Publicado el 15 febrero, 2021

Convergencia Política: de grupo de WhatsApp a propuestas para un programa de gobierno

Autor:

Daniela Bas

Un grupo de cuatro ingenieros de opciones políticas opuestas, Wolfgang Tauber, Germán Henríquez, Mario Waissbluth y Jonny Heiss, egresados el 1969 de la Universidad de Chile, se reencontraron tras 52 años para generar un proyecto en común dejando de lado sus diferencias. Su objetivo es buscar puntos comunes sobre la visión de futuro para el país que quieren lograr. “Convergencia hacia un Chile mejor” es el nombre del proyecto en que generaron consensos sobre un modelo socialdemócrata, un Estado eficiente y activo en los servicios básicos y sin cuoteos políticos en los cargos públicos.

 

Autor:

Daniela Bas

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Preocupados por la polarización de la sociedad y la lucha de poder de los grupos políticos de cara a un año cargado de elecciones, un grupo de ingenieros egresados de la Universidad de Chile el año 1969 decidieron comenzar un proceso para buscar puntos comunes dejando de lado las “rabias acumuladas” y las “antiguas enemistades que vienen desde hace 50 años”.

La propuesta comenzó a surgir en un grupo de WhatsApp en el que sus opciones políticas opuestas los hacían discutir y disentir en varios puntos, pero les llamó la atención que al hablar de una visión de futuro para Chile en temas macro podían lograr acuerdos. Los primeros en redactar el documento, que hoy es su hoja de ruta, la cual resumen en “10 mandamientos para un Chile mejor” en su página web Convergencia Política fueron Wolfgang Tauber y Jonny Heiss.

Tauber explica que la teoría detrás del proyecto es “que el 60% o 70% de los chilenos opinan lo mismo de lo que quieren para el país y que las peleas que surgen entre políticos y también entre nosotros, son rabias acumuladas”.

Las conversaciones iniciales se dieron en agosto y al poco andar incluyeron en la redacción del documento, publicado a fines de diciembre, a Mario Waissbluth y Germán Henríquez. 52 años después estos cuatro compañeros de escuela -divididos 2 a 2 en izquierda y derecha- se propusieron enriquecer sus planteamientos y encontrar consenso en las líneas básicas de lo que querían para Chile. “Nos costó muy poco recuperar la amistad y generar acuerdos en varios temas relacionados con el desarrollo y la equidad en la sociedad”, agrega Tauber.

Cuando vieron que era posible incorporaron a 50 personas, la mayoría ingenieros del 69, a un conversatorio en donde se dieron cuenta que no era un “capricho de los 4”, sino que otros también aplaudieron la idea que comenzó, entre otros factores principales, tras el 18-O. “El estallido social es un tremendo indicador de qué es lo que está pasando en Chile y tiene mucho que ver con el hecho de que nosotros hayamos empezado a pensar qué podíamos decir sobre eso”, comenta Jonny Heiss.

No pretenden formar un partido político ni influir directamente en la redacción de la nueva Constitución, sino que aspiran a un consenso de mayoría, que permita generar voluntades para generar cambios. “Todos ansiamos mejores beneficios sociales, acceso a la salud, calidad en la educación y mejores pensiones. Si mostramos que un amplio sector, a lo mejor un 80% del país, quiere más o menos lo mismo, podemos ayudar a catalizar que se produzcan los cambios”, declara Jonny Heiss.

A corto plazo, su objetivo es “influenciar que en las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales nuestras ideas se hayan generalizado de tal manera que los políticos estén obligados a entrar en esa línea y dejar atrás sus intereses personales”, asegura Wolfgang. A su vez, Heiss añade que pretenden que el grupo que tiene el poder pueda llegar a acuerdos, tomando conciencia y cediendo, e incluso que un Presidente eventualmente elabore su programa de gobierno a partir de lo que escribieron como grupo.

Sus 10 mandamientos

Los 3 temas fundamentales para Convergencia Política son salud, educación y pensiones. El primer mandamiento es: “Necesitamos un sistema de salud que atienda por igual a ricos a pobres” y el siguiente corresponde a educación de excelencia para todos, poniendo el acento en la preescolar “para igualar la cancha desde el comienzo”. En tercer lugar, “un sistema de pensiones que resuelva el problema de todos los pensionados”, basado en tres pilares: solidario, capitalización personal y ahorro voluntario.

No pretenden entrar a los detalles de cada punto, pero notaron que para lograr los temas que consideran indispensables para el “Chile soñado” debían encontrar un modelo socioeconómico de base llamado socialdemocracia en que el Estado tenga un rol activo en entregar los servicios básicos, el apoyo a los más desfavorecidos y la redistribución del ingreso, además de tener una economía capitalista como sucede en Alemania, algunos países escandinavos, Nueva Zelandia, entre otros.

No solo el modelo socioeconómico es clave, según los ingenieros, sino aumentar la recaudación de impuestos. “Si no se parte por recaudar un 50% extra de lo que recaudas ahora no hay ninguna posibilidad de darle más beneficios a la gente”, explica Heiss. De acuerdo con sus estudios, en Chile hay mucha evasión y “habría que partir en castigar a los evasores de forma drástica”.

En su planteamiento califican como clave modernizar y simplificar el sistema tributario para lograr el aumento en lo recaudado por la vía de eliminar excepciones, fuentes de elusión y disminuyendo la evasión, lo que sería fundamental, según el grupo, ya que las tasas de los impuestos en Chile son superiores a las de Nueva Zelandia, para tomar un ejemplo, pero la recaudación per cápita es muy inferior debido a los altos niveles de evasión, es más, señalan que es del orden del 7% del PIB, lo que deja a Chile como el país de la OCDE en que menos efecto tiene la redistribución de impuestos.

Evitar la afiliación política en los cargos públicos

No solo es importante recaudar dinero, sino que gastarlo bien, señala el grupo de ingenieros. Por ello plantean que el aparato público debe estar conformado por gente eficiente, elegida técnicamente y no por cuoteos políticos.

“Necesitamos un Estado eficiente, eficaz, profesionalizado y fuerte, que no esté capturado por ningún grupo o ideología, con funcionarios de carrera, no políticos”, dice su cuarto mandamiento.

Su propuesta es que los cargos públicos sean elegidos por el Sistema de Alta Dirección Pública (ADP), sin considerar afiliación política, salvo casos excepcionales, de confianza del Presidente. Estos no serían más de 500 a nivel nacional, número compuesto por ministros, subsecretarios y asesores, entre otros.

“Hoy día una forma de corrupción es que cada gobierno pone a sus partidarios aunque no sean los más calificados. Es obvio que el gobierno tiene que tener confianza en cargos estratégicos, pero no son todos. De los 150 servicios públicos habría que decidir cuáles son los estratégicos”, dice Heiss. Por su parte, Tauber agrega que hoy en día “hay partidos que se apropian de ciertas instituciones y cada vez que cambia el gobierno, los partidos ponen a su gente”.

Incluso podría haber excepciones, dicen, para los ministerios que son de carácter técnico como Salud y Transporte en los que, señalan, no deberían cambiar cada 4 años sus direcciones según la afiliación política.

De esta forma, aseguran la autonomía de ciertas instituciones, las que, según los planteamientos de Convergencia Política, “operarán regidas por un cuerpo colectivo, como un directorio pluralista, o bien por cargos elegidos por postulación en concursos públicos administrados por la ADP”. Algunas de ellas son el Banco Central, el Tribunal Constitucional, la Contraloría General, el Consejo de la Transparencia y el propio ADP.

En términos generales, plantean mejorar la gobernabilidad y la eficiencia del Estado. “Queremos un gobierno que funcione y hoy día no funciona, especialmente si el Parlamento es de un color y el Presidente de otro”, señala Tauber.

Para lograr aquello no se cierran a las modificaciones a la actual estructura de gobierno, redistribuyendo algunas atribuciones presidenciales o considerando modelos similares a los países socialdemócratas, que tienen regímenes semi presidenciales o parlamentarios.

Hoy su página web cuenta con casi 4 mil visitas y 350 personas han adherido a la iniciativa. Reciben observaciones y complementan el texto creado en primera instancia en virtud de ellas, reflejando sus planteamientos y los de sus seguidores. Su meta es llegar a los 3 millones de adherentes para generar cambios en la dirección que proponen y mediante el consenso, generar ruido y una “Convergencia hacia un Chile mejor”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO