es presentado por:
Publicado el 28 de mayo, 2019

Comentario: La “U” vuelve a sonreír y Arias se afirma en la banca

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Pasaron 10 angustiantes fechas para que U. de Chile volviera a sonreír de verdad, y fue así que en el estadio Zorros del Desierto de Calama, ante escasos 3.365 espectadores, lograra un triunfo categórico por 4×2 ante Iquique. Un resultado que pudo ser mas amplio, no obstante lo cual, casi al final del partido nuevamente aparecieron los fantasmas para los azules. Afortunadamente para ellos, el pitazo final de Piero Maza llegó pronto, para exorcizar los demonios.

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Este duelo tenía una carga muy grande para Universidad de Chile. Sobran las razones. Para Iquique también, porque era un partido, no digo clave, pero sí muy motivante para los nortinos, pues de haber ganado quedaba con 19 puntos, en la zona de acceder a alguna copa internacional, y con la derrota quedó entre los seis últimos. Lo descrito es obviamente una ficción, faltan 16° fechas para terminar el torneo, allá por el 1° de diciembre.

El cotejo entre celestes y azules fue intenso, muy disputado, el marcador eso sí, no reflejaba la diferencia que había en el campo de juego, pues recién a los 4’ del segundo tiempo, U. de Chile, lograba ponerse en ventaja 3×1 por intermedio de unas de sus figuras, Gonzalo Espinoza, con un furibundo remate desde fuera del área, venciendo al portero Iquiqueño, un verdadero golazo. Así los azules ponían las cosas en su lugar. A los 73’ vino el cuarto gol, por intermedio de un jugador batallador y de gran despliegue físico, que de a poco se está ganando el corazón de la hinchada azul, Leandro Benegas, quien con un remate de primera, cerca del punto penal, bate al “solvente” portero Sebastián Pérez. Al finalizar, penal a favor de Iquique: convierte Matías Donoso. En esos 5 minutos de descuento se les aparecieron nuevamente los fantasmas a los azules. Afortunadamente para ellos, el pitazo final de Piero Maza llegó pronto y los incansables fantasmas esta vez se desvanecieron.

Como este encuentro, donde fue claro dominador U. de Chile, por lo menos tuvo otros cuatro partidos iguales, de los diez disputados bajo la conducción de Alfredo Arias, en que el equipo mostró contundencia en el juego, pero no en el finiquito. Pero esta vez sí le salió bien.

Me alegra el repunte azul, por ellos, por el fútbol chileno, pues junto a Colo Colo, U. Católica y un par más son los “designados” para animar el torneo nacional. Me alegro también por Alfredo Arias, a quien Azul Azul lo habría confirmado en el puesto hasta fin de año. Sin duda es la mejor decisión tomada por sus dirigentes; lo peor ya pasó, el técnico “charrúa” tiene mucho camino andado. Por lo demás, si viene otro técnico, tampoco garantiza triunfos a corto plazo.

Pregunto: ¿Como “enrielas” a un equipo que por dos años viene con serios problemas “conductuales”? Dirigentes por un lado, director deportivo por otro (ahora parece que se eliminó el cargo, afortunadamente), cuerpo técnico por otro y jugadores subdivididos por otros… Así es imposible. Cuando sabes, además, que te han antecedido en el cargo ocho entrenadores en los últimos tres años…

Si a lo anterior le sumamos la presión de una “guillotina afilada” por la hinchada que permanentemente está pendiendo sobre tu cabeza, les puedo asegurar que no cualquiera lo resiste. Alfredo Arias dice “que no se rinde, que jamás lo ha hecho” aunque en la banca tenga a un “referente herido” como Johnny Herrera, con las cámaras de la
TV apuntándole implacablemente a su rostro, esperando cualquier gesto o ademán del portero azul, que sirvan para alimentar la polémica y la intriga.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: