Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 17 de agosto, 2015

Cancillería evalúa nombrar a experta Ximena Fuentes, esposa de Fernando Atria, a la cabeza de DIFROL

Autor:

Renato Gaggero

Si bien le reconocen inteligencia y sólida formación académica, en el mundo diplomático preferirían que un funcionario de carrera asumiera un cargo tan estratégico como la Dirección de Fronteras y Límites del ministerio de RR.EE.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El 27 de mayo de 2014 el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció la salida de María Teresa Infante de la Dirección Nacional de Fronteras y Límites del Estado (DIFROL). Tras años a la cabeza de ese organismo -que sólo se vieron interrumpidos cuando se dedicó a tiempo completo a la demanda marítima peruana en La Haya, como coagente chilena-, la abogada experta en derecho internacional partió como embajadora a Holanda, dejando libre el cargo.

A los pocos días, la Cancillería nominó de forma provisional al entonces embajador en Singapur, Fernando Danús, quien permanece hasta hoy en el puesto. Sin embargo, de forma paralela, el Consejo de Alta Dirección Pública inició un proceso para buscar a un director titular para el organismo encargado de preservar y fortalecer la integridad territorial del país, asesorando profesional y técnicamente al gobierno, participando en la celebración de tratados y en la negociación de convenios, entre otras materias.

atria fuentesY al parecer, más de un año después, el gobierno ya tendría a una candidata favorita. Según fuentes diplomáticas, se trataría de Ximena Fuentes Torrijo, abogada de la Universidad de Chile, doctora en Filosofía de Oxford y muy cercana a Infante.

La profesional de 47 años tiene trayectoria en derecho internacional y en su currículum cuenta con haber integrado el equipo que defendió a Chile en La Haya en la demanda peruana. Asimismo, ha asesorado a la DIFROL en materias como “cursos de agua compartidos, Campos de Hielo Sur y el funcionamiento de las Comisiones Mixtas de Límites”, según su perfil disponible en la Universidad Adolfo Ibáñez, institución de la que es profesora desde el año 2003.

De hecho, en la página de gobierno transparente figuran sus contratos a honorarios con la DIFROL desde 2009 a la fecha –actualmente recibe más de tres millones de salario-, y unas asesorías que realizó de forma paralela a la Subsecretaría de Fuerzas Armadas durante 2014.

Sin embargo, la abogada tiene otra particularidad: es esposa de Fernando Atria, el abogado constitucionalista que trabajó en la campaña presidencial de Michelle Bachelet y que ha impulsado con fuerza la opción de una asamblea constituyente para la confección de una nueva Constitución.

twitter ximenaA través de su cuenta de Twitter, Fuentes suele difundir las actividades en las que participa su marido, comparte sus comentarios sobre el debate constitucional e incluso en algunas ocasiones lo ha defendido cuando alguien lo ha criticado. Por ejemplo, en mayo salió a enfrentar al diputado Matías Walker (DC) cuando éste restó legitimidad democrática al rol de Atria por no haberse sometido a ninguna elección (ver foto).

Críticas por su rol en el equipo que defendió a Chile en La Haya

En la web Wikibello, una especie de Wikipedia hecha por los estudiantes de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile –donde ejerce como académica de la cátedra de derecho internacional público-, a Fuentes se le califica como “extremadamente inteligente” y se le atribuye una frase contra la estrategia peruana usada en La Haya que, según personeros vinculados a Cancillería, describe una de las principales debilidades de la abogada: “Es que Perú usaba unos argumentos tan ridículos. Espera ¿hay alguien de Perú? ¿No? ¿Seguros?”

Si bien algunas de las fuentes diplomáticas consultadas por “El Líbero” tienen una muy buena opinión de ella, existe un grupo que no ve con buenos ojos su eventual llegada a la DIFROL justamente por ese tema. Dicen que su desempeño asesorando al equipo chileno en La Haya en el juicio con Perú no fue bueno. En primer lugar, porque Chile terminó perdiendo mar, y en segundo lugar, porque tuvo poca “visión” y “sintonía fina” para leer mejor la situación y adelantarse a un panorama que para algunos resultaba obvio: que la Corte Internacional de Justicia fallaría de forma salomónica. “Se minimizaron hasta el cansancio los argumentos peruanos y al final terminaron ganando”, dice una de las fuentes, que también cuestiona el trabajo del equipo jurídico que está viendo el caso con Bolivia, del que ella forma parte.

Las bases del concurso de Alta Dirección Pública -a las que tuvo acceso “El Líbero”- dicen que el postulante debe tener la “capacidad para identificar y administrar situaciones de presión, contingencia y conflictos y, al mismo tiempo, evaluando íntegramente el escenario vecinal y proponer soluciones estratégicas, oportunas y adecuadas al marco institucional público”. Pero personas vinculadas a la diplomacia chilena cuestionan que Fuentes cumpla cabalmente con ese perfil. Por ejemplo, ven con preocupación la forma en que ella podría manejar dos temas clave para la DIFROL: el conflicto de la minera Pelambres con Argentina, y la delimitación fronteriza con el mismo país en Campos de Hielo Sur (ver nota), una de las reservas de agua dulce más grande del mundo.

Por esa razón, una de las fuentes consultadas preferiría que el organismo quede en manos de un diplomático de carrera con dilatada trayectoria. “En Cancillería no todo lo que se hace queda escrito, entonces acá se necesita alguien que cuente con memoria institucional para abordar estos temas”, señala.

 

FOTO: AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: