por la pandemia pegue más fuerte en la región a nivel sanitario y económico. Mientras Brasil, Ecuador y México tienen altos niveles de contagio y letalidad, en naciones como Uruguay, Costa Rica y Chile, los fallecidos por Covid-19 se ha mantenido bajo, alrededor del 1% de los contagiados. Pero para expertos epidemiólogos y analistas internacionales, “América Latina se encuentra peor que Europa y el hemisferio Norte en general”.

 

Autor:

Sebastián Edwards

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Primero fue Asia, luego avanzó hacia Europa, de ahí tomó rumbo a Estados Unidos y hoy es América Latina el foco del coronavirus. Así lo afirmó la misma Organización Mundial de la Salud. “En cierto sentido, Sudamérica se ha convertido en un nuevo epicentro de la enfermedad”, dijo  el director del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

Los últimos datos sitúan al país más extenso del continente, Brasil, como la nación que se ha visto más afectada por el virus en la región y el segundo a nivel mundial, siendo superado solamente por Estados Unidos. Con esto, el continente superó a Europa en el número de contagios diarios. A modo de ejemplo, el miércoles pasado la OMS informó que se reportaron 106.000 nuevos casos en las últimas 24 horas, la cifra diaria más alta desde que comenzó el brote, con muchos de ellos en países latinoamericanos.


Países en donde el virus se ha mantenido relativamente estable en comparación con la región, como Chile, también enfrentan una situación crítica. El Presidente Sebastián Piñera señaló el domingo que “estamos muy conscientes, de que el sistema de salud está muy exigido, muy demandado, muy estresado. Ayer, escuchaba a algunos especialistas que decían que estamos ‘muy cerca del límite’: es verdad, estamos muy cerca del límite, porque hemos tenido incremento muy grande en demandas de camas intensivas”.

Ante esta alarmante situación, se suman una serie de proyecciones que pueden conllevar consecuencias sociales negativas para América Latina. De acuerdo a un estudio realizado por la ONG española “Acción contra el Hambre”, la pandemia de Covid-19 dejará más de 29 millones de nuevos pobres en la región. “La contracción de un 5 por ciento de la economía y el aumento de más de 11 puntos en el desempleo, según un informe reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, harán de esta la mayor crisis del último siglo”, señaló Benedetta Lettera, responsable para la región de la ONG.

Sin embargo, América Latina presenta distintas realidades en esta crisis. El analista internacional, Rafael Rincón, afirma que “es difícil hacer proyecciones en una región tan diversa. Hay muchos factores que pueden ir variando dependiendo del avance del virus en cada país”.

Uruguay, Costa Rica y Chile: Los “mejores alumnos” de la región

Uno de los casos que ha sido destacado por los expertos es el de Uruguay que ha registrado 764 casos y 22 fallecidos, obteniendo una tasa de letalidad de 2,8% y una tasa de mortalidad de 6,47 por millón de habitantes. Sobre este punto, Rincón explica que América Latina tuvo la “ventaja” de que “el virus haya estado en otros lugares, lo que le dio a países como Uruguay y Chile una ventaja que influyó en que hayan tenido desempeños superiores a otros países”.

En conversación con Agence France Presse (AFP), el epidemiólogo y asesor del gobierno de Lacalle Pou, Julio Vignolo, afirmó que su país reaccionó rápido a la emergencia, explicando que “hay otros factores que colaboran al control del virus en Uruguay, que tiene que ver con las características demográficas del país, con una baja densidad de población y sin grandes urbes”.

El caso uruguayo también fue destacado por Carlos Alberto Montaner en una columna a CNN en Español que fue titulada como: “Uruguay, el Oasis de la pandemia en América del Sur”. En ella, el periodista y escritor cubano y columnista de El Líbero, afirma que lo que diferencia a Uruguay del resto de sus países vecinos como Argentina y Brasil se guía por tres ejes principales: Informar a la población con total transparencia sobre los estragos y la peligrosidad del virus, hacer numerosas pruebas a sus habitantes y no imponer el confinamiento obligatorio, sino dejar que los ciudadanos decidan responsablemente qué hacer con sus vidas. “La combinación entre esas medidas ha convertido al país en un modelo para la zona”, indica.

En Centroamérica, Costa Rica ha logrado controlar de mejor manera el comportamiento del virus, en comparación con sus vecinos. Según consigna la BBC, en la estrategia de este país destacan los llamados EBAIS -centros de atención primaria – y la disciplina con la que los costarricenses han respetado las medidas de distancia social.  Junto con ello, los trabajadores de la salud están atendiendo los casos de Covid-19 en la etapa de detección, la que, según los expertos, es vital para contener los contagios. Costa Rica ha registrado 930 casos y 10 fallecidos, lo que representa una tasa de mortalidad de 2,0 por millón de habitantes y una tasa de letalidad de 1,07%.

Un país en donde el número de contagios ha aumentado, pero que mantiene una tasa de letalidad baja es Chile. Hasta el momento se han registrado 69.102  casos, 718 muertes, una tasa de letalidad de 1,03% y una tasa de mortalidad de 39,8 por millón de habitantes. A esto se suma la preocupante cifra de un 85% de ocupación de camas a nivel nacional. Sin embargo, el analista Rafael Rincón distingue como un factor a favor que “Chile de todos los países de América Latina es el que tiene una economía mejor preparada en términos de funcionamiento. Tiene un sector privado fuerte y una economía que se destacó por crecer y además tiene instituciones más transparentes, por esto se espera que sea el primer país de la región que se recupere antes de 2022″.

Condiciones hospitalarias precarias, pobreza, hacinamiento y problemas en seguimiento de casos

El hecho que apunta a que América Latina es en la actualidad el epicentro de la pandemia, se explica por distintas causas que la hacen una región, con sus características particulares, susceptible y vulnerable a los efectos sanitarios y económicos que conlleva el coronavirus.

En conversación con El Líbero, el epidemiólogo y miembro del Consejo Asesor del Ministerio de Salud, Miguel O’Ryan, explica que “en la región los países presentan, en primer lugar, distintos niveles socioeconómicos, lo que hace que haya diferencias en la población en general en su nivel de educación sobre estos fenómenos y de las conductas que hay que tomar para evitar la dispersión de la pandemia”. En segundo lugar, destaca “se ha reflejado una menor capacidad de atención hospitalaria de los casos más graves en las grandes urbes”.

En ese sentido, la analista de política internacional, Eleonora Urrutia, asegura que “como resulta importante la hospitalización a tiempo y oportunamente, Latinoamérica está en peores condiciones que Europa, aunque también varía por países. Incluso países como Brasil tiene mal y escaso sistema de atención sanitaria en el norte, pero mejor en el sur, de modo que eso también marcará diferencias”.

El historiador Alejandro San Francisco señaló en su columna en El Líbero que “en muchos países el cumplimiento de las medidas de confinamiento no ha sido el previsto por las autoridades, lo que ha significado alzas de contagios a pesar de las cuarentenas decretadas. Además, con la expansión de la enfermedad ha quedado expuesto otro factor: la precariedad de los sistemas de salud en la mayoría de los países sudamericanos”.

Otro factor que sería el mayor condicionante de la situación actual en la región es la pobreza y el hacinamiento, algo que se ha visto agravado con la crisis sanitaria y económica. “Esto genera un golpe importante en la tasa de mortalidad. A diferencia de Europa, en las grandes urbes de América Latina como lo son Sao Paulo y Buenos Aires, hay mayores condiciones de hacinamiento y un menor acceso a ser atendido en un centro de salud, por ende, se siguen registrando muertes”, explica el doctor O’Ryan. Ante este punto, Urrutia señala que “la región tiene núcleos habitacionales muy densamente poblados como las favelas o villas de emergencia, por lo que dependerá en estos lugares del patrón de convivencia entre viejos y jóvenes que no es posible separar. Pero allí habrá más problemas”.

Asimismo, los expertos atribuyen a los confinamientos radicalmente estrictos como un factor que ha impedido determinar un buen seguimiento de los casos y, eventualmente, su trazabilidad. En ese sentido, el doctor O’Ryan explica que “países como Argentina, Perú, Ecuador y Colombia y otros países que no tuvieron un manejo tan fino de la epidemia, optaron por lo grueso que es una cuarentena masiva de larga duración. La problemática que van a tener es que van a salir de la cuarentena sin tener una clara trazabilidad de los casos”. En esa línea, Urrutia sostiene que “los gobiernos que hayan decretado confinamientos más estrictos sin resultados positivos en el control del virus van a tener problemas. Los gobiernos que menos hayan cerrado sus economías saldrán mejor parados, y en este sentido destaca Uruguay a la fecha”.

Así lo planteó San Francisco en su columna: “La inmensa proyección social que tiene una crisis de esta naturaleza, que necesariamente se extiende hacia otras dimensiones que contribuyen a agravar la situación, provocando consecuencias que generan un verdadero círculo vicioso cuyos resultados ya hemos comenzado a ver, y cuyas lamentables consecuencias continuarán empeorando con el paso de las semanas”.

Brasil: Segundo país con más casos en el mundo

363. 211 contagiados y 22.666 muertos. Esas son las alarmantes cifras del país más golpeado por el coronavirus en la región, arrojando una tasa letalidad de 6,5% y una tasa de mortalidad de 107, 6 por millón de habitantes. Además, el gigante de América del Sur ya superó en número de casos a Italia y España, los países que fueron emblemáticos de la situación crítica que vivió Europa hace unos meses.

Una de las situaciones que preocupa a las autoridades locales son las muertes de adultos jóvenes de los sectores populares. En este país de 210 millones de habitantes, con una población más joven que la europea, 69% de los fallecidos por covid-19 tienen más de 60 años, según consigna el diario El Comercio. El porcentaje de muertos por coronavirus con menos 60 años -que era 19% en abril- ascendió a 31% en las últimas semanas.

Según consignó The Washington Post, la pediatra brasileña, Soon Rêllo, afirmó que la mitad de las personas que veía eran jóvenes, y muchas morían. En Brasil, el 15% de las muertes han sido personas menores de 50 años, una tasa más de 10 veces mayor que en Italia o España. En México, por ejemplo, la tendencia es aún más marcada: casi una cuarta parte de los muertos han tenido entre 25 y 49 años. 

Un grupo de expertos explicó a la BBC que la primera razón que explican “el fracaso brasileño” ha sido el incumplimiento irregular del aislamiento social. “Si pensamos en el país en su conjunto, el aislamiento fue muy irregular. En algunos lugares, prácticamente no existía”, afirmó Raquel Stucchi, consultora de la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas.

Entre otros factores, se incluye la falta de restricción a la circulación vehicular durante días festivos y cambios sucesivos en el Ministerio de Salud. A esto, se suma la actitud adoptada por el Presidente Jair Bolsonaro, quien celebró por medio de su cuenta de Twitter las manifestaciones y las multitudes aglutinadas en las calles de Brasil, luego de que la OMS recomendara aislamiento social. Se ha visto al Mandatario caminando por las calles sacándose fotografías con sus seguidores, dejando de lado el distanciamiento social como prioridad.

Por su parte, los gobernadores y alcaldes adquirieron una posición distinta, haciendo llamados a la población a guardar distanciamiento social y seguir al pie de la letra las recomendaciones realizadas por las autoridades sanitarias. Esto, según los expertos, generó un discurso distinto entre el Ejecutivo y las gobernaciones locales de Brasil.

Siguiendo la línea de lo sucedido en Brasil, uno de los países que ha sido fuertemente golpeado por la presencia del Covid-19 es Ecuador.

El país liderado por Lenin Moreno presenta a la fecha 36.258 casos confirmados, 3.108 fallecidos , una tasa de letalidad de 8,57% y una tasa de mortalidad de 182,8 por millón de habitantes. Las condiciones de pobreza y precaria atención sanitaria han sido la causa de la imagen de los muertos en las calles y en las casas de Guayaquil, ciudad que sufrió el colapso de sus sistema hospitalario y funerario.

Esta situación llevó al gobierno a crear temporalmente un equipo de policías y militares que en abril retiró al menos 1.600 fallecidos de casas y de la vía pública en Guayaquil.

Siguiendo a Ecuador se encuentra México, país que a la fecha ha presentado 65.856 casos, con 7.179 muertes, una tasa de letalidad de 10,9% y una tasa mortalidad de 56,9 por millón de habitantes. El día de ayer, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, señaló que “estamos en un momento crítico por el número de contagios, sobre todo en el Valle de México (…) el país pasa por “su momento más doloroso por la pandemia”. Un tono muy distinto al que AMLO tuvo al comienzo donde llamaba a salir a las calles en medio de la pandemia.

De acuerdo a un artículo publicado por Forbes México, en caso de que la nación azteca tenga una contracción económica de 7% este año, como lo prevén la mayoría de los analistas e instituciones financieras nacionales e internacionales, 12 millones de mexicanos entrarían en situación de pobreza y 12 millones 300 mil en pobreza extrema.  

Argentina: cuarentenas extensas cuestionadas y aumento en el índice de pobreza

Argentina presenta, a la fecha, un registro de 11.353 casos, 445 fallecidos , una tasa de letalidad de 3,9% y una tasa de mortalidad de 10,11 por millón de habitantes. El gobierno de Alberto Fernández ha encausado como medida principal la extensión de la cuarentena hasta el 7 de junio, con el fin de prevenir un mayor aumento de contagios.

El bajo número de contagios en comparación con otro países de la región se explica, principalmente, por la disminuida capacidad que tiene la nación trasandina para realizar test de PCR. Por ejemplo, Chile realiza exámenes en un volumen de “ocho veces mayor”, según explicó en su momento el ministro Mañalich.

Asimismo, las consecuencias sociales han comenzado a hacerse notar en el país trasandino. Según informa El Clarín, un mes antes que apareciera el Covid-19 en Argentina, esa nación acumulaba sobre sus espaldas, un 35,5% de pobres y entre los niños un porcentaje que llega al 52%. Es decir, 14 millones de personas en situación de pobreza y entre ellas, 3 millones son indigentes.


Por su parte, el hacinamiento, la pobreza y falta de agua son las mayores consecuencias del aumento de contagios en las villas más vulnerables de Buenos Aires. Ante un problema surgido en el suministro de agua en la ciudad, muchos de los pobladores de estas zonas se vieron en la obligación de salir a la calle, lo que generó aglomeraciones. Y ahora, cuando las medidas comenzaban a relajarse, ante las nuevas cifras el gobierno decidió retomar las cuarentenas. Situación que complica a los trabajadores.  “La situación es crítica y necesitamos trabajar. Volver para atrás no se puede”, señala un vendedor que consigna Clarín.

Proyecciones sobre la pandemia

Según señala el epidemiólogo Miguel O’Ryan se espera que en la región ocurra una “saturación en el sistema de salud en el uso de las camas críticas, que son las que permiten salvar a un buen porcentaje de la población joven que sin el uso de la ventilación mecánica fallecen. Si no hay un suficiente número de ventiladores mecánicos para las personas que los están requiriendo, eso va a derivar en un incremento importante de muertes”.

La analista Eleonora Urrutia prevé que la región “se verá afectada de manera distinta ya que su punto débil es la pobreza y no tanto la población envejecida. Pero quedará mucho más golpeada en términos económicos a futuro y por más años, en particular los gobiernos que hayan decretado confinamientos más estrictos sin resultados positivos en el control del virus”. 

En ese sentido, sostiene que “las consecuencias ideológicas podrían ser las peores ya que si se impone el relato de la desigualdad como causa de la pandemia,  se verá un retroceso en las políticas que son las que verdaderamente disminuyen la pobreza y logran el desarrollo de los países. En este sentido, América Latina se encuentra peor que Europa y el hemisferio Norte en general”.

Por su parte, San Francisco proyectó que “al mediocre crecimiento de los últimos años se sumará ahora una situación más grave aún, que ya se ha manifestado en la paralización de la actividad productiva, en la pérdida de unos 14 millones de empleos en América Latina y el Caribe, de acuerdo a las proyecciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”. 

“La institucionalidad en América Latina todavía no es suficientemente sólida y las democracias han vivido años de retroceso en la aprobación ciudadana, con síntomas de desconfianza y signos de descomposición. Enfrentar adecuadamente la crisis del coronavirus es una gran oportunidad para los regímenes democráticos de la región, que son mayoría”, platea San Francisco.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete