Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 10 de mayo, 2019

Cieplan, el centro de estudios que por décadas ha influido en el rumbo del país y que ayer almorzó con Piñera

Autor:

Javiera Barrueto

Ayer La Moneda se transformó en el punto de encuentro de los principales liderazgos político-económicos de la centroizquierda, en medio de la discusión de las reformas que impulsa el gobierno. Las figuras que acudieron a la invitación del Presidente tienen entre sus “haberes” las bases económicas de la Concertación y ministerios clave en cinco administraciones. Además, impulsaron reformas trascendentales como la tributaria en la era Aylwin, la jornada escolar completa con Frei Ruiz-Tagle, el superávit estructural con Lagos y el cambio previsional con Bachelet I.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Fue una reunión de viejos amigos”. Así define uno de los asistentes el encuentro que ayer sostuvo el Presidente Sebastián Piñera con los investigadores del centro de pensamiento, Cieplan, liderados por Alejandro Foxley. Junto a él llegaron Patricio Meller, José Pablo Arellano, René Cortázar, Manuel Marfán, Ignacio Walker y Raúl Eduardo Sáez, además de los ex ministros Genaro Arriagada y Eduardo Aninat. Antes del “distendido almuerzo”, el grupo recorrió la Galería de los Presidentes, donde se encuentran retratos y bustos de ex mandatarios.

Tanto los hombres del think tank -clave en las políticas públicas de los últimos 30 años- como el Mandatario se sentían “a sus anchas”, según comentan algunos de los presentes. China, Brasil, Argentina y Venezuela fueron algunos de los temas de la cita que tuvo un tono “muy agradable”. Si bien no se abordaron directamente las reformas, los allí presentes son partidarios de aprobar la idea de legislar sobre iniciativas como la previsional y la modernización laboral. Sí conversaron -y con preocupación- sobre “la caída del prestigio de las instituciones”.

Junto con el anfitrión estuvieron los ministros de Hacienda, Felipe Larraín; de Economía, José Ramón Valente, y de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine;  además del jefe de asesores del Segundo Piso, Cristián Larroulet.

La reunión se produjo en medio del debate de las reformas que ya comienzan a tomar rumbo en el Congreso. Pero esta no es la primera vez que en los 14 meses de gobierno se recurre a los economistas, puesto que en la comisión de Desarrollo Integral, parte de los cinco Acuerdos Nacionales convocados por el gobernante, participan Aninat, Marfán, Foxley y Arellano.

La influencia del equipo de la Corporación de Estudios para Latinoamérica no es nueva en la política chilena. Su historia se remonta a los 70 cuando nacieron al alero de la Universidad Católica, luego se “independizaron” y Cieplan se convirtió en uno de los principales think tank de la oposición al régimen militar. A fines de los 80 jugaron el rol de “ingenieros” de la transición” y hoy tienen en su “hoja de vida” el haber ocupado altos cargos en los que desarrollaron políticas públicas claves.

Los Cieplan “apagan incendios” en Bachelet I y II

A cuatro meses de que Michelle Bachelet arribara a La Moneda en su primera administración, en 2006, acudió a uno de los principales referentes de Cieplan y actual presidente del Banco Central, Mario Marcel. Por esos días le encomendó liderar la reforma al sistema de pensiones, una de las iniciativas más ambiciosas de su gobierno.

Así, se constituyó la “comisión Marcel” cuyos resultados fueron la base del proyecto de ley que se promulgó en marzo de 2008. Y fue precisamente bajo el amparo del economista que se consolidó uno de los principales legados de la ex Jefa de Estado, con la creación de la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario.

Ocho años después de esa convocatoria, el escenario cambió. En su segunda administración, la ex Mandatario optó por dejar de lado a la Concertación para centrarse en la naciente coalición, la Nueva Mayoría. En esa línea, más inclinada a la izquierda que a la centroizquierda, Bachelet incorporó como ministro de Hacienda a Alberto Arenas (PS). Aunque el economista también ha estado ligado a Cieplan, su pensamiento comulga más con la NM, lo que se vio reflejado en la reforma tributaria que impulsó  durante la primera etapa del anterior gobierno.

Pero las bajas cifras económicas, las encuestas en un nivel similar y el relato no logrado al que aspiraba el gobierno, provocaron que, por primera vez, desde el 90, se cambiara al titular de la cartera.  Y, ante la sorpresa de muchos, Bachelet optó por un Cieplan  “más moderado”: Rodrigo Valdés. A este PPD le correspondió liderar la “reforma a la reforma” para enfrentar las falencias que había dejado su antecesor. Sin embargo, dos años más tarde, el equipo económico renunció ante el giro, sin retorno, que había tomado la entonces Presidenta hacia una política no centrada en el crecimiento. Aun así, el exponente de Cieplan fue un “bombero” en medio de la crisis desatada.

Pero esa no fue la primera vez que la ex Mandataria recurrió a los Cieplan para “apagar incendios”. También ocurrió en 2007 en el colapso que significó implementar el Transantiago en su primera administración. Fue en ese momento que acudió a otro emblemático del centro de pensamiento, el DC René Cortázar, quien asumió la cartera en el peak de la crisis del sistema de transportes.

Otra de las figuras “clave” de Cieplan durante Bachelet I, fue Alejandro Foxley quien estuvo a la cabeza del Ministerio de Relaciones Exteriores. La gestión del economista destacó por la firma de los tratados de libre comercio y mejorar las relaciones con Perú y Bolivia. Sin embargo, mostró sus diferencias con la ex Presidenta y optó por renunciar. Justo poco tiempo después de la recordada visita a Cuba donde a la ex Mandataria se la ve literalmente “corriendo” para reunirse con Fidel Castro.

El superávit estructural con Lagos

La gestión del ex Presidente Ricardo Lagos también  contó con la colaboración de los integrantes de Cieplan. Hace 19 años, el Ministerio de Economía estuvo liderado por uno de los investigadores del organismo: José de Gregorio. Sin embargo, su camino en el gabinete solo duró un año, puesto que en 2001 fue consejero y más tarde presidente del Banco Central.

También Mario Marcel destacó durante la administración Lagos. El por esos días director de Presupuestos, junto al entonces ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre, fueron los impulsores de la regla del superávit estructural del 1% del PIB.  Medida que transversalmente es reconocida como esencial para la economía chilena.

En el documento publicado en 2007 “Meta de superávit estructural: elementos para su análisis” Marcel, Eduardo Engel y Patricio Meller destacan que la iniciativa “ha sido una política exitosa porque le ha permitido al país amortiguar los shocks externos a través de la operación de los estabilizadores automáticos del presupuesto, porque ha reducido las percepciones de riesgo sobre la economía nacional, y porque ha permitido contar con financiamiento público estable para programas y reformas sociales prioritarios”.

Y si con Bachelet el Ministerio de Relaciones Exteriores estuvo bajo un Cieplan, Lagos mantuvo la misma línea con Ignacio Walker como canciller. Desde ese cargo, lideró la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec) realizada en Chile. Además, encabezó la crisis de abastecimiento de gas natural desde Argentina y monitoreó el diferendo sobre la soberanía marítima planteado por Perú.

Jornada escolar completa de la mano de José Pablo Arellano

El economista José Pablo Arellano fue uno de los representantes del think tank durante la administración de Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Su rol en el gobierno estuvo en la cartera de Educación. Y en esa posición lideró el proceso de la jornada escolar completa.

Años después, en 2015, en una columna en El Mercurio recordó: “La reforma educacional impulsada durante el gobierno del presidente Frei Ruiz-Tagle, profundizó y amplió el esfuerzo iniciado en el gobierno del Presidente Aylwin por mejorar nuestra educación. Lo primero fue continuar el esfuerzo de décadas anteriores por elevar la cobertura. El progreso ha sido claro. Entre los niños del 40% más pobre en 1990 un 25% no asistía a la enseñanza media teniendo la edad para hacerlo. En el 2000 eran menos del 15% y actualmente son menos del 5%”.

En tanto, el economista Manuel Marfán fue ministro de Hacienda durante el gobierno del DC, tras la partida de Eduardo Aninat hacia el Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, solo ocupó el cargo en los últimos meses de mandato. Pero fue bajo de la gestión de Patricio Aylwin que Marfán tuvo un rol clave para sacar adelante la reforma tributaria junto a Alejandro Foxley.

La reforma tributaria de Aylwin liderada por Foxley… con colaboración del senador Piñera

“La persona con la cual a mí, como ministro de Hacienda, me tocó negociar y conversar, incluso antes que llegáramos al gobierno, fue el actual Presidente Sebastián Piñera y ese reconocimiento hay que hacerlo porque el gesto que él hizo hoy día, de alguna manera, muestra una actitud similar: buscar escuchar atentamente los puntos de vista que no necesariamente son los mismos que su gobierno tiene”, dijo ayer el ex ministro Alejandro Foxley a la salida del almuerzo con el Mandatario.

El episodio al que hace alusión es el ocurrido en 1990 cuando Piñera, en su rol de senador y líder de RN fue clave para que el entonces ministro de Hacienda  lograra sacar adelante la reforma tributaria del gobierno de Patricio Aylwin. En ese momento, el entonces parlamentario sostuvo diálogos con La Moneda que terminaron dándole los votos para el cambio tributario en el Congreso.

Y no era menor la prueba para los Cieplan en ese momento. Junto a Foxley, también trabajaron Marfán y Marcel. El cambio que buscaba Hacienda, tras la recuperación de la democracia, iba más allá de los números. Esto lo reflejó la actual cabeza del Banco Central cuando, en 1997 escribió el texto “Políticas públicas en democracia”. Allí explica que tenían que demostrar que “la democracia no era sinónimo de caos y que las fuerzas políticas de centro e izquierda eran capaces de gobernar con responsabilidad”. En la misma línea, Marfán dijo en esos años: “La Reforma Tributaria era parte de la credibilidad económica que la Concertación aspiraba a ganar”. Y fueron “los Cieplan” los que lo lograron.

Y son los mismos que ayer acudieron al llamado del Presidente y que se muestran partidarios de que la oposición le abra las puertas a las reformas y aprueben la idea de legislar las iniciativas que impulsa la actual administración.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: