Veamos. En los últimos cinco partidos, la UC ha conquistado solamente 3 puntos de los 15 posibles, lo que se contradice con su desempeño en las primeras 16 fechas, cuando conquistaron 39 puntos de 48 posibles ( 81,26% rendimiento). Desde entonces su desempeño ha ido en picada: en las últimas 15 fechas, obtuvo solamente 19 puntos de 45 en disputa (42,23% rendimiento) y en los últimos dos encuentros sacó 0 puntos.

Considero tres factores para explicar la caída del equipo cruzado. La primera es la mal entendida sobrecarga de trabajo o «fatiga de material». En 210 días disputaron 31 encuentros, más 13 internacionales, lo que da de promedio un partido cada 4,8 días. Sinceramente esto no lo encuentro tan terrible, teniendo en cuenta que los entrenamientos entre partidos deberían ser livianos y de movimientos regenerativos. De no ser así, habrá que revisar los procedimientos: entonces la sinrazón sería una verdadera razón.

El segundo factor es la partida de César Pinares cuando mejor estaba jugando (su último partido fue ante Curicó el 11 de noviembre), las intermitencias de Edson Puch, y  la lesión de José Pedro Fuenzalida. Esto quiere decir que con Dituro, Aued, Buonanote y Zampedri no alcanza.

Tercera causal, el mal manejo de la parte psicológica del plantel. No es posible que tengan la Copa al alcance de la mano y que a estas alturas no tengan la seguridad de ganarla. No creo que el cuadro Católico, por tratarse de la estrella N°13, tenga alguna superstición.

A Unión La Calera le pasa lo mismo: cuando tuvieron en la mira a los punteros, les faltó jerarquía para ganar esos puntos necesarios y empatarles el primer lugar.

A Unión Española, exactamente igual: estuvieron varias veces por subir al segundo lugar del podio y tampoco pudieron, pese a  que tienen al mejor jugador del campeonato, La Joya, Carlos Palacios. Pero como si fuera poco, rodó la cabeza de su técnico, Ronald Fuentes, al cual mucho le tenemos que agradecer los  hispanos, ya que llevó de las inferiores a la división de honor a 8 jugadores rondando los 20 años, de primer nivel; seguramente al menos cinco de ellos serán integrantes de una nueva generación dorada.

Jamás hubiera imaginado que los hinchas de Colo Colo estarían tan felices por el triunfo de Universidad de Chile (ante Iquique). Parece que hay más interés de los equipos por salvarse del descenso que de obtener el título (en las últimas fechas, los del final de la tabla han sacado el doble de puntos que los de la cima). Después de todo, estas son cosas del fútbol y de negocios.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta