Publicado el 21 noviembre, 2020

Bernardo Larraín: “Los promotores originales del retiro del 10% buscan darle un golpe al sistema de pensiones”

Autor:

Pilar Molina

El presidente de Sofofa señala: “La iniciativa del gobierno, más allá de que es una mala política pública, al menos está bajo el marco constitucional”. Además, comenta: “Una democracia sana es cuando cada sector político compite en buena forma, tratando de conectar sus convicciones con la opinión pública, y eso ha sido una falla en la centroderecha en el último tiempo“.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Para “competir” contra la moción parlamentaria impulsada por la oposición -liderada por la diputada Pamela Jiles- que busca un segundo retiro de 10% de fondos de las AFP, el Ejecutivo presentó esta semana ante las comisiones de Hacienda y de Trabajo del Senado su propio proyecto de rescate de ahorros previsionales, que podría ser solicitado por 9,3 millones de afiliados y tendría un costo fiscal de US$2.100 millones.

Esta propuesta gubernamental cambió el escenario para la reforma aprobada en la Cámara de Diputados: la apuesta es que la moción parlamentaria sea rechazada en la Sala del Senado y que la iniciativa del Ejecutivo se apruebe, pero con ajustes. 

Sobre este tema conversó el Presidente de la Sofofa Bernardo Larraín, con la periodista Pilar Molina en el programa Mirada Líbero en Agricultura.

-¿Debiera defender el gobierno sus atribuciones constitucionales y llevar el proyecto del segundo retiro al Tribunal Constitucional o está bien que haga un proyecto propio, validando un segundo retiro?

-Hay que separarlo en dos temas. Primero, si el retiro de los fondos de pensión es una buena política para ir en ayuda de las familias que están pasándolo mal en la pandemia y la respuesta es no. Es no en la versión del gobierno, es no en la versión del Parlamento, y no es porque no empaticemos con esas familias que están pasando un mal momento, pero hay otros instrumentos para llegar a ellas con mucha más eficacia, entonces, lo que hay detrás de quiénes son sus promotores originales, es básicamente ir desfondando los fondos de pensiones, el pilar contributivo, con el objetivo de darle un golpe definitivo al sistema de pensiones, que en todas partes del mundo tiene por un lado un componente de ahorro individual, que pasa por esfuerzo de cada persona, de dar ciertos recursos para las pensiones futuras.  Y por otro lado, una parte solidaria, que en la mayoría de los países del mundo están tendiendo a que sea financiada con gasto público general.

En este caso estamos debilitando irreversiblemente el pilar contributivo de ahorro individual, que es fundamental en todo sistema de pensión”.

Algunos sectores políticos podrán pensar que el solidario tiene que ser más importante, que el de ahorro individual. Y otros dirán que el ahorro individual es más importante que el solidario, pero lo que no puede ser es debilitar uno de los dos pilares, y en este caso estamos debilitando irreversiblemente el pilar contributivo de ahorro individual, que es fundamental en todo sistema de pensión. En la reforma de pensiones del Presidente probablemente más de izquierda de Latinoamérica, que es el de Andrés Manuel López Obrador en México, llegó a un acuerdo con los empresarios, con los sindicatos, y el acuerdo fue fortalecer el pilar solidario y aumentar el ahorro individual en las cuentas individuales de los pensionados.

-Justo lo contrario de lo que estamos haciendo acá. ¿Entonces usted no está de acuerdo con propuesta del gobierno, que está validando un segundo retiro con sus propia propuesta, un poco más restringida?

-Yo no estoy de acuerdo con esa política pública en sus dos versiones, ni en la del gobierno ni en la de la oposición. Así como no están de acuerdo prácticamente el 90% de las personas que han estudiado el tema, tampoco dialoga con la experiencia internacional. Es cierto que hay países que tienen más pilar de reparto, por así decirlo, que cuentas de ahorro individual, pero en general la evolución de esos países es hacia distanciarse del reparto y fortalecer las cuentas de ahorro individual, y por otro lado fortalecer el pilar solidario. Por lo tanto, como política pública social me parece una mala política pública.

La iniciativa del gobierno es una mala politica publica, pero al menos está dentro del marco institucional”.

-Lo más probable es que el gobierno ceda en este punto, de hecho ya está validando un segundo retiro. ¿Cuál debiera ser la condición mínima que debiese exigir el gobierno para aprobar el segundo retiro? Porque a la oposición le conviene que se apruebe el del gobierno, porque significa que renuncia a ir al TC.

-Hay una segunda vertiente del análisis previo que quiero comentar primero. Una cosa es si es una buena o mala política pública, que como comentábamos antes, creemos que hay otros instrumentos mejores para llegar con ayuda a las personas. Y otra cosa distinta es el camino que está optando la oposición, que es el camino de los artículos transitorios a la Constitución para eludir la iniciativa exclusiva del Presidente en estas materias, que dicho sea de paso es una cosa que tiene una larga data en Chile, y no solo en Chile, si no que en muchos países del mundo. En una casa son los jefes de hogar son los que planifican los gastos de la familia en función de los ingresos, eso mismo pasa con el Estado, y eso debe estar en una mano, no creo que los chilenos quieran que la administración de los recursos públicos esté entregada a los 155 diputados del Parlamento, me refiero que la iniciativa exclusiva no es una invención de la Constitución del 80, ha estado mucho tiempo en Chile, y si se explica bien, los chilenos van a comprender que eso debe ser así, que alguien tiene que manejar el gasto público, sin perjuicio de que todos los años vaya al Parlamento con el Presupuesto de la nación, para conversar y recabar sus opiniones.

No creo que los chilenos quieran que la administración de los recursos públicos esté entregada a los 155 diputados del Parlamento”.

La iniciativa del gobierno lo que hace, mas allá de que es una mala política pública, lo hace a través de una ley, y por tanto, cumple con la prerrogativa del Presidente de presentar una cosa como el retiro, es una mala política pública, pero al menos está dentro del marco institucional, como no lo está el proyecto de ley de la oposición, que planteaba una reforma constitucional, agregar un artículo transitorio con el exclusivo objetivo de eludir una atribución que ha tenido el poder Ejecutivo en Chile por mucho tiempo.

-¿Y cuál debiera ser la condición mínima?

-Cuando la politica pública es mala no sé si es razonable decir que en ciertas condiciones podría ser buena…

-¿Usted considera que el Presiente debiera ir sí o sí al TC, en vez de estar haciendo propuestas y validando un segundo retiro de extracción de recursos de las AFP?

-Insisto, ese proyecto de ley, por lo menos está dentro del marco institucional, porque sí tiene el Presidente la atribución para proponer lo que está proponiendo, y no lo tenían los del Parlamento.

-¿Qué prefiere usted, que se valide el segundo retiro a través del proyecto de ley del Presidente, o prefiere que el Presidente recurra al TC de una vez? Porque este segundo retiro se produjo porque hubo un primer retiro donde el Presidente no hizo nada…

-La parte buena del proyecto de ley del Presidente, si me preguntas cuál es la condición mínima, es que exige una restitución de los fondos, y esto lo ha planteado por ejemplo Bernardo Fontaine.

-Pero eso no lo van a aprobar, porque ya lo han dicho los parlamentarios. ¿Y si no se aprueba la restitución, usted es partidario que se apruebe igual el segundo retiro?

-No, creo que sin restitución se transforma en un proyecto que no es conveniente para el país, para los pensionados y tampoco para las familias, porque son esas mismas familias que van a tener el día de mañana un pensionado, puede ser el abuelo, un padre, y no van a tener suficientes fondos para poder solventar esas pensiones. Finalmente la política tiene que empatizar con las demandas ciudadanas, con el sentido común que expresa el chileno que hoy está efectivamente sufriendo, pero al mismo tiempo tiene que, no solamente empatizar con esa demanda, sino que también ofrecerle respuestas responsables y serias…. Cuando se dice “esta es una demanda de la ciudadania”, sí, pero la ciudadanía se merece que le cuenten la película completa.

-¿Le falta convicción al Presidente para defender la institucionalidad, sus propias prerrogativas constitucionales?

Bueno, véamos que pasa con la devolución….

La centroderecha en general ha entrado a la cancha, y antes de manifestar sus convicciones ya está cediendo posiciones”.

-Llevamos muchos proyectos en estas materias en donde se busca el resquicio, desde la reducción de la jornada laboral, extender el posnatal, el impuesto a los más ricos, los dos retiros de fondos de pensiones, postergar el pago de patentes comerciales, aumentar los 24 escaños para los pueblos originarios en la Convención Constituyente…. y el gobierno nunca hasta aquí ha llevado este resquicio al TC. ¿Le falta convicción a este gobierno para defender las propias atribuciones que lo hacen responsable de los resultados?

-Creo que una democracia sana es cuando todos los sectores políticos se expresan con convicción y una vez que quedan claras sus convicciones y son explicadas a la ciudadanía sistemáticamente, bueno, por supuesto que uno entra a una cancha, que es el Parlamento, donde tiene que negociar con la oposición. Lo importante es que se entre a esa cancha desde las convicciones, las convicciones que tiene la centroizquierda, las convicciones que tiene el Frente Amplio y las que tiene la centroderecha. Creo que más que atribuirle a un Presidente en particular, me parece a mí que la centroderecha en general ha entrado a la cancha, y antes de manifestar sus convicciones ya está cediendo posiciones. Y así como también lo consideraría poco sano si es que la centroizquierda no se expresara con sus propias convicciones.

-¿Pero se perdieron las convicciones o aquí hay un ánimo electoral en el caso de los parlamentarios y en el caso del Presidente de no querer pagar costos?

-Uno tiende a cargarle la mano al Presiente, pero cuando hay 130 diputados, y un buen número de su propio sector, que se suman sin más a una iniciativa que planteó la diputada Jiles, que ella misma ha expresado como objetivo explícito, más que ayudar a las familias, es entregarle un golpe irreversible al sistema de pensiones, bueno, que se sumen hace muy difícil administrarlo. Ahora, por supuesto que influye el tema electoral, hay muchos diputados que van a la reelección en octubre, hay alcaldes que van a la reelección en abril, hay posibles candidatos a la convención que van también a elección en abril, entonces por supuesto que eso influye.

Una democracia sana es cuando cada sector político compite en buena forma en cada elección con sus convicciones, tratando de conectarlas con la opinión publica, quizás eso ha sido una falla en la centroderecha”.

-¿Y en el caso del gobierno, qué es lo que le impide defender sus atribuciones?

-El gobierno es un cuerpo colegiado. Yo encuentro que el ministro Briones ha sido una persona que logra equilibrar esas dos cosas, primero dice “desde nuestros análisis, desde nuestras convicciones, desde la evidencia internacional, desde los datos, creemos que esto es una mala politica pública”, cuando por ejemplo se paró por el tema tributario, dijo “miren nosotros creemos que el sistema integrado es fundamental. Pero lo expresa con nitidez y con la misma nitidez y transparencia, luego dice, “pero en el Congreso tengo que negociar, y no fue posible sostener el sistema integrado tributario”… Pero él dejó establecido con claridad que su convicción, su creencia, su evidencia, y sus análisis básicamente indican que el sistema tributario integrado era muy positivo. Otra cosa es que, entrando a la cancha, haya que ceder, pero deja clara su posición, eso es una democracia sana, donde cada sector político compite en buena forma en cada elección con sus convicciones, tratando de conectarlas con la opinión publica, quizás eso ha sido una falla en la centroderecha en el último tiempo.

-Respecto a la reforma al sistema previsional, ¿usted considera que el gobierno debiera ceder los 6 puntos, como quiere la oposición en el Senado, y que vayan los 6 puntos a aumentar la cotización a un sistema de reparto?

-No, yo creo que los sistemas de repartos en el mundo están en retirada. Siempre se argumenta de que por qué Chile no puede tener un sistema de reparto si los países europeos lo tienen. Bueno, pregúntele a los países europeos qué es lo que están haciendo con el sistemas de reparto, por supuesto que no pueden hacerlo desaparecer de la noche a la mañana, pero son muy conscientes de que los sistemas de reparto no son sustentables en el largo plazo, por lo tanto, creo que siempre va a ser mejor combinarlos.

-¿Y si la oposición no cede en el Senado, como hasta aquí lo ha hecho, e insiste en que los 6 puntos adicionales de cotización vaya todo al reparto, mejor no tener una reforma previsional?

-El rol del dirigente gremial es opinar desde sus convicciones, desde la evidencia, desde la experiencia comparada, y el rol del político es distinto, es este doble rol. Primero, me paro con mis convicciones, y trato de explicar mis convicciones a la opinión pública, trato de conectarlas con el sentido común ciudadano, que es un rol que hay que hacer siempre, y segundo, entro a una conversación con el Parlamento, y por supuesto que en esa conversación puede ocurrir que esos 6 puntos, que la centroderecha inicialmente planteaba que fueran 100% al pilar individual, que es, por lo demás, lo que quieren todos los chilenos digamos, pero bueno, hay una oposición, y si yo no tengo mayoría en el Parlamento tengo que negociar. Creo que es peor no llegar a un acuerdo en pensiones. El acuerdo en pensiones tiene ciertos elementos que son fundamentales, aumentar la contribución es fundamental. Hay ciertas cosas que ni siquiera están tocadas en la reforma, que son las cosas menos populares, como por ejemplo subir la edad de jubilación. Pero si me pregunta cuál es el sistema de pensión de largo plazo: pilar de ahorro individual, pilar solidario financiado con impuestos generales, y este último debe ir creciendo, y ojalá alcance al 80% de la población, gradualmente en función de un camino que establezca un cierto financiamiento sustentable de ese aumento del pilar solidario. Pero tiene que aumentar la contribución individual y tiene que aumentar el pilar solidario. Meterle el componente de reparto creo que tiene una inspiración más ideológica que una inspiración que dialogue con los sistemas de pensiones del futuro.

-¿Usted pensó alguna vez que en un gobierno de derecha, y liderado por un empresario, iba a terminar en una discusión así, andando en la dirección contraria a las convicciones que defendía la derecha cuando eran candidatos?

-Está por verse en qué va a terminar esa discusión, en el tema de los 6 puntos, no tengo la información final de qué es lo que se está conversando, pero sí anticipo que no va a ir todo a la cuenta individual. Espero que no vaya todo al sistema de reparto, eso sería una muy mala noticia. Sobre todo en tiempos en los cuales la principal precariedad hoy en Chile está en dos espacios fundamentales. Primero, en las personas que ni siquiera tienen acceso al mercado laboral, que por ejemplo en los jóvenes de 20, 24 años hay 15 puntos de diferencia con el promedio de jóvenes de la OCDE que trabajan, lo mismo ocurre con las mujeres, que tampoco tienen suficiente acceso al mercado de trabajo. Hay una fuente de precariedad gigantesca, y la segunda fuente de precariedad está en la informalidad, que es un 30% en Chile y es un 10% en la OCDE. Esas son las dos principales fuentes de desigualdad, de precariedad y son dos cosas que no se discuten en el debate publico.

Cuando el costo del trabajo sube y sube, aumenta la informalidad, y se suben las barreras de entrada para las personas que están inactivas. ¿Entonces qué es lo que hace una persona inactiva hoy, que no está en el mercado del trabajo? Dice, bueno, voy a dar un paso…. el 75% de las personas inactivas que pasan al trabajo lo hacen a la informalidad, porque las pymes, las medianas empresas, para ellas es cada ves más difícil formalizarse, porque es más costoso, hay más trabas regulatorias, hay más burocracia.

El proceso constituyente y el proceso de recuperación económica tiene vasos comunicantes profundos”.

-¿Cuáles son los temores que tienen ustedes respecto al proceso constituyente? ¿Cree que va a ser más difícil la recuperación económica post pandemia?

-Primero, observar que el proceso constituyente y el proceso de recuperación económica tiene vasos comunicantes profundos, porque si la crisis se profundizara o se extendiera en el tiempo, eso innegablemente va a tensionar el proceso constituyente, porque las personas tienen expectativas vinculadas con sus trabajos, con las mejoras en pensiones, con las mejoras en la salud y en la educación, que tiene mucho más que ver con la recuperación económica las tienen cifradas en el proceso constitucional. Entonces si finalmente durante el proceso constituyente por cómo se realiza este afecta la posibilidad de redinamizar nuestra economía, eso va a generar tensión en el proceso. Y viceversa, si el proceso constitucional se da con un debate polarizado, con cancelaciones recíprocas, con funas, y con incapacidad de llegar a acuerdos, eso va a afectar por supuesto a la recuperación económica. Y este diagnóstico, que puede ser pesimista, finalmente lo hacemos para decir “pongamos los pies en la tierra”, y generemos la condiciones para que eso no sea así. Y eso requiere de la activación del mundo empresarial, de la activación de la academia, de la sociedad civil…. requiere no dejarle la política solo a los políticos.

-¿Y ustedes van a ir al proceso constituyente a través de los partidos políticos que sean sus representantes, o ustedes quieren ir como personas naturales a defender las ideas de libre mercado?

-Encuentro que es completamente legítimo que personas del mundo empresarial, de la academia, se postulen a candidatos constituyentes, ahora, como gremio, como institución, no nos corresponde ese rol. Pero sí es muy relevante el rol que van a ejercer distintos actores en el perímetro de la convención constituyente. Una cosa es estar dentro de la convención, como constituyente, haciendo el trabajo de redactar una nueva Constitución, pero otra cosa igualmente relevante va a ser que, así como va a haber instancias de participación, bueno, nosotros tenemos que estar ahí, haciendo ver nuestros puntos de vista. Por eso hicimos público un decálogo de los puntos centrales que creemos debe tener una Constitución, así como también hicimos un decálogo de los puntos centrales que deben estar en las políticas públicas para la recuperación económica, y tercero, un decálogo para también desafiarnos en el mundo empresarial a profundizar nuestra evolución empresarial. Entonces son tres decálogos que hicimos públicos, porque queremos estar activos en el debate de la constitución y de la recuperación económica, y no auto marginarnos.

-¿Y ustedes sienten que hay una mayor preocupación de parte de los empresarios hoy, ante la debilidad de los políticos de derecha de defender las ideas del modelo de desarrollo que tenemos?

-Hay una preocupación en general insisto, de que la política deje de ser un espacio donde se contrastan convicciones, y solo una vez contrastadas las convicciones, a través del proceso electoral, y una vez elegidos los representantes en el Congreso, bueno, por supuesto que se producen conversaciones, y en esas se pueden ceder posiciones. Pero no quiero pegarle en la mano a la centroderecha, al gobierno, a la centroizquierda… la política es más sana cuando se para desde las convicciones, pero al mismo tiempo tiene la flexibilidad para conversar y llegar a acuerdos. La política no es sana cuando se toman posturas completamente maximalistas, pero sí es importante que el político se desafíe sistemáticamente a conectar sus convicciones, su evidencia, su análisis, su experiencia, con el sentido común ciudadano. Esa es una parte importante de la política, y la otra parte importante es entrar al Congreso, negociar, conversar y llegar a acuerdos. La primera está débil, y la segunda creo que está desvirtuada, porque se ha tratado de un juego en el Congreso de presuponer que están satisfaciendo las demandas ciudadanas, cuando cada día que pasa lo que la ciudadana expresa respecto de ese Congreso es menos confianza, menos confianza y menos confianza.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO