Publicado el 12 de junio, 2020

Bettina Horst y acuerdo: «Es un instrumento de emergencia, no está diseñado como ayuda social permanente para los hogares»

Autor:

Pilar Molina

La directora de políticas públicas de LyD, miembro del grupo de expertos que convocó el ministerio de Hacienda para enfrentar la pandemia, se refiere a los detalles de la propuesta y precisa: «Recordemos que en el largo plazo la única forma de derrotar la pobreza es con un crecimiento económico y con la generación de oportunidades mejores y empleo; no a través de transferencias desde el nivel central».

Autor:

Pilar Molina

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El Covid-19 es una crisis sanitaria sin precedentes en la historia, y debido a las medidas que se han implementado para contener sus efectos, se provocó la recesión económica más grave registrada en casi un siglo. En Chile ya se han destruido dos millones de empleos en un año, y ha causado enormes daños en el bienestar de las personas.

Para combatir los efectos de la pandemia, esta semana el gobierno accedió y se allanó al marco fiscal planteado por un grupo transversal de economistas -convocados por el ministerio de Hacienda- que implica un gasto público de hasta US$12.000 millones para un horizonte de 24 meses. La oposición también adhirió a esta propuesta, en la que el origen de los recursos y el monto del Ingreso Familiar de Emergencia son los principales nudos de la negociación, pero el acuerdo todavía no se ha cerrado.

Para conversar sobre este tema, la periodista Pilar Molina conversó -durante el programa «Mirada Líbero en Agricultura«- con la economista y directora de políticas públicas de LyD Bettina Horst , miembro de este grupo de 16 expertos que convocó el ministerio para enfrentar la crisis por el Covid-19.

-¿Estos US$12.000 millones son recursos frescos completamente, a los que habría que sumar las reasignaciones o las sub ejecuciones que estaban presentes en el plan que hizo Hacienda esta semana, que era por US$10.000 millones?

-Estos 12 mil millones de dólares corresponden a gastos adicionales a lo que estaba legislado hasta el 1 de junio de este año, sin duda no sabemos este año si es que finalmente de acá a diciembre cuánto más se subejecutará o eventualmente quizás repunte de nuevo la economía y no hay necesidad de subejecutar… Así que cualquier recurso adicional que se pudiera generar de acá a fin de año a partir de una subejecución, eso está planeado como flexibilidad para poder incorporarse adicionalmente a este fondo de los 12 mil millones de dólares.

-¿Si los partidos aprueban esta propuesta, significa que el gobierno tendrá flexibilidad para ir asignando los fondos a los distintos programas, sin tener que pasarlos por el Congreso, como le ha pasado ahora, que todavía no llegan a acuerdo en una propuesta para mejorar la posición de las personas a honorarios?

-Sí, efectivamente la aprobación de este fondo le da un marco general para los próximos 24 meses, para programas enfocados a la reactivación económica, para que el gobierno pueda ir decidiendo en qué gastarlos, pero sin duda hay que legislar sobre algunas materias bases, algunas áreas generales respecto de cómo se puede financiar. Por ejemplo acá también está propuesto un aumento del Ingreso Familiar de Emergencia, que sería financiado con estos recursos, y ese ingreso familiar de emergencia también lo estamos plateando con una flexibilidad para el gobierno: en cuanto a la gradualidad de su retiro, en cuanto a la duración y permanencia en el tiempo, entonces todos los instrumentos planteados siempre implican un grado de flexibilidad, le entregan un grado de flexibilidad a la autoridad, sobre todo en este contexto actual de incertidumbre, que la verdad no podemos anticiparnos, a partir del control de la pandemia y las necesidades futuras de la reactivación de la economía.

-¿Esto significa que la oposición pierde una herramienta, que es la de ir propuesta por propuesta pidiendo más? ¿Es posible que esto obstaculice que el gobierno llegue a acuerdo hoy?

-Sí, pero no hay que verlo como que el gobierno pierda atribuciones o pierda protagonismo…

-Al revés, la oposición va a perder protagonismo, en la medida en que tenga la flexibilidad para ir asignando los recursos, el gobierno no va a tener que estar pidiendo permiso al Congreso cada vez…

-Sí, entiendo el punto que estás haciendo en cuanto a que el Congreso pierda protagonismo en los próximos meses, en los próximos dos años, pero sin duda que este fondo si bien hoy se puede legislar, por ejemplo la creación de este fondo, y algunos lineamientos generales, y algunas cosas que hoy hay que dejar, como por ejemplo el cambio en el Ingreso Familiar de Emergencia, hay otras materias que van a ser parte de un protocolo probablemente y se tendrán que ir legislando también en el tiempo. Hay ciertas propuestas de rebajas tributarias, por ejemplo, pero hoy es muy difícil anticipar los instrumentos que tienes que aplicar en uno o dos años más, entonces además de legislar la creación del fondo, lo que se sugiere es que esto vaya acompañado con un protocolo que siente las bases para acuerdos y modificaciones legales futuras.

-¿Y ustedes calcularon cuánto van a descender los ingresos del fisco este año, para poder financiar la pandemia después de la caída de actividad que hemos tenido en los últimos meses? 14% en abril, 15% en mayo…

-Está estimado un déficit para este año en torno al 10%… la verdad es que es difícil anticipar hoy con exactitud cómo van a caer los ingresos fiscales, porque por un lado acá el déficit fiscal está construido a partir de caídas del ingreso por la menor actividad económica, menor recaudación de tributos, así como también mayores gastos. Y por el lado de los gastos, las medidas de restricción, las cuarentenas, afectan finalmente también el gasto público. Por ejemplo, muchas obras de inversión pública han tenido que ser paralizadas, construcción de viviendas sociales han tenido que ser paralizadas, producto de estas medidas de puente, entonces es difícil anticipar hoy una cifra exacta de cuánto finalmente se va a ejecutar de los recurso que hoy están contemplados en la ley de presupuestos.

-¿Pero en principio el déficit efectivo sería entre 9% y 10% que significa más o menos que el gobierno o el Estado va a gastar un 50% más de lo que le ingresa?

-Efectivamente, y eso de nuevo, hay que recordar, no es solo por un aumento de gasto, sino que cuando la actividad económica cae, cuando cae la producción económica, ahí la recaudación tributaria también se reduce fuertemente, entonces son los dos efectos que suman, y que nos llevan a un déficit fiscal prácticamente histórico en las últimas décadas en este país.

-El grupo de economistas, que usted integró, propuso en materia de ingreso de emergencia, que pareciera ser que es la principal herramienta social, para el 30% de los trabajadores informales que no pueden salir a trabajar por la cuarentena, y se convierte en un problema sanitario. Están proponiendo elevar este ingreso de emergencia al 80% de la población, ¿porqué no focalizarlo más efectivamente a los trabajadores informales?

-Este es un tema muy técnico, y no siempre queda bien explicado en la arena más pública. Acá no se está hablando del 80% de la población, este instrumento se basa y se entrega a partir de la información que está en registro social de hogares, que es un registro al cual la gente de la familia de los hogares tiene que inscribirse, y que forman parte del Ministerio de Desarrollo Social, ellos son los que administran. Esta es una herramienta que se utiliza tradicionalmente y desde hace años ya, para efectos de focalizar, entregar y canalizar la ayuda social desde los distintos instrumentos que tiene el estado. Estamos hablando de los hogares que están inscritos en el registro social de hogares.

-Al 80% de los hogares inscritos, que antes era la ficha…

-Hasta hace varios años atrás, efectivamente. Entonces es el 80% de los hogares inscritos en el registro social de hogares. Hay que reconocer que administrativamente, desde el gobierno se han tomado distintas medidas que han facilitado la inscripción, actualización de datos de forma tal de que efectivamente este beneficio le llegue a la gente que lo requiere y a la gente que hoy podría ser elegible para esos beneficios.

-Ustedes ampliaron la cobertura del ingreso de emergencia, y subieron también el monto, entre 80 y 90 mil pesos por persona, en vez de 65 mil que está actualmente. Desde el propio grupo de economistas hay un voto en contra porque consideran que los 80, 90 mil pesos es poco por persona, porque está bajo la línea de pobreza. ¿Con qué criterios fijaron esa cifra?

-La cifra que se fijó implica una transferencia de recursos del orden de los 320 mil pesos o 360 mil pesos en el caso de un hogar de cuatro personas, se construye a partir de una canasta de consumo en cuarentena que le hemos llamado, a partir del presupuesto familiar tradicional que tienen los distintos hogares, más o menos el 60% de ese gasto se va a ítems que también se consumen durante la pandemia, es decir, se sacaron de esa canasta de consumo gastos en transporte, en recreo, en cultura, en ropa y se dejó lo básico, que es alimentación, etc. A partir de esto se construye, y que es cercano finalmente al 60% de lo que se plantea en la línea de pobreza. Reconozcamos y recordemos que finalmente en el largo plazo la única forma de derrotar la pobreza es con un crecimiento económico, y con la generación de oportunidades mejores y empleo, no a través de transferencias desde el nivel central hacia los sectores más vulnerables, eso solamente perpetúa la pobreza y no permite que la gente salga de ella.

-O sea los 80, 90 mil pesos es para pasar la pandemia, y que no salgan a trabajar…

-Efectivamente, y hay que entender que este es un instrumento de emergencia, este no es un instrumento diseñado en forma permanente como ayuda social en los hogares, sino que este es un instrumento que está diseñado en esta situación de emergencia. Es un beneficio en un plazo acotado, definido, que dura un par de meses, hasta que esperamos, podamos volver a una cierta normalidad, y levantar las cuarentenas, y la gente pueda volver a salir a trabajar. Este no es un instrumento permanente, y hay que entenderlo desde ese punto de vista.

-Ustedes también hicieron mejoras en la ley de protección del empleo, que está vigente para enfrentar esta pandemia. Proponen extenderlo hasta octubre y suavizar la escala decreciente en que opera el subsidio hoy, porque la gente suspende el vínculo laboral y puede ir cobrando el seguro de cesantía, pero decrece en el tiempo ¿Cómo va a quedar exactamente?

-Lo que nosotros hicimos fue una sugerencia, una propuesta. Y ahí lo que se plantea es un rango de cuánto baja y cuánto se suaviza esta reducción en los fondos del seguro de cesantía, la tasa de reemplazo que se llama. Hemos propuesto entre 60% y 50%, siendo que hoy bajaría de 45%, a 40$ o 35%, dependiendo en cuántos meses se vayan retirando fondos. Entonces efectivamente el seguro de cesantía hay que entenderlo como un seguro que se construyó y se diseñó para que la gente tenga incentivos a salir a buscar trabajo, y no se quede en su casa simplemente con el seguro de cesantía, por eso en la medida en que avancen los meses se va retirando, se va entregando un menor beneficio a partir de este fondo. Pero en esta situación de cuarentena entendemos que la gente no es que no quiera salir a buscar trabajo, sino que no hay, lo tiene prohibido. En ese contexto nosotros planteamos mantener por una par de meses una tasa de reemplazo, es decir, mantener por un par de meses una entrega mayor de recursos desde del fondo de cesantía hasta quienes están teniendo suspendidos sus trabajos, sus contratos laborales, y después se retira en forma gradual. Lo que se plantea es un menor retiro en el tiempo y también prolongarlo en el tiempo.

-Ya van 6.190 mil personas que por acuerdo con el empleador se han acogido a la ley de protección del empleo, ¿ustedes están pensando que va a aumentar el número de personas?

-Es difícil anticiparlo, uno vio un aumento importante, sobre todo cuando entró la RM en cuarentena, que es una fuente importante de las fuentes de trabajo del país. Es probable que en la medida en que ingresen en cuarentenas áreas metropolitanas, o sectores densamente poblados como puede ser el caso de Viña en la Quinta Región, uno puede volver a ver un aumento en las solicitudes para acogerse a la ley de protección del empleo. Si bien hubo un aumento importante en el pasado, uno espera que haya cierto aumento, pero obviamente la avalancha más importante probablemente ya haya sido cuando la RM entró en cuarentena. 

-¿Y ustedes tuvieron una mirada sanitaria de cuánto se va a proyectar esta crisis más o menos? Porque hay muchos que dicen que el peak va a allegar a agosto…

-Sí, fue un tema que se discutió, si abordábamos ese tema o no, y como concluimos que éramos economistas y que no éramos expertos en la otra materia, preferimos dejarle esa tarea a los que saben. Hay suficiente gente que está hablando de eso sin saber, así que fuimos responsables en mantenernos dentro y a lo que nos convocó el ministro de Hacienda, que fue un trabajo desde la economía.

-El grupo de economistas también propone mejorar el acceso al crédito con garantía del Estado a las pymes, eliminando el deducible de la garantía estatal. Hoy la garantía estatal no es por el 100% del crédito, y ahora va a ser por el 100% del crédito, ¿esto va a ser para todos, o solo para las pymes?

-Recordemos que es una propuesta. Tenemos que ver qué de esto acoge el ministro de Hacienda y qué de esto acoge la comisión de Hacienda del Congreso… Efectivamente hoy hay una evaluación de que tal como estaba aprobada la ley del Fogape y el acceso al crédito, podía estar generando algunas restricciones, pudiendo estar llegando a todo el universo que uno quisiera. Y efectivamente ahí se plantea una flexibilización, una mayor cobertura sobre todo para las empresas más pequeñas como son las pymes.

-¿Y en materia de empleo, lo principal que proponen cuando tenga que venir la reactivación y se levante la cuarentena, son subsidios al empleo?

-Sí, acá se están planteando distintos instrumentos, uno por un lado es de nuevo echar a andar, o retomar las inversiones que han quedado paradas, inversiones con fondos públicos, construcción de viviendas sociales, puentes, manutención de calles etc, eso por un lado que genera empleo directamente. Y lo otro es a través del sector privado efectivamente como dices, entregar subsidios a la contratación de la mano de obra, que tiene la ventaja no solo de generar empleo, sino que además también empleos formales, porque lo que hemos aprendido de esta crisis es que finalmente los sectores informales siempre son los más vulnerables frente a estos vaivenes de la economía. Hoy existen dos programas, dos áreas importantes de subsidio a la contratación, uno enfocado a mujeres y otro enfocado en jóvenes, y lo que nosotros planteamos es ampliar la cobertura de estos programas, y también crear un programa que esté enfocado en los sectores vulnerables, más allá de si son jóvenes o mujeres, darles más flexibilidad en eso. Además, también tener claro que acá el principal motor de creación de empleo es el sector privado, por eso también se propone una batería de propuestas que permitan reactivar la economía y que la tramitación de las inversiones de los distintos proyectos que tienen que ser aprobados por distintas instancias del sector público, sean aprobadas con mayor agilidad. Esto no significa que se rebajen los estándares, o que se alteren ciertas normas medioambientales, simplemente que la burocracia sea más ágil, de forma tal que se puedan concretar estas inversiones en el corto plazo.

-¿Ustedes vieron con este grupo de economistas la posibilidad de extender el seguro de cesantía, sin romper el vínculo, con la ley de protección al empleo, a todos los padres que tienen dificultades para volver a trabajar? Le pregunto porque no funcionan los jardines infantiles, ni las salas cunas ni los colegios y está el proyecto de extensión del postnatal que el gobierno considera que es inconstitucional y regresivo. ¿Es usted partidaria de eso?

-Este tema no lo vimos en la mesa, esta mes trabajó 10 días muy intensos, siempre iban surgiendo temas nuevos, y siempre decidimos no incorporarlos, si bien eran muy atendibles, pero por un tema de tiempo, y por enfocarnos en lo que realmente teníamos que sacar adelante, este tema no fue tomado por la mesa. Dicho eso, yo no estoy de acuerdo con la extensión del posnatal en época de pandemia. No solo porque es inconstitucional, que eso puede ir de argumento jurídico, pero es importante recalcarlo, porque implica mayor gasto estatal y el Congreso no tiene facultades para aumentar el gasto público. Pero en el fondo, que es lo que importa en esa discutió, otros instrumentos para darle solución o para mantener cierto nivel de ingreso para los hogares, como es la ley de protección de empleo u otros instrumentos que se pudieran desarrollar, que no son regresivos, y que también se amplían a los padres, porque ese es un tema muy importante. Muchas de las propuestas de volver a la semi normalidad, o la reactivación económica, o la reapertura de la economía, eso sin duda pasa por algún grado de apertura en la parte escolar. Mucha gente no puede salir a trabajar, más allá de las cuarentenas, porque no tienen colegios, no tienen jardines infantiles, y por eso hemos visto en Europa que las primeras etapas escolares han vuelto en forma presencial, sobre todo los jardines infantiles y los cursos más bajos en los colegios, porque eso permite que los padres puedan volver a tomar sus actividades que habían dejado suspendidas en el pasado. Creo que hay que enfocarse en eso, porque si bien lo del posnatal de emergencia, de pandemia es un buen discurso político, en la práctica beneficia a muy poca gente y no le soluciona los problemas a una importante mayoría que van a poder volver a trabajar en algún momento, pero no lo van a poder hacer porque los colegios o los jardines están cerrados. Hay que enfocarse en cómo volver a reabrir los jardines con protocolos sanitarios, pero también ver cómo tanto a hombres como a mujeres se les entrega un instrumento para poder compatibilizar trabajo y familia en este nuevo contexto.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete